Sólo hay una dieta infalible: come menos... ¡y muévete más!

Las pastillas milagrosas, las dietas rigurosas, las hormonas y las cirugías sí dan resultado, pero sólo comer menos dura toda la vida
Cada 3 horas
twinkies  Cada 3 horas  (Foto: )
  • A+A-
Por: Madison Park
Autor: Madison Park
(CNN) -

No hubo pastillas dietéticas, malteadas o desintoxicaciones. No, tampoco había comida de cavernícolas, jugo de uvas, Twinkies, Taco Bell o Subway. El hecho de que Tony Posnanski perdiera 90 kilogramos fue algo simple, casi absurdo.

“Cambié mi forma de comer”, dice Posnanski, de 34 años de edad, quien cambió su consumo de 10,000 calorías al día a 2,400. “Me deshice de los alimentos procesados. Comía fruta, verdura, carnes magras. Fue aburrido, pero los resultados no fueron nada aburridos”.

Los puntos básicos para perder peso son simples: comer menos, moverte más. Pero los consumidores aún siguen prefiriendo las mejores dietas exitosas, inyecciones de hormonas, galletas que supuestamente controlan el hambre; conmovidos por testimonios sobre personas con "peso sumo" que lograron volverse esbeltas.

“No hay nada sexy en las frutas y verduras”, dijo Kery Gans, dietista registrada. “Queremos algo más. Los consumidores deben entender que la salud y el peso corporal ideal no están en un producto truculento, sino que se necesita hacer un esfuerzo. El resultado final es el éxito duradero”.

Esta semana, una nota publicada en CNN sobre un experimento de una dieta, realizado por un profesor, se volvió viral, pues generó que se compartiera más de 125,000 veces en Facebook y recibió más de 1,200 comentarios de lectores. Algunos culparon al control de las porciones de comida de la epidemia de obesidad en Estados Unidos. “La gente en Francia tiene comida que engorda pero son más delgados que los estadounidenses porque comen porciones más moderadas. La cantidad de comida es lo que importa”.

A otros les pareció gracioso: “los Twinkies no son comida, por eso está perdiendo peso”.

La gente se siente atraída a este tipo de historias por una razón, según Gans. “La mayoría de la gente cree que si puede comer comida chatarra y perder peso, van a hacerlo”, dijo Gans, autor del libro The Small Change Diet. No se dan cuenta de que perder peso puede ocurrir sin privaciones ni trucos.

Esa es una lección que Posnanski aprendió después de probar varios productos dietéticos. Las pastillas sin receta médica hicieron que su corazón se acelerara; las malteadas para perder peso lo dejaban con hambre.

Cuando pesaba 181 kilogramos, Posnanski supo que quizás nunca sería lo suficientemente sano como para tener hijos con su esposa, Rebeca. Su médico le dijo que necesitaba una cirugía bariátrica. En febrero de 2008, se prometió hacer un cambio.

Posnanski, colaborador de iReport en Orlando, Florida, dejó de gastar 30 dólares durante sus visitas de media noche a Taco Bell. Dejó de pulir cajas de pizza y cubetas de pollo. Hizo lo que ya había escuchado antes: redujo las porciones que ingería y comió de forma más saludable. No hubo una diferencia inmediata, dijo. “Mis pantalones seguían siendo enormes, pero sentí que podía hacerlo. Fue diferente. Antes me habría dicho a mí mismo que lo haría sólo por un rato, pero ese día me harté y decidí aplicarlo por el resto de mi vida”.

Esa es la clave para perder peso, dicen los expertos. No puede ser una solución temporal. Los cambios deben ser permanentes.

“Es como la tortuga y la liebre”, dice el Dr. Sam Klein, director del Centro de Nutrición Humana en la Facultad de Medicina en la Universidad de Washington, en St. Louis, Missouri. “Necesitas ser la tortuga. La pérdida de peso rápida y a corto plazo no es la solución. La respuesta está en el enfoque lento y sostenido. Los cambios pequeños que adoptas para siempre son la clave”.

Una dieta drástica de postres ayudó al profesor de nutrición, Mark Haub, a intentar perder 12 kilos en diez semanas porque redujo su ingesta de calorías. Los críticos advirtieron que el consumo excesivo de Twinkies podría tener consecuencias a largo plazo, y cuestionaron si este tipo de dietas podría ser sustentable.

“Por favor recuerden que se trata de un ejercicio escolar para ilustrar problemas y preocupaciones que se presentan durante la pérdida de peso”, dijo Haub. “Este proyecto no es para promocionar una dieta”.

La premisa básica es que la gente puede perder peso comiendo cualquier cosa, desde Twinkies, manzanas, o comida para bebés; siempre y cuando reduzcan las calorías. “La mayoría de la gente se da cuenta de esto por ella misma. La gente aplica la dieta de las galletas o la dieta del repollo por una semana o dos. Inevitablemente, mantener una práctica que elimina un grupo alimenticio importante es un cambio de estilo de vida poco realista, y no funciona”, dice Katherine Zeratsky, dietista calificada en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Esa pérdida de peso inicial no tenía posibilidades de perdurar.

Existen planes exitosos como la dieta baja en grasas y la dieta mediterránea, que mejoran la salud metabólica y cardiovascular y también permiten consumir una gran variedad de alimentos saludables, dice Klein. Los programas que cuidan los tamaños de las porciones, como Weigh Watchers, pueden ser de ayuda, porque esencialmente hacen que la gente reduzca su ingesta de calorías.

“No se trata de sólo comer una galleta, una píldora o un producto para perder peso”, dice Gans, vocera de la Asociación Dietética de Estados Unidos. “Debes comer granos enteros para bajar el colesterol y frutas y verduras para prevenir el cáncer. La clave para perder peso es comer saludablemente y crear una relación sana con la comida”.

Para la gente que espera que haya atajos, Klein dice que no hay una varita mágica para perder peso y mantenerte así.

Las porciones más pequeñas (de no menos de 1,200 calorías) y la actividad física diaria pueden reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, dijo.

Posnanski, ex dietista con rebotes y gerente de un restaurante, que dejó de hacer dietas “milagrosas’, compartió cómo logró mantener su pérdida de peso:

  • Presta atención a las porciones y toma nota de tu ingesta. 
  • Aléjate de alimentos procesados y come, sobre todo, vegetales, frutas y carnes magras, así como granos enteros. 
  • Haz ejercicio entre una y dos horas al día.

“Yo no creo en las dietas veloces para perder peso”, dijo Posnanski. “Yo creo en el resto de mi vida”.

Ahora ve