Elogiar la inteligencia de los niños podría ser contraproducente

Para que los niños aprendan a luchar por sus objetivos hay que resaltar su esfuerzo, no las cualidades 'misteriosas' como la inteligencia
nina
smartass  nina
| Otra fuente: CNNMéxico

¿Conoces a esas pequeñas niñas de entre tres y ocho años a quienes todo el mundo les dice que son bonitas, pero lo que nadie dice es que también son malcriadas e insoportables? Algo similar podría pasarle a tus hijos si les dices todo el tiempo que son taaan inteligentes: simplemente podrían dejar de esforzarse.

De acuerdo con la psicóloga Ana Nogales, "los hijos saben y se fijan muy bien (en) cómo les hablan sus padres" y los pequeños que son sumamente inteligentes, cuando sus padres los premian por serlo, podrían sentirse peor.

"Los (niños) que son sumamente inteligentes están muy pendientes de sus dificultades porque generalmente son perfeccionistas y van a fijarse en lo que hacen mal, porque lo quieren hacer mejor. Cuando los padres les dicen 'eres inteligente' es muy difícil para ellos.

"Estamos proyectándole (a los niños) nuestros deseos de lo que quisiéramos tener de ellos (…), pero al poner tanta presión conseguimos lo contrario", explica Nogales, y agrega que estos niños muy inteligentes "piensan que tienen que ser excelentes en todo (…) Si esperamos que lo sean, sólo se van a sentir mal".

La psicóloga recomienda "premiar el esfuerzo que hacen y la capacidad de nuestros hijos de pensar independientemente", no así la inteligencia que poseen por sí misma.

A su vez, Mercedes Soler, conductora del programa Notimujer, asegura que deberíamos premiar el esfuerzo.

"Un niño que ha sido elogiado desde su nacimiento, al que se le aplaude cualquier logro y al que su padres lo definen como muy inteligente cada vez que realiza una hazaña cotidiana puede llegar a creer que no vale la pena esforzarse para (lograr sus) metas", afirma Soler.

La conductora menciona que lo recomendado es decir: "Me enorgullece saber que estudiaste tanto", en lugar de adular la inteligencia del niño. "Así, el pequeño entenderá que puede remediar o controlar su situación actual sin esperar que su vida se encamine positivamente debido a talentos misteriosos".

Pero, ¿qué hay de los niños que no son tan inteligentes? Decirles a los niños que son súper inteligentes cuando sabemos que no lo son tanto los hace sentir peor, porque "sienten que no pueden responder a las exigencias de los padres", indica Nogales.

Lo más importante es nunca decirle a un niño que es tonto: "Cuando le decimos tonto, el niño sí va a creer que es tonto".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Sin embargo, esto no funciona al revés: "Pensamos que cuando le decimos al niño 'mira qué inteligente eres', de esa forma instantáneamente van a responder de manera inteligente", pero no es así.

En conclusión, lo importante no es que tu hijo sea brillante, sino que tu sistema de recompensas vaya enfocado a su esfuerzo.

Ahora ve
Conoce a los dos cineastas que 'persiguen' estrellas con sus cámaras
No te pierdas