10 museos del mundo cuyo tema principal es el sexo

Museos con reliquias sexuales y hasta falos hacen del erotismo un tema de discusión sobre su concepción a través de la historia
Daisy Carrington
Autor: Daisy Carrington
(Reuters) -

El tema de lo erótico tiene una forma de incomodar a las personas.

Algunos podrían reírse como niños cuando ven arte maduro; una respuesta lo suficientemente inofensiva cuando te detienes a pensar que en el pasado, los artistas con una predilección por las representaciones sexuales en realidad eran asesinados (o algo muy cercano a eso).

El reverendo Ted McIlvenna, quien, con 28 depósitos que almacenan más de tres millones de piezas eróticas, podría ser el propietario de la mayor colección del mundo, recuerda la vida de Alexander Szekely, un artista y coleccionista húngaro que, a final de cuentas, murió por sus bosquejos subidos de tono.

“Su trabajo fue escondido durante 30 años, y son cosas absolutamente hermosas”, dice McIlvena.

En la historia más reciente, intentaron dispararle al rey de la pornografía, Larry Flynt, lo que lo dejó paralizado de la cintura para abajo.

“El arte erótico no ha tenido una ruta fácil”, admite McIlvena, cuya propia trayectoria no ha sido nada ordinaria.

Un ministro metodista, McIlvena se convirtió en un proveedor de la forma de arte durante la revolución sexual en las décadas de 1960 y 1970, cuando a menudo era llamado como testigo experto en una serie de juicios por obscenidad dirigidos a la industria de la pornografía.

En 1976, fundó el Instituto de Estudios Avanzados de Sexualidad Humana, donde actualmente alberga algo de su colección, y ofrece estudios en temas de salud pública e investigación sexológica.

McIlvena afirma que su interés es principalmente académico, y aunque una declaración así podría sonar ridícula en algunos círculos (como afirmar que lees Playboy por los artículos), sostiene que el acceso abierto a lo erótico es fundamental no solo en el fomento de una sociedad abierta, sino también en la educación.

"Creo que la educación sexual a través del arte es increíblemente importante. Como lo veo, las artes son una buena forma de ayudar a las personas a ser menos críticas. También le da a las personas una idea de lo que pueden y no pueden hacer sexualmente, y creo que todos merecen una buena vida sexual”, dice.

Con el paso de los años, varios museos del sexo han aparecido mundialmente, dirigidos a forjar una conversación más abierta sobre el tema.

Aquí están algunas de las ofertas más únicas alrededor del mundo.

Museo de la Herencia Erótica de Harry Mahoney (Las Vegas, Estados Unidos)

Antes conocido como el Museo de la Herencia Erótica, este espacio de 2,229.6 metros cuadrados dedicado a todas las cosas relacionadas con el sexo cerró sus puertas en febrero debido a un enfrentamiento entre el fundador del museo y McIllvena, quien había prestado gran parte de su colección.

La buena noticia es que, el espacio reabrió hace un par de meses y, además de algunas de las piezas de McIlvena, también exhibirá ejemplos de hipocresía sexual en la política, religión y el entretenimiento, prácticas sexuales extrañas, genitales de insectos y la historia de la sexología.

Museo de la Herencia Erótica de Harry Mahoney, 3275 Industrial Rd, Las Vegas; +1 702 794 4000

Museo Falo de Islandia (Reikiavik)

¿No sabías que la falología era algo real?

Eso es porque no era real, hasta que Sigurdur Hjartarson acuñó el término (que, incidentalmente, se refiere al estudio de los penes).

Hjartarson fundó el Museo Falo de Islandia en 1997, una institución única dedicada a la colección de falos de mamíferos.

Hoy en día su hijo Hjortur, quien ha aumentado la oferta para incluir 283 piezas, incluido un espécimen humano y un esperma de 74.8 kilogramos y 167.4 centímetros de pene de ballena, son lo principal del museo.

“El papel del museo es mostrar los penes mamíferos en una forma informativa y educativa y levantar el tabú alrededor de esta parte de la anatomía mamífera”, dice Hjortur.

El Museo Falo de Islandia, Laugavegur 116, Reikiavik, Islandia; +354 561 6663

Venustempel (mejor conocido como Sexmuseo Amsterdam) y Secretos del Distrito Rojo (Amsterdam)

Es poco sorprendente que Amsterdam, considerada a menudo como una de las ciudades más libres de Europa debido a la prostitución legalizada, albergue dos museos del sexo.

Venustempel (Templo de Venus) tiene el honor de ser la institución más antigua y con mayor duración de este tipo en el mundo.

Es un espacio pequeño, a menudo lleno de turistas, y la colección sigue siendo bastante modesta, con un surtido de pornografía victoriana como lo más destacado.

El Museo de la Prostitución Secretos del Distrito Rojo, abrió a principios de este año en un exburdel. El espacio ofrece un vistazo fascinante en las vidas diarias de las prostitutas y ofrece una historia de la profesión, que fue legalizada en Amsterdam en 2000.

Venustempel, Damrak 18, Amsterdam; +31 20 622 8376

Secretos del Distrito Rojo, Oudezijds Achterburgwal 60-62, Amsterdam

Museo del Sexo (Nueva York, Estados Unidos)

El Museo del Sexo de Nueva York tiene un don para combinar lo académico con lo bobo.

Además de una colección permanente de 15,000 artefactos eróticos, el museo normalmente alberga exhibiciones que pueden ir desde lo informativo (Las vidas sexuales de los animales) hasta lo extraño (un espectáculo reciente, Diversión: placeres y peligros de un parque de atracciones erótico tenía un inflable en forma de seno).

El museo también cuenta con Play, un bar que sirve cocteles con nombres obscenos.

Museo del Sexo, 233 5th Ave., Nueva York; +1 212 689 6337

Museo Mundial del Arte Erótico (Miami, Estados Unidos)

El Museo Mundial del Arte Erótico de Miami (WEAM, por sus siglas en inglés) alberga algo de lo más respetable en cuanto a erotismo se refiere. Además de curiosidades que están dentro de una colección de 4,000 piezas (un póster del Kama Sutra, un falo tallado en madera de 1.8 metros), hay obras de Rembrandt van Rijn y Pablo Picasso.

La dueña octogenaria del museo, Naomi Wilzing, invirtió en mostrar que hay algo más en el arte erótico que la pornografía: puede ser un arte fino, y puede representar una ventana a culturas diferentes.

Como resultado, el museo muestra una serie de obras de arte de todo el mundo y de todas las épocas.

Museo Mundial del Arte Erótico, 1205 Washington Ave., Miami Beach; +1 305 532 9336

Tochka G (Moscú, Rusia)

La capital rusa puede parecer un lugar extraño para un museo del sexo, debido al historial del país con la libertad de expresión y los derechos de homosexuales.

Pero, al fundador y curador del museo Alexander Donskoi no le importa mucho el gobierno actual.

Algunas piezas exhibidas claramente tienen el objetivo de provocar (la atracción principal: una pintura de la artista Vera Donskaya-Khilko que representa al presidente ruso Vladimir Putin luchando desnudo con Barack Obama, es un ejemplo de esto).

Otros objetos; como condones de la era soviética y panfletos sobre enfermedades venéreas, ofrecen a los espectadores un vistazo de cómo era el sexo detrás de la Cortina de Hierro.

En el lugar también hay una tienda de sexo (la mayor de Rusia), que vende todo desde muñecas matryoshka pícaras hasta uniformes sexy de la aerolínea Aeroflot.

Tochka G, Ul Novy Arbat 15, Moscú, Rusia; +7 495 695 44 30

Museo de Máquinas Sexuales (Praga, República Checa)

Como suele suceder, los inventores han estado obsesionados con herramientas para mejorar el sexo (o, inversamente, para abstenerse de este).

El Museo de Máquinas Sexuales de Praga tiene una variedad de estos gadgets en exhibición, desde cinturones de castidad del siglo XVI, hasta mesas de copulación (predecesores de la muñeca inflable).

También hay un cine que muestra películas pornográficas antiguas.

El espacio es un tributo a la creatividad de la mente humana; particularmente en lo que se refiere al sexo.

Museo de Máquinas Sexuales, Melantrichova 476/18, Praga, República Checa; +420 227 186 260

MusEros (San Petersburgo, Rusia)

MusEros de San Petersburgo encabezó los titulares en 2004 cuando adquirió un pene humano de 30.4 centímetros que supuestamente pertenecía al Monje Loco, Grigori Rasputin (la afirmación no ha sido verificada).

De cualquier forma, el primer museo erótico de Rusia alberga una gran colección de parafernalia histórica, con un enfoque particular en las vidas sexuales de los exgobernantes rusos.

Incluso tienen una “silla traviesa” que supuestamente pertenecía a Catalina la Grande.

Además de levantar el velo del sexo, los curadores esperan ofrecerle a los visitantes una perspectiva fresca de cómo las prácticas sexuales difieren de cultura a cultura, y a final de cuentas evolucionan con el tiempo.

MusEros, Avenida Ligovsky 43/45, San Petersburgo, Rusia; +7 812 905 03 94

El Museu de L'Erotica (Barcelona, España)

El Museu de L’Erotica de Barcelona toma un enfoque artístico e histórico al incluir obras de algunos de los grandes maestros (Picasso hizo suficiente arte erótico), así como un vistazo histórico a la pornografía española.

Algo destacado es la colección de arte japonés prohibido de la institución.

El Museo del Erotica, La Rambla 96, Barcelona, España; +34 933 189 865

Armario secreto, Museo Nacional Arqueológico (Nápoles, Italia)

El imperio romano tenía una apreciación aguda por el arte erótico.

Eso se hizo evidente durante una excavación del siglo XIX de las ruinas en Pompeya y Herculano en Italia.

Por desgracia, el arte libre que fue descubierto fue demasiado para las costumbres socialmente conservadoras de la época victoriana.

Las estatuas bien dotadas que representaban varios dioses, las lámparas de aceite sexualmente explícitas y una escultura de Pan mezclándose con una cabra fueron trasladadas al Museo Nacional Arqueológico de Nápoles, donde eventualmente fueron encerradas dentro de un armario secreto, abierto solo para el alcance de los caballeros bien educados.

El armario fue frecuentemente abierto y cerrado al público, dependiendo del conservadurismo del régimen a cargo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

En 2000, la colección fue abierta de nuevo, esta vez también a las mujeres.

19 Piazza Museo (+39 081 442 2149), Nápoles, Italia; +39 081 442 2149

Ahora ve
Cinco consejos para viajar aunque no tengas mucho dinero
No te pierdas
×