Google quiere traducciones instantáneas

Bajo la visión del futuro las personas podrán traducir documentos a los principales idiomas; quieren dejar a un lado a los lingüistas expertos.
En el futuro Google ve las traducciones como un trabajo inst
MOUNTAIN VIEW, California (CNN) -

Bajo la visión del futuro de Google Inc. las personas podrán traducir documentos a los principales idiomas del mundo instantáneamente con la lógica de las máquinas y no con lingüistas expertos marcando el camino.

El enfoque de Google, llamado traducción de máquina estadístico, difiere de esfuerzos pasados, ya que suplanta a los expertos en idiomas que programan las reglas gramaticales y diccionarios por computadoras.

En cambio, ellos ingresan documentos que los humanos ya han traducido a dos idiomas y luego confían en las computadoras para discernir patrones para versiones futuras.

Si bien la calidad no es perfecta, es una mejora respecto de esfuerzos previos en materia de traducción mecánica, dijo Franz Och, un alemán de 35 años que dirige el emprendimiento de traducciones de Google en sus oficinas centrales de Mountain View, al sur de San Francisco.

"Algunas personas que hace mucho tiempo que están en traducciones mecánicas ven nuestros resultados de árabe a inglés y dicen que es asombroso, que es un avance importantísimo", señaló.

"Y luego otras personas que nunca han visto lo que era la traducción mecánica (...) leen una oración por encima y dicen (...) no parece funcionar porque hay un error allí", agregó.

Pero para algunas tareas, una traducción en mayor medida correcta puede ser suficientemente buena.

Hablando durante la hora del almuerzo en una cafetería de Google conocida por ofrecer comida gratis y saludable, Och mostró una traducción de un sitio iternet de noticias en árabe a un inglés fácilmente digerible.

Dos empleados de Google que hablaban ruso en una mesa cercana dijeron, no obstante, que la traducción de un sitio de noticias en inglés a su lengua madre era comprensible, pero un poco rara.

Alimentando la máquina

Och, quien habla alemán, inglés y algo de italiano, ingresa cientos de millones de palabras de textos paralelos en árabe e inglés a la computadora, usando documentos de Naciones Unidas y de la Unión Europea como fuentes clave.

Los idiomas que no cuentan con un volumen considerable de textos traducidos, como algunos idiomas africanos, se enfrentan a obstáculos más grandes.

"Cuantos más datos ingresemos al sistema, mejor funcionará", dijo Och, quien se mudó a Estados Unidos desde Alemania en el 2002.

El programa aplica el análisis estadístico, un enfoque que él espera evite bochornos diplomáticos, como cuando el traductor del líder ruso, Vladimir Putin, ofendió al entonces canciller alemán, Gerhard Schroeder, al llamarlo el "Fuehrer". La palabra está prohibida en ese contexto por su asociación con Adolf Hitler.

"Esperaría que el modelo lingüístico diga, bien, Fuehrer Gerhard Schroeder es muy inusual pero Bundeskanzler Gerhard Schroeder es probablemente 100 veces más frecuente que Fuehrer y luego tome la decisión correcta", dijo Och.

El centro donde transcurre el proyecto de Google luce sorprendentemente modesto. Och comparte una austera oficina con dos personas más de su equipo, con pocas cosas salvo un estante con libros de lingüística por sobre su escritorio. Eso es porque el trabajo físico es realizado por máquinas.

Por ahora, Google tiene en oferta sus propias traducciones por máquinas estadísticas del árabe, el chino y el ruso al inglés en http://www.google.com/language_tools. Programas adicionales en el sitio dan acceso al alemán y otros idiomas, dijo Och.

"Por ahora, el foco es hacerlo realmente, realmente bueno", dijo Och. "Como parte de una filosofía general de Google, una vez que sea realmente útil y tenga impacto, entonces se hallarán modos de cómo hacer que produzca dinero", agregó.

Miles Osborne, un profesor de la Universidad de Edimburgo, quien pasó un año sabático el 2006 trabajando en el proyecto de Google, elogia el esfuerzo pero ve limitaciones.

"Los mejores sistemas (como Google) pueden ser en efecto muy buenos para árabe y el inglés", dijo él.

Pero agregó que los programas no superarán a los humanos en traducciones específicas como lo ha hecho jugando al ajedrez.

El presidente de Google, Eric Schmidt, también ve amplias consecuencias políticas en un mundo con traducciones fáciles.

"¿Qué ocurre cuando tenemos 100 idiomas en traducción simultánea? Google y otras compañías están trabajando en máquinas estadísticas de traducciones para que se pueda traducir todo, todo el tiempo, cuando se lo requiera", dijo en una conferencia a comienzos de este año.

"Muchas, muchas sociedades han operado en comunidades definidas por idiomas en las que realmente no entienden y que no son particularmente cordiales ante las opiniones de otras personas debido a la barrera lingüística. Estamos por vivir un avance decisivo y eso es algo enorme", agregó.

Ahora ve
No te pierdas