Internet, espacio para el debate cubano

A pesar del limitado acceso a la red en la isla, es un espacio para debatir sobre el país comun el gobierno mantiene una docena de páginas destinadas a defender la imagen de Cuba.
México es uno de los países con menor acceso a Internet de b
LA HABANA (AP) -

Las dificultades de acceso a Internet en Cuba no impiden que la red se haya convertido en un foro donde se debate el presente y futuro de la única nación comunista del hemisferio.

Un ejemplo del papel que vienen desempeñando las nuevas tecnologías fue la sorpresiva difusión por la red un video en el que un joven, Eliécer Ávila, criticó al presidente de la Asamblea Nacional Ricardo Alarcón en una reciente reunión a puertas cerradas en la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI).

Ávila expresó malestar por la falta de acceso a la Internet y las limitaciones para viajar. Ante la repercusión que tuvo el video, las autoridades montaron en la versión digital del diario oficial Granma una entrevista con el muchacho, en la que aclaraba que las críticas estaban encaminadas a fortalecer el socialismo en su país, no a eliminarlo.

La información completa jamás se difundió en la prensa plana nacional y todo quedó en el ciberespacio.

En la red se discutió abiertamente la histórica renuncia de Fidel Castro a la presidencia en febrero, la elección de su hermano Raúl para sucederlo y las especulaciones sobre el rumbo de su gobierno.

Hay de todo, incluidos insultos y palabras subidas de tono en uno y otro bando.

''Ante esta fragmentación de la sociedad civil que tenemos... quizá la tecnología nos está sirviendo para conectar'', reflexionó Yoani Sánchez, bloguera que dijo haber recibido más de un millón de entradas a su página en febrero.

''Este entramado que falta aquí abajo se está haciendo allá arriba (en la red). Es irreversible, cada paso que se da en esa dirección, será muy difícil para el gobierno retrotraerlo'', reflexionó la mujer, que administra ''Generación Y'' creada en abril del 2007. El blog acaba de recibir el prestigioso premio Ortega y Gasset al periodismo digital en España.

La mayor parte de las visitas al blog de Sánchez son del exterior, aunque también abundan las que se hacen cubanos anónimos que critican al gobierno dentro de la isla.

Pero no es sencillo. Para colocar sus entregas, Sánchez se viste como si fuera una turista y va a hoteles de La Habana con acceso a la red para extranjeros. La conexión cuesta unos seis dólares la hora y no puede permanecer mucho tiempo, no sólo por lo oneroso sino porque teme que alguien se dé cuenta de que se trata de una cubana que se conectó a la red sin permiso.

Los amigos de la revolución, recelosos de la forma en que la prensa internacional informa sobre Cuba, consideran que Internet contribuye a distorsionar la imagen del proceso isleño.

El gobierno mantiene una docena de páginas destinadas a defender la imagen de Cuba y difundir sus logros, pero por lo general se las critica por ser repetitivas y aburridas.

Pocos cubanos tienen actualmente acceso a Internet y ello probablemente siga así por ahora a pesar de que el gobierno acaba de autorizar la venta de computadoras.

''No creo que haya un impacto en lo inmediato si no hay acceso a internet'', dijo a la AP la bloguera Sánchez. ''Una computadora sin Internet es como una máquina de escribir mejorada y nada más'', agregó esta mujer, una treintañera que se hizo famosa por la calidad de los textos de su blog donde cuenta sus experiencias --incluso lo que no le gusta-- de vivir en un país comunista.

En Cuba sólo pueden tener cuentas de Internet los extranjeros y algunos académicos y empleados del gobierno. Esas cuentas son administradas por el estado.

Pero mucha gente usa con fines personales los equipos y accesos a la red de las dependencias oficiales.

El cubano común tiene acceso a una red que le permite enviar y recibir mensajes al exterior. En los clubes juveniles, cafés de Internet y oficinas de correo que ofrecen acceso a la red hay largas colas de jóvenes. Pero el control de la red que ejerce el gobierno es más estricto que el de países como China y Arabia Saudita.

Ahora ve
No te pierdas