Intel apuesta por la infancia en México

La firma tecnológica lanzó la segunda generación de la laptop Classmate PC; se han vendido 50,000 dispositivos en el país y esperan llegar a vender 500,000 al año en AL.
La segunda generación de Classmate PC estará disponible en e  (Foto: )
Regina Moctezuma
CIUAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Intel ha puesto los ojos en los niños de México. La firma tecnológica tiene un fuerte compromiso con la educación por lo que ha creado una computadora pequeña para niños de primaria en países emergentes.

En un año y medio se han vendido 50,000 Classmate PC en México, la computadora portátil de Intel desarrollada específicamente para impulsar la enseñanza, de diseño infantil pero muy real para niños y adultos.

“No nos interesa posicionar el fierro como tal […] Queremos cerrar la brecha digital con equipos accesibles”, dice Rodrigo Manjarrez, gerente de Desarrollo de Negocios de Intel.

La segunda generación de las Classmate PC llega de la mano de la iniciativa de Intel World Ahead, un programa de la firma que se rige por cuatro ejes. A través de la accesibilidad, con plataformas específicas para impulsar ciertos mercados, de la conectividad lograda gracias a Internet y Wi-Fi; educación para desarrollar la fluidez tecnológica y contenidos digitales adecuados para cada región.

Más de 4 millones de maestros en cerca de 40 países han sido entrenados a través del Programa de Enseñanza de Intel, el cual espera capacitar a 9 millones más para el 2011. Y cada vez más niños pueden interactuar con una computadora como de juguete, pero muy real.

“Quisimos impulsarla en el sector educativo, pero las mismas bondades de la arquitectura de Intel nos han llevado a encontrarle diversificaciones”, dice Rodrigo Manjarrez y cuenta que 4,200 Classmate PC realizan un censo médico en manos de miles de enfermeras del Estado de México.

Aunque los niños son los que más disfrutan de este aparato, la laptop Classmate PC tiene aplicaciones con las que los maestros y los padres también pueden aprender. La visión de Intel es que el dispositivo de 380 dólares aproximadamente, sin sistema operativo, dé pie una colaboración y que el alumno reciba su máquina y genere su propio aprendizaje.

“Los niños se motivan cuando saben que ya hay una máquina esperándolos y el maestro tiene una oportunidad diferente de enseñar”, dice Manjarrez. Y aunque la Secretaría de Educación Pública sigue en programas pilotos para testear el dispositivos, los estados se han mostrado muy motivados y emprendedores para utilizar nuevas herramientas tecnológicas.

Los programas de responsabilidad social de Intel representan una inversión de más de mil millones de dólares en 50 países desde el año 2000, y por su impacto en educación son reconocidos por gobiernos y organizaciones internacionales.

Ahora ve
No te pierdas