La información vale... ¡y mucho!

La información confidencial de una empresa significa miles de dólares, pero pocos la protegen; en México, la firma de seguridad digital S21sec ofrece soluciones contra ataques cibernéticos.
Controlar la salida, y entrada, de información confidencial  (Foto: )
Regina Moctezuma G.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Pocos lo creen, pero la información vale más que el dinero. Mientras la mayoría de las empresas siguen viendo a la seguridad informática como un gasto y no como una inversión, aumentan las mafias encargadas de robar cuentas bancarias, contraseñas, datos personales e información confidencial.

“Las empresas la siguen percibiendo como un gasto [a la seguridad informática], no es tan fácil cambiar el chip, pero las financieras rápidamente se dan cuenta de que al invertir ahorran dinero, pues evitan más robos”, dice Alfonso Castillo, director de Desarrollo Corporativo de la empresa española S21sec, especializada en seguridad digital.

La situación actual de México es muy parecida a la que tenía Europa hace 3 o 4 años. Los principales delitos cibernéticos que enfrentan las empresas son phishing y la instalación de malware o trojanos, de hecho, durante 2007 S21sec detectó 1,600 casos de ataques informáticos, de ésos el 66% fue por phishing y el 34% por trojanos.

Europa lleva la ventaja pues cuenta con leyes actualizadas en protección de datos, en cambio en México, e incluso en EU, falta más legislación para combatir los ciber delitos, aún cuando el caso Enron dio pie a la Ley Sarbanes-Oxley, las leyes no están al mismo nivel.

Es difícil pronosticar cuántas empresas están invirtiendo en seguridad informática y cuántas no, así como las pérdidas generadas por estos crímenes, y la razón es el desconocimiento. “Muchas empresas son incapaces de localizar las pérdidas, otras no saben que están sufriendo un ataque y otras lo saben” pero no lo dicen pues afecta su imagen pública, según Castillo.

Cuando se trata de encontrar al culpable en un ciber delito, es casi imposible encontrar al ‘malo’. Las mafias operan desde otros países y mantienen el anonimato, para Castillo, es impresionante el potencial de estos grupos para escalar, así como la rapidez con al que toman el control de tantos equipos para robar contraseñas y datos.

La mayoría de los gobiernos ya empiezan a invertir en seguridad, pues los fraudes que les perpetran se hacen públicos, razón suficiente para reaccionar contra el fenómeno. Basta con recordar que hace algunos meses, el gobierno alemán fue víctima de hackers chinos que le robaron al menos 200 GB de información diarios.

Con más de 5,000 casos resueltos en cuatro años, S21sec abre oficinas en México, gracias a la mezcla de talento mexicano y la experiencia de su gente en España. Más adelante podría incursionar en el mercado estadounidense, que “a raíz de 11 de septiembre está muy desconfiado y es difícil. Pero poco a poco se va abriendo a nuestras soluciones”, dice Pedro Sanciprián, director general de la española en México.

La empresa que facturó 15 millones de euros en 2007 opera con el 90% del sector financiero español, un mercado que es blanco favorito de los hackers.

Ahora ve
No te pierdas