El libro que Facebook no quiere que leas

La obra de Ben Mezrich ‘Multimillonarios por accidente’ habla sobre el surgimiento de la red social; ha sido criticada por no apegarse a la historia real de cómo Mark Zuckerberg fundó Facebook.
mark-zuckerberg-facebook-RT.jpg  (Foto: CNN)
NUEVA YORK (Fortune) -

El autor del best seller, Ben Mezrich, es el primero en aceptar que no está seguro de lo que pasó exactamente entre Mark Zuckerberg y la modelo de Victoria's Secret en un club de San Francisco en el verano de 2005. Él narra la historia tal como sus fuentes se lo contaron: le tocó la pierna. Se dieron la mano y los dos abandonaron el club, eso es todo. Lo que ustedes puedan deducir fuera de esto es invento suyo.

Pero siempre hay mucho que decir. En "Multimillonarios por accidente: la fundación de Facebook, una historia de sexo, dinero, genialidad y traición", que será lanzado el 14 de julio por Doubleday, Mezrich narra la veloz historia de intriga y sospechas que acompaña al joven fundador de Facebook en su implacable entrada al mundo de Silicon Valley. La historia de 262 páginas muestra a Mark Zuckerberg como un genio descorazonado con un fetiche por mujeres asiáticas quien no le teme a robar ideas y decepcionar a sus amigos en su plan de crear una red social dominante. El creador de "West Wing", Aaron Sorkin, ya aceptó crear el guión, y Daily Variety informó recientemente que David Fincher (de "Fight Club") podría dirigir la película.

Doubleday etiqueta al libro como "una historia real"

Mezrich, quien fue criticado por inventar personajes y escenas en su best seller "Bringing Down the House", emplea amplias notas del autor para informar de su metodología de información. Él describe su trabajo como "una narrativa dramática", y explica que reconstruyó diálogos o incluso, a medida que su historia avanzaba, escenas completas. Hay quienes puedan llamarle a esto ficción, pero Doubleday con certeza calificó al libro como "real". Como Mezrich le dijo a Fortune.com, "hay ciertos lugares en el libro donde estoy haciendo una especie de especulación legítima". Él denomina su trabajo como "su mejor suposición".

Por supuesto que la fuente principal de Mazrich para gran parte del material es Eduardo Saverin, compañero de Harvard del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg. Saverin usó sus ahorros de inversiones inteligentes que hizo antes de graduarse para ayudar a crear el sitio, en aquel entonces llamado TheFacebook.com.

Mucho antes de que Saverin contactara a Mezrich, él y Zuckerberg ya estaban distanciados. Cuando Saverin fue corrido de la compañía, él y Zuckerberg lanzaron demandas el uno al otro desde abril de 2005 hasta finales de agosto, cuando las demandas fueron sobreseídas. Ese invierno, el nombre de Saverin fue añadido al sitio Web de Facebook como uno de los cofundadores. Para ese entonces, Saverin también dejó de hablar con Mazrich. Saverin no respondió a los intentos de Fortune.com para contactarlo.

Mezrich recuerda que conoció a Saverin por casualidad: "Eran cerca de las dos de la mañana cuando recibí un correo de la nada en mi sitio Web, que más que nada es un sitio para fanáticos. Un muchacho me mandó un correo diciendo que estaba en su último año en Harvard y me tenía una historia fantástica, lo cual escucho todo el tiempo, pero él me dijo que había sido el mejor amigo de los que crearon Facebook y quería contar su historia. Yo no buscaba una historia, pero me reuní con él en el Bar 10 del hotel Westin en Boston y ese muchacho apareció con Eduardo Saverin. Al principio no me dijo quién era Eduardo, era como secreto, pero después Eduardo comenzó a contarme toda la historia, y realmente estaba disgustado".

Por supuesto que Mezrich se apresura a comentar que "Multimillonarios por accidente" está basado en muchas otras entrevistas y documentos, cuando miles de páginas de documentos de la corte salieron a la luz después de que Cameron y Tyler Winklevoss, también ex compañeros del fundador de Facebook, lo demandaron alegando que había robado su idea. (Los demandantes llegaron a un acuerdo y, según los informes, los gemelos recibieron 65 millones de dólares).

La persona con quien Mezrich nunca habló es Mark Zuckerberg. "Al principio sí creíamos que era posible que Mark hablara conmigo, pero al final decidió no hacerlo, y dejó muy claro que no quería que la gente lo rodeaba hablara conmigo". En una jugada narrativa astuta, Mezrich empleó esta carencia a su favor, sacando a relucir el misterio destrás de la personalidad de Zuckerberg.

Sexo, drogas y koalas

Uno de los personajes más pícaros del libro es el niño malo de Sillicon Valley, Sean Parker, cofundador del servicio musical de intercambio de archivos Napster, y uno de los héroes juveniles de Zuckerberg, según Mezrich. Él describe la primera reunión entre Parker y Zuckerberg en un restaurante de Manhattan: "La mirada en los ojos de Mark, su repentino enrojecimiento y el brillo de sus ojos eran idolatría pura". Mezrich no ha dicho si entrevistó a Parker, pero este está incluido en varios de los momentos más salaces, en fiestas donde predominaban las drogas. Parker no respondió ninguna solicitud de comentarios.

 Muchas veces, los detalles que inventa Mezrich son más jugosos que los hechos que inspiran las escenas, por ejemplo, Mezrich cree que Zuckerberg tuvo que forzar su entrada a una casa residencial en Harvard para robar información de unos estudiantes para iniciar su empresa, Facebook. Al principio del capítulo, dice: "pudo haber obtenido lo que necesitaba de otras formas, en realidad no conocemos todos los detalles, pero podemos imaginarnos lo que hizo...". Ahora vayamos a la mitad de la noche en la que un niño "que sólo quería probar que podía hacerlo, y probar que era más listo que todos los demás", entra a una zona residencial y se arrastra detrás de un sofá mientras dos compañeros suyos mantienen un acto sexual.

Hasta ahora, algunos de los detalles en el libro clasificados como "reales" se han puesto en duda. Poco después de que llegaron a Sillicon Valley, Zuckerberg y sus amigos comieron carne de koala en un yate del fundador de Sun Microsystems. ¡Mmm! Marsupial abrazable. Cuando los pasajes de la propuesta del libro aparecieron en Gawker a principios de este año, se puso en duda esa anécdota.

"Esa historia me la contó Eduardo, y me esforcé lo mejor que pude para verla objetivamente, y realmente creo que sí sucedió", dice Mezrich. "Creo que comieron koala en el yate de uno de los fundadores de Sun Microsystems, no era el presidente ejecutivo como Gawker dijo. Y el correo más gracioso que me llegó después de que se filtrara esa propuesta es que de lo único que quería asegurarse Eduardo era que aclarara que no fue el presidente ejecutivo sino el director operativo. Éste era su principal problema con mi propuesta".

Facebook responde

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

El vocero de Facebook, Elliot Schrage, piensa que el libro es tan impreciso que los lectores no lo tomarán como un hecho. "Ben Mezrich claramente pretende ser el Jackie Collins de Silicon Valley. En realidad, su propio publicista lo dijo: este libro no es un reportaje, es pura diversión", dijo, citando al publicista de Doubleday, Todd Doughty, en una publicación en el blog del New York Times el 24 de junio. "Sobre todo estamos de acuerdo con la primera parte de eso y creo que todos los lectores van a coincidir".

A final de cuentas, "Multimillonarios por accidente" no es tan catastrófico para el personaje de Zuckerberg, y no es tan cierto. Pero aunque la historia sea más ficción que realidad, tendrá un buen lugar en la cultura estadounidense del mito definitivo de la fundación de Facebook, sobre todo si Hollywood hace su parte.

Ahora ve
Mel Gibson y su padre viajaron a Latinoamérica por este novedoso tratamiento
No te pierdas
ç
×