Marc Andreessen, gurú del Internet

El empresario y creador de Netscape explica lo redituable que puede ser el ciberespacio; comenta que el invertir 50,000 dólares a través de las redes sociales te puede volver millonario.
pcs  (Foto: AP)
Kevin Maney

Ben Horowitz era estratega de productos en Netscape Communications cuando abrió un correo de su jefe, Marc Andreessen. Era el invierno de 1996; la oferta pública de Netscape de unos meses antes había iniciado la locura del "dotcom". El cofundador, Andreessen acababa de aparecer en la portada de Time, sentado en un trono con los pies descalzos: era la imagen de un aficionado a la tecnología de 24 años. Horowitz se molestó al saber que Andreessen había filtrado noticias a una publicación sobre un software que estaba por lanzarse, el cual había sido trabajado por el equipo de Horowitz, por lo que él envió al cofundador una nota que decía: "Al parecer no vamos a esperar hasta el 7 de marzo", la fecha planeada para el lanzamiento.

En defensa, Andreessen dijo que estaban siendo aniquilados por Microsoft, que estaba destruyendo el valor de la compañía y que todo era culpa de la administración del producto, que sólo estaba intentando ayudar. Le dijo que la próxima vez hiciera la entrevista él solo y lo mandó al diablo.

Más de doce años después, Andreessen y Horowitz se sentaron en Manhattan, riéndose de sus recuerdos sobre esta historia. "Es por esto que yo no debería llevar una compañía", dijo Andreessen riéndose.

Están protagonizando un guión de dos amigos que al principio no se soportaban y después se volvieron indispensables el uno para el otro. Escape a media noche con computadoras y cubículos en vez e pistolas y trenes. Después, Andreessen co-fundó su siguiente compañía, Loudcloud, e hizo a Horowitz su presidente ejecutivo. Desde entonces Andreessen ha invertido (solo o con Horowitz) su propio dinero en docenas de empresas tecnológicas, incluyendo a Twitter, la estrella de Silicon Valley.

Ahora Horowitz y Andreessen están convirtiendo su pasatiempo en un trabajo de tiempo completo, con el dinero de otras personas. El seis de julio, armado con 300 millones de dólares, oficialmente lanzaron la empresa de capital riesgoso que pretende reinvertir la forma en la que se maneja el dinero en Silicon Valley. La empresa se llama Andreessen Horowitz.

"Nos tomó meses y meses y cientos y miles de dólares en consultorías para decidirnos por el nombre", bromeó Andreessen en una entrevista exclusiva antecediendo el lanzamiento de la financiadora. 

Durante los últimos dos años, Andreessen surgió como la fuerza mejor conectada, más persistente y mejor colocada en Silicon Valley. Además a su participación en Twitter, Andreessen está en la junta de asesoría de Facebook y asesora a los directores ejecutivos de ambas compañías. Es el cofundador y director ejecutivo de Ning, un servicio que permite a la gente crear su propio nicho de redes sociales, como ThisIs50.com de 50 Cent. Recientemente se unió a la junta de eBay para ayudar a la compañía a mejorar, y es autor de un blog altamente influyente que fue interrumpida en agosto de 2008; todo parece indicar que el blog regresará con un diseño nuevo.

Empresarios e inversionistas lo buscan por sus consejos y porque su experiencia en la vida en "el valle". Netscape fue derrotado por Loudcloud de Microsoft, lo cual fue una puñalada muy temprana en los servicios computacionales nube. Tuvieron que despedir a cinco quintas partes de sus empleados antes de establecer su nuevo nombre, Opsware. Hace sólo cinco años, la imagen de Andreessen era más que la de un multimillonario inteligente con influencia en el mundo de la tecnología. De parece más a un Paul Allen que a un Bill Gates. "Marc es como un roquero cuyo primer álbum fue un éxito y los siguientes no tanto", como dijo Steve Case, quien dirigió AOL cuando compró a Netscape en 1999 e hizo a Andreessen director de tecnología de AOL.

¿Podría Andreessen convertirse en el siguiente gran inversionista tecnológico? Definitivamente va por ese camino, aunque existe una gran diferencia entre financiar las empresas que apenas comienzan con tu propio dinero a invertir enormes cantidades de dinero institucional. Las expectativas de la financiadora de Adreessen son particularmente altas. Los capitalistas de riesgo siempre están en busca del "siguiente Netscape", un juego de cambios de compañía que puede producir ganancias fuera de serie para los inversionistas iniciales. Ahora, Andreessen, de 38 años, una vez más tiene que probar que no sólo tiene habilidades tecnológicas sino también destreza para la administración financiera.

Andreessen es un absolutista en línea: "sin tecnología limpia, sin naves espaciales, sin carros eléctricos; nada de China e India", explicando la estrategia financiera e Andreessen Horowitz, la cual difiere de varias financiadoras de riesgo de esas áreas. Andreessen cree que muy pronto el Internet tomará un papel muy importante en todos los aspectos de nuestra vida, y éste servicio no sólo complementará nuestra televisión o nuestro periódico sino que remplazará todas estas actividades juntas. 

De alguna forma, Andreessen ya puso su dinero donde está su boca; invirtió en LinkedIn sobre todo porque cree que los empleados no están siendo contratados por medios comunes. Creó Ning porque cree que la gente incluirá aspectos más angostos de su vida social en la red, haciendo que los grupos sean más específicos, por ejemplo, dueños de perros Beagle.

Me dijo que Facebook "será más grande que Apple", y declaró que la compañía de red social se volverá una ventana masiva al mercado, tal como Google lo ha sido desde hace seis o siete años. Twitter, que hasta ahora ha sido criticado por no tener una forma de hacer dinero real, tendrá publicistas que paguen para encontrar gente a la que le envían mensajes mientras envían otros mensajes ofreciendo productos de los patrocinadores.

Su visión se extiende a los corporativos. Él cree que la mayoría de las aplicaciones estarán disponibles en Internet. Andreessen cree que las aplicaciones en línea de hoy en día son sólo el comienzo; incluso las herramientas fuertes tendrán que mudarse a la llamada nube de Internet. Invirtió personalmente en AppNexus, la cual pretende poner en marcha las capacidades de un centro de información entero en la web, y en Good Data, quien ofrece análisis de información. 

Él es, sobre todo, un mercado a la alza en Silicon Valley, donde puede apreciar la neblina de la recesión levantarse. Su nuevo fondo aún tiene oportunidades de inversión cuando las valuaciones son bajas, e incluso mejor, una generación de empresarios arruinados por el colapso de las empresas en Internet está siendo remplazada por una generación que no recuerda que eso haya pasado. El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, le preguntó a Andreessen qué es lo que Netscape hacía exactamente; después recordaron que en aquel entonces, Zuckerberg seguía en la secundaria.

Habla de cómo la tecnología avanza tan rápido que la única forma de mantenerse al corriente es siendo joven. "El joven de 24 años graduado de Stanford tendrá una visión de la tecnología que el de 29 años (que hace cinco tenía 24) jamás podría imaginarse", como dice Andreessen. "Nos encanta esto".

El fondo de Andreessen tiene a Silicon Valley ansioso por unas cuantas razones; una tiene que ver con el dinero y la esperanza que este trae. El primer trimestre de 2009 marcó el valor de inversiones más bajo desde 1997, según la Asociación Nacional de Capitales de Riesgo. Es impresionante que Andreessen Horowitz haya traído 300 millones de dólares, cantidad menor a un tercio del mayor financiamiento de riesgo.

Andreessen empezó el fondo porque vio que había oportunidades de explotar un cambio en el entorno de las empresas que apenas comienzan. Como él explica, la tecnología y las herramientas de software han bajado los costos de empezar una compañía cien veces, comparado con lo que se necesitaba hace un par de décadas. Antes se necesitaban 20 millones de dólares para sacar un producto a finales de 1980, y ahora sólo se necesitan 200,000 millones de dólares. Las reglas permiten mayores inversiones, ya sea para financiar compañías de primera instancia o para invertir en etapas posteriores.

La solución Andreessen Horowitz es que puedes invertir tan poco como 50,000 dólares en una compañía y salir con 50 millones. Andreessen promete que el fondo realizará unas 60 u 80 inversiones, y reservará el 75% u 80% de su dinero para inversiones posteriores. Otras empresas intentan aplicar estas estrategias que simulan inversiones más pequeñas, pero Andreessen y Horowitz dicen que también invertirán en empresas iniciantes con gusto. "Veremos de cinco a diez compañías por día, la mayoría empresas de capital riesgoso que no encuentran más acuerdos; ambos queremos hacer esto". Esto les ofrece una ventaja estratégica: los socios tendrán que ver todas las ideas locas de "valle", lo que les ofrecerá un mapa mental de cómo están las cosas y hacia donde van.

Los empresarios también están seguros de que Andreessen es atractivo; él se siente más ligado a los fundadores que con sus contrapartes en el mundo financiero. "Uno de los principales atributos de Marc y Ben es el hecho de que han trabajado eficientemente en ambientes a la alza, a la baja y de equilibrio", como dijo Jim Breyer, de la empresa de riesgo Accel Partners. "Estas habilidades son atractivas y prevén éxito a largo plazo".

Mark Zuckerberg, de 25 años, fundador y director ejecutivo de Facebook, es muy diferente a Andreessen de muchas formas. Zuckerberg es reticente, distante y determinado; carga su propio marco con mucho cuidado como si no quisiera dejar ningún rastro. Es enorme, mide 1.98 metros con una cabeza que nadie podría ignorar. Su frase distintiva es que "a veces se equivoca, pero nunca duda".

Ambos tienen una experiencia común y exclusiva: ambos a penas habían salido de la universidad cuando entraron al mundo de empresas intensamente observadas por los medios y el público. Si Facebook evita el destino de Netscape, Andreessen habrá ayudado a interpretar un papel más importante que lo que la gente ve.

Andreessen tuvo un exitoso inicio en los negocios antes de sufrir sus lesiones fuertes: fue criado en pueblos pequeños en Iowa y Wisconsin, estudió ciencias computacionales en la Universidad de Illinois. Él y sus amigos comenzaron a jugar en la red y crearon Mosaic, el primer buscador usado por mucha gente. Andreessen se mudó a Silicon Valley después de la universidad y conoció al súper empresario Jim Clark; ambos comenzaron Netscape, financiado por el fondo de riesgo Kleiner Perkins. Las acciones, que comenzaron en 28 dólares, subieron a 75 dólares; este fue el inicio del boom del Internet. Andreessen, de 24 años, se sentaba en las juntas comiendo galletas de animalitos.

Después, Microsoft destrozó a Netscape y literalmente la mató. En 1999, AOL compró Netscape por 9,600 millones de dólares en acciones de AOL. Para este entonces ya era amigo de Horowitz, y ambos previeron la popularidad de la nube computacional, la cual permitía a los usuarios accesar a servicios y software desde bases de datos en vez de desde la computadora. Andreessen comenzó a reconstruir su reputación pieza por pieza, comenzando con Ning y haciendo inversiones angelicales. Sus publicaciones en su blog le trajeron seguidores, entre los que destaca Zuckerberg, quien recuerda con gusto el momento en que le presentaron a Marc y agradece su la influencia que tuvo en él.

Ambos comenzaron a reunirse una vez cada tres meses, casi siempre en "Creamery", un restaurante en Palo Alto. Intelectualmente, a Andreessen le interesa todo, desde libros de historia, tratados científicos y noticias de negocios. Está en la junta directiva del Hospital de Stanford y ayuda a la directora ejecutiva de eBay, Meg Whitman, en su postulación como gobernadora de California.

A pesar de los miles de millones de dólares que flotan en su familia, Andreessen es tan poco pretencioso que se traslada las juntas para comer a cualquier lugar, casi siempre en playeras y sandalias.

Andreessen se volvió amigo y mentor de Zuckerberg, y el año pasado se unió a la junta directiva de Facebook. No le dice qué hacer día a día, sino que le ayuda a ser un director ejecutivo. Ahora Andreessen hace algo similar con Twitter. El director ejecutivo, Evan Williams, de 37 años, dice que ciertamente no tiene el control. Williams me dijo que está intentando ver a dónde lo lleva el camino. Leyó sobre Twitter en 2007 y le pareció una gran idea, pero no conocía a ninguno de los fundadores.

Lo que hace a Andreessen valioso en los círculos tecnológicos es que comparte su experiencia y está dispuesto a ayudar a los empresarios. Mientras que los peores momentos de Netscape y Loudcloud hubieran amargado a cualquiera, Andreessen dice no arrepentirse de nada. Hace un año le pregunté cómo sería su regreso, y me contestó que ya había creado dos compañías multimillonarias, que de qué regreso estaba hablando.

Horowitz describe a Andreessen como una aspiradora de ideas e información. "Algo que lo distingue de todos en Silicon Valley es que él sabe lo que pasa no sólo en los negocios tecnológicos sino en todos los negocios de los medios, financieros y porno", dijo. Claro que tiene debilidades y puntos ciegos, incluso él mismo lo acepta. Todos saben que es bueno para leer a la gente.

La estrategia de inversión Andreessen Horowitz también trae conflictos; cuando Andreessen invirtió en Twitter, nadie pensó que se volvería competidor de Facebook. Increíblemente esto sucedió y ahora intenta manejar ambas empresas. Ning, que permite a las organizaciones crear sus propios mini Facebooks, obviamente podría llegar a competir contra Facebook y Twitter. En su blog, Andreesen inauguró lo que llamó "La visión de la muerte del New York Times", que difícilmente le ganó el cariño de la administración del Times. Los empresarios que aceptan el financiamiento de Andreessen Horowitz deben esperar el mismo trato. Y aquí es donde entra la experiencia de 1996: "cuando la gente viene y me dice: ‘Uy, Marc me gritó horrible hoy', yo les digo: ‘déjame te cuento una historia...'".

Ahora ve
Melania y Barron Trump reciben el árbol de Navidad que adornará la Casa Blanca
No te pierdas
×