La banda ancha impulsa al desarrollo

La implementación de la tecnología permite al desarrollo y la competitividad de los países; México necesita una nueva red de fibra óptica para poder dotar de este servicio a toda la población.
banda ancha  (Foto: Cortesía SXC)
Isabel Ferguson
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La implementación de la banda ancha a todos los niveles fomentará las transacciones comerciales, impulsará a la banca electrónica y permitirá a la población tener un mayor nivel de desarrollo, mientras que las empresas y el país podrán ser más competitivos a nivel internacional, afirma Judith Mariscal, analista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Actualmente México cuenta con 13.8% de penetración de banda ancha, por debajo de otras naciones latinoamericanas como Chile (26.5%) o Argentina (19%), y muy por debajo de Estados Unidos (50.8%) y Canadá (62.9%), de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Sin embargo, la experta prevé algunos obstáculos en la posibilidad de dotar de estos servicios a toda la población, siendo el principal de ellos la infraestructura y la falta de proveedores para dicho servicio.

"Para llegar al fondo del problema es necesario construir otra red troncal (fibra óptica) que compita con las existentes y además hay la oportunidad de que se dé una tecnología de frontera, con mayor rapidez y que llegue a zonas a donde no llega la red actual", dijo la analista.

Hasta el momento los únicos que proveen servicios de fibra óptica son la Comisión Federal de Electricidad (CFE y Telmex, lo que representa un rezago en infraestructura.

El crecimiento de las TIC's (tecnología de la información y comunicación) tiene un crecimiento 4 veces mayor que la economía mexicana, al permitirse el incremento en la penetración de la banda ancha se contribuye al crecimiento del país, se convierte en una herramienta para aumentar la competitividad y para combatir la exclusión del mercado a través de capacitación laboral.

La experta afirmó que se debe pensar en el uso de la banda ancha más allá de las computadoras, y tomar en cuenta el efecto que tiene la telefonía móvil en los estratos más bajos del país, siendo su primer contacto con la tecnología.

El consumo de telefonía celular entre las personas de bajos ingresos ha crecido exponencialmente en los últimos años, del 1.5% del total de su gasto en 2002, a 3% en 2006, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Este fenómeno permite el avance de la banca móvil que podría fomentar un aumento en los créditos, ahorros e incluso en la recepción de remesas de los niveles más bajos de la población. Actualmente México cuenta con 70 u 80% de penetración de telefonía móvil y menos de 40% de bancarización por este medio.

Mariscal recordó que para ello es necesario contar un acceso general, a un precio accesible y con una rapidez mínima.

Ahora ve
Tras ataque en Las Ramblas, Mariano Rajoy pide unión contra el terrorismo
No te pierdas
×