Las películas animadas llegan al iPhone

Worldwide Biggies lanzará una caricatura llamada Bigby que podrá ser vista en el móvil de Apple; de tener éxito este proyecto, la industria de la animación aceleraría su transformación mundial.
iPhone  (Foto: CNN)
Kim Thai
NUEVA YORK -

A primera vista, la oficina de Albie Hecht está tapizada de juguetes, un gorila de peluche del videojuego de Mario Bros y varios muñecos de vinilo de la línea de juguetes Kidrobot, entre otras cosas. Pero en realidad todos son reliquias de la industria de la animación, en la que Hecht, de 56 años, forjó su fama lanzando programas exitosos entre los niños como Bob Esponja, de Nickelodeon, Dora la Exploradora y Las pistas de Blue. 

Ahora está listo para innovar una vez más, pero esta vez, será en una pantalla más pequeña: la del iPhone.

En enero, el estudio independiente de cuatro años de Hecht, Worldwide Biggies, lanzará Bigby, un nuevo personaje caricaturizado que, en vez de aparecer en la televisión como un programa semanal de media hora, hará su primera aparición en una aplicación de un juego en el iPhone.

Fue producido en conjunto con el gigante en línea Addicting Games. El juego de Bigby está basado en un genio de ocho años que combate el crimen, quien anda con un disfraz de oso, lucha contra piratas y dragones, y sólo come pollo parmesano.

El juego está dirigido a niños de entre 8 y 17 años de edad, y permite a los usuarios crear sus propios personajes, unirse a la Liga de Bigby contra Piratas y Dragones (LAPD, por sus siglas en inglés, que también coincide con las siglas de la policía de Los Ángeles), y también permite ver videos de Bigby mediante gameplay, todo en el iPhone.

"Queremos crear un ciclo completo de compromiso por parte del usuario", dijo Hecht, "desde algo lineal y pasivo hasta interacción con el usuario".

Varios estudios han explorado el espacio móvil, pero la mayoría sólo lo ha hecho mediante concursos de animaciones de los usuarios o publicando los "mobi-sodes". Pero Hecht le está apostando a que todo el modelo de negocios de su compañía (y de su industria) pueda depender dentro de poco de un desarrollo móvil. 

"Ha habido un par de cosas que siempre me han dado éxito", dice Hecht, "y una de esas cosas es seguir al público. Necesitas ver de qué hablan los niños y si está en línea. Hoy en día, la medida del éxito irá de la mano con el compromiso de los usuarios".

Según la "Biblia transmediática" de Worldwide Biggies, esa experiencia del usuario significa que debe haber un producto que permita a los internautas ver, explorar, jugar, conectarse, reunirse y crear.   

Hecht dice que es capaz de ofrecer todo esto en un iPhone porque "se está volviendo la plataforma de juegos del asiento trasero del auto", es decir, el aparato con el que los padres de niños en edad Bigby pueden mantener a sus hijos tranquilos, y es el mejor dispositivo móvil para Bigby gracias a su alta capacidad de video.

Claro que Hecht no pretende limitar a Bigby sólo en el iPhone. Está firme en cuanto a comenzar ahí, pues cree que el espacio móvil es el mejor lugar para lanzarlo, incubarlo y hacer crecer una franquicia de animación moderna, pero sabe que ese no es el camino para hacer mucho dinero.  

Así que Bigby también estará disponible en línea, y Hecht dice que eventualmente el éxito del personaje dependerá en lo bien que se adapte a la televisión o al cine. 

El analista de la industria, Jack W. Plunkett, de Plunkett Research, dice que invertir el modelo de negocios podría ser la mejor solución para el negocio de la televisión, que se encuentra en una situación complicada. 

"La industria entera está atravesando un cambio", dice Plunkett. "Las películas animadas recogen las ganancias de la distribución de la producción, pero ahora, esta compañía (Worldwide Biggies) está avanzando del final de la cadena, minimizando el riesgo y posiblemente volviéndose más rica".

Plunkett dice que, si funciona, podría reanimar algunos estudios iniciales enfocados a la industria móvil, transformando así el negocio de las animaciones de la misma forma que el éxito de Pixar revitalizó el negocio de películas animadas hace 10 años". 

"Una de las razones por las que la animación ha sido tan exitosa es su prevalencia", dijo Steve Hulett, vocero de Animation Guild. "La animación puede venderse en distintas plataformas: siempre está en auge y es reciclable, y este modelo intenta capitalizarse de esa oportunidad".

Los inversionistas de Hecht y Worldwide Biggies (Greycroft Partners, NBC Universal, Platform Equity, Hearst Corporation, y Prism VentureWorks) han invertido cerca de 150,000 dólares en Bigby, pero eso es nada para los grandes estudios televisivos. El costo de una serie animada de media hora puede variar, desde 150,000 dólares por episodio hasta 3.5 millones de dólares por un episodio de Los Simpson. La producción de una serie infantil animada cuesta regularmente entre 200,000 y 400,000 dólares por episodio.

Pero sin importar lo caro que pueda ser Bigby en el mundo televisivo, la pregunta es cómo llegará a la cabeza de la creciente lista de 50,000 aplicaciones del iPhone. Hecht espera que al trabajar con Addicting Games, que ya tiene una fuerte presencia móvil, pueda volverse instrumental en este campo.

"Como todo en el mundo del espectáculo, siempre hay riesgos", dijo Harvey Deneroff, profesor de animación en la Universidad de Arte y Diseño de Savanna.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Después de acciones exitosas como el lanzamiento de Spike TV y de fungir como presidente de entretenimiento en Nickelodeon, donde usó la Web para lanzar al personaje animado Jimmy Neutron, Hecht cree saber algo sobre el futuro de la animación.

Su optimismo se refleja en su oficina; por muy desorganizado que parezca, hay una aplicación deliberada: su "pared de inspiración". Justo al frente del escritorio de Hecht, la pared muestra dos de las mayores inspiraciones que tiene: una fotografía distintiva y alargada de un embarcadero en la playa, y el afiche de la campaña de "Esperanza" de Barack Obama. Bigby aún no está en esa pared, pero dadas sus dimensiones, Hecht colocó un juguete de Bigby en su escritorio, así que, desde sus perspectivas, la imagen queda completa así.   

Ahora ve
Elefantes adultos salvan a bebé elefante que cayó al agua
No te pierdas
ç
×