La iPad lo cambia todo

El nuevo dispositivo de Apple puede protagonizar una nueva era para la computación; algunos fabricantes aún no deciden si competir cara a cara con Apple, o darse por vencidos.
¡A jugar!  (Foto: CNN)
Michael V. Copeland

El fabricante de chips Nvidia está ayudando a inventar una serie de tecnologías con el potencial necesario para cambiar la forma en la que trabajamos y nos divertimos. La compañía, que crea procesadores que mejoran imágenes y aumentan la fuerza de computadoras y teléfonos, está introduciendo el entretenimiento 3D en hogares y dispositivos de video de alta definición en aparatos portátiles, pero el presidente ejecutivo de la firma, Jen-Hsung Huang, está emocionado sobre todo por las tabletas al tacto como la iPad de Apple.

"Hemos encontrado nuestra computadora más personal", dijo Huang, quien subrayó que Nvidia está trabajando en 50 tabletas distintas. "Esto es algo grande y cambiará al sector computacional". No todos sus colegas comparten su entusiasmo por las tablets, sobre todo por la de Apple. Si la iPad, que se venderá en al menos 499 dólares, logra ser un éxito, generará cambios en la computación, pero no necesariamente al gusto de algunos de los jugadores más importantes.

Entre los ansiosos que esperan el lanzamiento de la firma de la manzana en abril se encuentran los fabricantes de hardware HP y Dell, quienes apuestan a favor de que los consumidores prefieran las netbooks, esas computadoras portátiles miniatura. Los creadores de lectores electrónicos como Amazon y Sony, cuyos dispositivos compiten con la iPad y los nuevos iBooks de Apple (el equivalente editorial de iTunes) también están en la lista, así como Microsoft y Google, cuyos sistemas operativos compiten contra los del iPhone que impulsa al iPad. Incuso el aliado de Apple, Intel, tiene razones para temer: el iPad contiene un microprocesador, el A4, diseñado por la propia empresa y está siendo manufacturado según las especificaciones.

Mientras que las tablets, también llamadas pizarras, no son nuevas (compañías como Toshiba y Panasonic las han estado haciendo para clientes industriales desde hace años, y muchos de los fabricantes de PC tienen tablets en sus trabajos), la llegada de la empresa de Steve Jobs con un producto amigable, confiable, irresistiblemente tocable y costeable, ha hecho que el mundo tecnológico se estremezca.

Para Amazon, el debate interno se concentra en si hacer su propio Kindle al tacto y a color o si salirse del juego del hardware de una vez por todas. Nokia apenas incursionó en la construcción de netbooks, por lo que sus ejecutivos deben decidir si lo mejor sería abandonar estos planes. Tal vez la mayor carga la tiene Microsoft: sus clientes fabricantes de computadoras necesitan que el titán del software cree una plataforma para sus tablets tan impresionante como la de la firma de Steve Jobs.

Claro que el iPad puede fracasar; hay buenas razones por las que las tablets no han sido la sensación (¿recuerdan el Newton de Apple?), y varios observadores ya descartaron que este dispositivo supere al iPod Touch. Incluso algunos ejecutivos no están completamente seguros de las dimensiones del mercado (los analistas esperan ventas de entre 2 y 3 millones de unidades durante el primer año, comparado con los 6 millones que el iPhone en el mismo periodo), y de qué es lo que remplazará: ¿es un lector electrónico, un dispositivo de juegos, o un sustituto para tu computadora? El iPad y el iPhone tienen usos distintos; ni siquiera Apple sabe exactamente lo que los usuarios harán con el iPad hasta que lo usen.

Éste es el dilema del sector sobre Apple: ¿sus rivales están esperando a que genere un mercado de consumidores para estas tablets, sabiendo que el innovador fabricante computacional terminará ganando gran parte de las ganancias, sin mencionar la gloria, o se le van a adelantar sólo para ver cómo fracasan sus otros productos? Hay muchas tablets que pueden llegar a las tiendas en las próximas semanas. Por ahora, gran parte de las compañías se conforma con ser un seguidor. "Se sabe que subestimar estas nuevas categorías es un error", dice Jeff Barney, encargado del negocio de notebooks de Toshiba, quien planea introducir una línea de pizarras a finales de 2010 o principios de 2011. "Además, necesitamos una nueva categoría para hacer crecer nuestra industria".

Incluso antes de que el presidente ejecutivo de Apple, Steve Jobs, lanzara la iPad en un evento de prensa a finales de enero, la anticipación que rodea al dispositivo (antes llamado la "tableta de Jesús") ha alcanzado niveles ridículos. En la semana de su anuncio, se escribieron cientos de artículos sobre éste. Unas semanas antes, en el Show de Electrónicos para el Consumidor en Las Vegas, Steve Ballmer, de Microsoft, introdujo el Slate de HP, una tableta multimedia al tacto que ofrece muchas de las mismas funciones que el iPad. Su producto no impresionó, pero lo que sí lo hizo fue la agenda vaga de HP para su tableta, pues saldrá en algún punto de 2010.

Phil McKinney, el director tecnológico de HP, hace caso omiso a que la compañía tecnológica más grande del mundo está detrás de Apple con estos productos. McKinney y su equipo en HP vieron la oportunidad hace cinco año para crear un dispositivo más grande que un teléfono pero más pequeño que una computadora portátil. Sus componentes (incluyendo pantallas al tacto, procesadores de baja energía y baterías) no iban a funcionar.

La diferencia entre una buena idea y una excelente idea es un par de años y el precio", dijo McKinney. "Si hace unos años hubiéramos lanzado la pizarra, el precio habría sido de entre 1,200 y 1,500 dólares, y hubiera sido un buen producto". McKinney no dijo cuál será el precio de Slate, sólo dijo que será un producto dominante. "Creo que el precio elitista rondará entre los mil dólares".

¿Por qué no atacar a Apple desde ahora?

"No programamos nuestros lanzamientos según los de nuestros competidores", dijo McKinney. "Tenemos este plan desde hace cinco años y lo estamos siguiendo". En cuanto al tamaño del mercado, "HP no iba a involucrarse en esto si el tamaño no era significativo e interesante".

Jonney Shih, presidente de Asus, la empresa que ayudó a crear el mercado para las netbooks, también estará creando pizarras este año, pero no abandonará sus PC de bolsillo. "Hemos estado pensando en los distintos escenarios para su uso", dijo Shih. "Creemos que habrá muchas formas distintas que se ajustarán a distintos usos".

Mientras tanto, Shih no cree que Apple tenga la batuta en el naciente negocio de las tabletas. Ataca las aplicaciones que no tiene el iPad porque otras (incluyendo a Asus) pueden atraer a los clientes empleándolas, como una cámara para videoconferencias, la habilidad de usar varias aplicaciones al mismo tiempo y un sistema operativo que funciona con Flash de Adobe. "Me parece extraño que Apple no haya considerado esas aplicaciones", dijo Shih.

Apple tiene una gran ventaja sobre Asus, HP y otros fabricantes: el sistema operativo del iPhone, iTunes y su tienda de aplicaciones proveen un ecosistema que facilita a los usuarios comprar y consumir contenido infalible (por el que le pagarán a los desarrolladores de software). "La experiencia está completa: hardware, software y distribución de contenido", dijo un ingeniero de software que ha trabajado cerca de todos los fabricantes de PC. "Apple lo entiende mejor que nadie, y ninguna de las compañías de hardware está dispuesta a invertir dinero para realmente superarlos".

La ‘cadena alimenticia' de Apple es igualmente complicada para las firmas de software: el iPad funciona con un sistema operativo de teléfono móvil, no con el sistema operativo de Mac, para acomodar las miles de aplicaciones que fueron construidas para el iPhone. El iPad puede acelerar la "app-ificación" del software computacional, donde pequeñas islas de códigos de software fueron diseñadas para cumplir con tareas específicas, tradicionales y complejas, como Office de Microsoft. Se rumora que Microsoft (que no quiso comentar sobre el asunto) puede estar desarrollando su propia tableta, aunque enfrenta varios problemas sobre cómo necesitan evolucionar sus sistemas operativos y softwares existentes para atender a los consumidores que cada vez son más móviles y quienes descartan con mayor facilidad los programas

Tal vez la empresa que está mejor posicionada para competir contra el iPad de forma holística es Google. Días antes del lanzamiento de Jobs, Google dio a conocer imágenes de un prototipo de aplicación en la red en un intento por adelantarse a la tableta de Apple. Google ha desarrollado un sistema operativo móvil amigable, el Android, y su próximo sistema operativo Chrome también facilitará a los desarrolladores la creación de aplicaciones. Google no dijo si habrá una tableta, sólo dijo que planea lanzar una netbook con su sistema operativo Chrome. 

Hay buenas razones para que la industria computacional apoye al iPad: el iPhone. Cuando Apple introdujo el dispositivo móvil en 2007, Research in Motion tenía el único teléfono multimedia que sobresalía y se usaba sobre todo para negocios. El iPhone cambió eso y ayudó a crear la demanda de otros teléfonos inteligentes, como el Droid, MyTouch y otros que le deben mucho a Apple, quien hizo un buen trabajo pero sólo tiene el 14.4% del mercado de teléfonos inteligentes total. La iPad puede levantar a toda el sector computacional si sus rivales se colocan al nivel. Si no lo hacen, la firma de la manzana ya demostró cómo puede dominar el mercado: tan sólo presten atención a los reproductores MP3. Sin competencia, en vez de volverse el iPhone de las tablets, pertenecería a la categoría del iPod.

Ahora ve
Científicos europeos descubren un exoplaneta que podría albergar vida
No te pierdas
×