¿Las universidades odiarán a la iPad?

Los centros educativos en EU reciben importantes ingresos por las ventas en sus librerías; si los dispositivos como el de Apple tienen éxito, los alumnos podrán comprar sus textos digitales.
ipad-lectura-publicidad-internet  (Foto: CNN)
John Patrick Pullen

Puede ser la temporada de fiestas de graduación y discursos de bienvenida al mundo real, pero las universidades ya se están preparando para el próximo año, incluso en las librerías. El próximo otoño, durante el fin de semana de inicio de clases, los alumnos volverán a juntarse en las librerías de las universidades para comprar su material de estudio, sus útiles escolares y una que otra camiseta de la escuela.

Aunque la vestimenta autorizada de la universidad puede parecer algo obligatorio, es un gran negocio para estas instituciones y sus arcas. Pero mientras el sector de la educación superior planea un suministro de contenido digital para el futuro, con aparatos como la iPad de Apple, estas compras impulsivas de los productos universitarios y tal vez incluso sus librerías podrían volverse algo del pasado.

A pesar del fuerte y amplio desempeño del mercado de libros educacionales, las tiendas universitarias están actuando con cautela por el efecto que tendrán los libros de texto digitales en su futuro. Según una investigación de la Asociación Nacional de Tiendas Universitarias (NACS por sus siglas en inglés), con base en Oberlin, Ohio, las ventas de libros en las escuelas dieron un total de 10,200 millones de dólares el año pasado, de los cuales, 5,800 millones de dólares provinieron de la venta de materiales para los cursos, y los 4,400 millones de dólares restantes se obtuvieron de productos de vestimenta. La Asociación de Editoriales Estadounidenses señaló que la venta de títulos de niveles educativos superiores vio un aumento del 12.9% en sus ventas, de 2008 a 2009, pero eso no significa que las universidades hayan visto más dinero.

Esto se debe a que los vendedores independientes en línea siguen corroyendo la participación en el mercado de las librerías en las universidades. El año pasado, según un estudio de la NACS, el 51% de los estudiantes compró su material en librerías físicas de las universidades, el 18% compró libros en línea en sitios aprobados por la institución, y el 31% restante los compró fuera de la universidad.

Mientras tanto, los libros electrónicos (ebooks) ganan tracción lentamente con los alumnos, y presentan problemas para las tiendas. Según la NACS, los títulos electrónicos representan actualmente sólo el 2% o 3% de las ventas de las librerías universitarias, pero se calcula que en 2012 alcanzarán entre el 10% y el 15%. 

Mientras tanto, las editoriales como McGraw-Hill, con base en Columbus, Ohio, podrían colocar su contenido en cualquier plataforma disponible. Al igual que muchas editoriales, McGraw-Hill produce libros de texto físicos y libros electrónicos, tiene sus propios portales de aprendizaje en línea, desarrolló aplicaciones para dispositivos móviles como el iPhone de Apple, y se está asociando con ScrollMotion, de Nueva York, para llevar contenido al iPad más tarde este mismo año.

"Honestamente, dejaremos que los alumnos lleven el canal de distribución", dijo Rik Kranenburg, presidente de McGraw-Hill Higher Education. "Las universidades están obligadas a formar parte de este esfuerzo pero, al igual que ahora, los estudiantes son los que elegirán".

En la actualidad, las variadas opciones de contenido de McGraw-Hill vienen con el libro físico. Kranenburg cree que en el futuro estos productos se venderán por separado, pero por ahora la compañía enfatiza su investigación en el mercado. En vez de vender productos digitales separados para obtener mayores ingresos, aprovechan la oportunidad para desarrollar estrategias de contenido para el futuro.

Pero en este momento no queda claro si en el futuro el contenido podría estar en manos de los alumnos, o de los dispositivos. Según el Dr. Mark Nelson, estratega de contenido digital en la NACS, si la iPad sigue una trayectoria de adopción normal, entre el 60% y el 75% de los estudiantes tendrá una, o un dispositivo similar, dentro de cuatro años.

Superando la librería

La NACS dice que las librerías se están preparando para su futuro con los productos digitales. En julio de 2008, la asociación lanzó NACS Media Solutions, un servicio que funciona como conducto entre editoriales y tiendas, ayudando a distribuir el contenido en una variedad de tiendas y sitios, en una amplia gama de dispositivos.

Pero si los estudiantes exigen contenido en la iPad, las librerías no tendrán entrada. El modelo de ventas de la tienda de aplicaciones actual de Apple y de la iBookstore da a las editoriales la mayor ventaja con un reparto de ingresos de 70-30, sin incluir a las escuelas.

Mientras tanto, en el modelo actual de distribución de las librerías, las escuelas se llevan, en promedio, el 33% del precio de un libro nuevo. "El canal de ventas más atractivo para nosotros como editorial es el que será más exitoso para hacer que los alumnos en semestres subsecuentes usen los productos", dijo Kranenburg.

Es inevitable que las ventas de las librerías universitarias bajen. "Nuestras tiendas se han adaptado, e intentan hacerlo, y queremos pensar que han tenido éxito", dijo Charles Schmidt, director de relaciones públicas en la NACS. "Pero es un hecho que la naturaleza de las librerías universitarias va a cambiar".

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Como parte del cambio, las librerías serán forzadas a diversificar sus negocios. Schmidt cita a la librería de la Universidad de California en San Diego como un ejemplo prometedor. Vende libros de texto y vestimenta universitaria, tiene una cafetería y una pequeña tienda de abarrotes, e incluso vende y repara computadoras.

Es una ironía que actualmente tengan todos los modelos de la iPad en existencia.

Ahora ve
Conductor atravesó la vitrina de una pizzería en París y mató a una niña
No te pierdas
×