Los animales: los mejores camarógrafos de la vida salvaje bajo el mar

Científicos colocan grabadoras de vídeo sobre especies marinas para conocer su hábitat y comportamiento auténticos
orca
crittercam  orca  (Foto: )
  • A+A-
Autor: David Banks | Otra fuente: CNN

Para la mayoría de buzos, un tiburón en el agua puede inspirar miedo, incluso terror. Sin embargo, lo que el biólogo marino Greg Marshall quería era un paseo acompañado por los animales.

Más específicamente, Marshall, vicepresidente de la división de Grabación Remota de la National Geographic, estaba fascinado por el compañero habitual de los tiburones: la rémora. Se trata de un pez en forma de torpedo que comúnmente navega colgado de la piel del tiburón, succionándola, y se alimenta de las sobras de su anfitrión.

Marshall pensó: ¿Qué pasaría si tuviera una cámara tan pequeña como una rémora? ¿Si pudiera pegarle una cámara a un tiburón para que éste siguiera su vida, sin saber que sus acciones están siendo grabadas y sin las distracciones de fotógrafos con trajes de buzo? ¿A dónde iría? ¿Qué veríamos?

Para un naturalista, ser capaz de observar el comportamiento animal, sin interferir con el mundo en el que habita por el simple hecho de estar ahí, es el método más ansiado. En términos científicos, es similar a un control en un experimento.

Pero ese objetivo normalmente es imposible, y observar cómo actúa un animal en cautiverio, por ejemplo, no es indicación real de su comportamiento. Observarlo en el hábitat natural, dice Marshall, es igualmente problemático.

"Cuando estamos en el hábitat del animal, saben que estamos allí", dice. "Y están reaccionando a nuestra presencia". El conocimiento del comportamiento real de un animal, dice Marshall, es absolutamente crucial para llegar a las conclusiones correctas sobre el hábitat y las costumbres de una criatura, y sobre cómo los humanos pueden perturbar ambos.

Por supuesto, la mejor forma de observar un comportamiento real en la vida salvaje del hábitat natural es tener poderes omniscientes de observación o a través de Crittercam, una "cámara de criaturas", que permite ver lo mismo que el animal.

Veinticinco años después de esa epifanía submarina en las aguas de Belice, Marshall y su equipo de naturalistas e ingenieros están acercándose a ese estándar de oro.

"Crittercam nos permite obtener la imagen completa, navegar –o andar- con ellos, casi completamente sin intrusión; ver su mundo y comportamiento", afirma Marshall.

La emoción ante lo imprevisible

Cuando la Crittercam empezó a funcionar, los resultados de todo el arduo trabajo se redujeron a una cinta pequeña y frágil. Ahora, los datos son almacenados en una tarjeta de memoria sólida y fuerte. En cualquier caso, ver esa información por primera vez, dice Marshall, siempre es algo emocionante.

"Nunca sabes lo que vas a ver. Es completamente cautivador", dice.

Los resultados varían desde las escenas más inspiradoras y reveladoras hasta las simplemente aburridas, al menos para un televidente típico del canal Nat Geo. Sin embargo, para un biólogo marino como Marshall, incluso lo aburrido puede sorprender.

Para muestra, un botón: ballenas cachalotes, una de las especies que se sumerge a mayor profundidad, a más de tres kilómetros. Hace años, el equipo del investigador adhirió con éxito una Crittercam avanzada a una de ellas.

"Los primeros 10 segundos son fascinantes porque ves toda la ballena sumergiéndose", dice Marshall. "Luego se introduce en la oscuridad absoluta. durante las siguientes dos horas, sólo vemos una pantalla en negro".

La cámara también graba sonido, por lo que pudo registrar la conversación del cetáceo con otro animal de su especie, algo que paralizó a Marshall y a sus editores.

En las gélidas aguas de Alaska, una Cittercam capturó una visión íntima de una cría de ballena jorobada siendo amamantada. Otra de las imágenes marea con canguros saltando por los árboles en la selva de Nueva Guinea. En otra, un león marino en Australia juega con comida, en este caso, un desafortunado pulpo. Incluso hay un vistazo breve de un gran tiburón blanco nadando a velocidad alucinante, persiguiendo a una foca igualmente rápida.

Las imágenes de las Crittercams logran estar en los programas de National Geographic. Y los mejores momentos de Crittercam son una rara combinación de buena televisión y buena ciencia. Eso es en parte el objetivo de todo el programa, dice Marshall.

"Quiero encontrar una forma de conectar eso con las personas, quiero encontrar una forma de hacer que les importe el problema de conservación", dice Marshall. "Imaginen un plantea en donde no  hubiera ballenas jorobadas, ballenas azules, ni focas leopardo, ni tortugas laúd. ¿Podríamos sobrevivir? Absolutamente podemos sobrevivir… bueno, probablemente".

"¿Será el tipo de lugar del que nos vamos a deleitar, el lugar que nos va a inspirar? Lo dudo. Cuanto más sepamos, más nos va a preocupar; y si nos preocupamos más, vamos a proteger a esos animales y a los hábitats de los cuales dependen".

Anatomía de una 'Crittercam'

Hay una variedad de unidades básicas de grabación que el equipo de Crittercam adapta para que se adecúen a especies particulares. Para animales marinos, usualmente es un aparato con forma de torpedo para el agua. Para animales de tierra, los electrónicos compactos están en una caja pequeña en un collar. Adherir una cámara a un animal de forma que capture información valiosa y que permita que la cámara re recupere requiere otro nivel de creatividad. Uno de sus mayores logros fue colocar una de las cámaras en un calamar. ¿La solución? Una especie de calcetín.

¿Qué hay dentro de una 'Crittercam'?

El interior del dispositivo está compuesto por una diminuta cámara de video, una grabadora de audio, medidores que registran la temperatura, profundidad del agua y movimiento. Todo se recoge en tarjetas de memoria flash.

¿Cómo se adhiere al animal?

La colocación puede ser la peor parte. Con frecuencia, animales de tierra pueden ser capturados, sedados y se les pone un collar programado para soltarse automáticamente para poder recuperar la cámara. Sin embargo, para la mayoría de animales marinos, se adhiere a la aleta dorsal o se les pega por succión a la piel, como una rémora.

¿Cómo recuperan las imágenes?

La mayoría de Crittercams no emiten en tiempo real; graban las imágenes para verlas después. Las unidades emiten una señal de radio cuando se despegan y están diseñadas para flotar a la superficie y para que los equipos de Crittercam las rastreen. A veces las unidades se pierden, pero no para siempre: el laboratorio de la división de Grabación Remota tiene algunas unidades golpeadas y averiadas que llegaron a la costa y fueron devueltas, años después de su colocación.

Ahora ve