¿Quién poseerá el ‘corazón’ del celular?

Los fabricantes de teléfonos móviles deben decidir el sistema operativo que llevarán sus productos; varios optan por el propio o contratar a Microsoft o Google: la pregunta es: ¿pagar o no pagar?
windows phone 7 01  (Foto: CNN)
David Goldman
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Un software libre o un sistema operativo de pago ¿qué preferirán los fabricantes para el corazón de sus teléfonos? Antes de que el sistema operativo Android de Google llegara, los fabricantes de teléfonos tenían básicamente dos opciones: desarrollar su propio software (como hicieron Apple, Nokia y Research In Motion) o comprar una licencia de software de otra compañía, como Microsoft.

Pero Google vino a modificar ese juego cuando decidió ofrecer su software gratuitamente. En contraste, Microsoft cobra a los fabricantes de dispositivos entre 5 y 10 dólares por cada teléfono que lleva Windows Phone 7, estima el analista de Gartner Ken Dulaney, una cifra aproximada que otros analistas de la industria respaldan. 

¿Por qué pagar entonces (como hacen HTC, LG y Samsung) por algo que es gratis? Porque pagar por la licencia de un sistema operativo tiene sus ventajas: si algo va mal con el software, los fabricantes de smartphones han comprado esencialmente un "pase para librarse de problemas".

La licencia del sistema Windows Phone 7 incluye indemnizaciones que protegen a los fabricantes de batallas legales, según indica Al Hilwa, analista de IDC. HTC y Motorola, por ejemplo, han sido acusados de violación de patente por Apple y Microsoft, respectivamente, por la interfaz de usuario en sus teléfonos basados en Android. Por tanto, al pagar una licencia a Microsoft, los fabricantes transfieren al desarrollador del software la responsabilidad de afrontar disputas sobre propiedad intelectual.

"En última instancia, el código fuente es gratuito, pero no hay a quien culpar si algo sale mal. Para tener ese privilegio, hay que pagarle a alguien", explica Dulaney. Para el analista, la tarifa que cobra Microsoft por licencia no es gravosa, y los clientes de Microsoft parecen estar de acuerdo: "Las tarifas de licencias son un elemento tan insignificante dentro del costo total del teléfono que no es en absoluto un factor que determine nuestros convenios", indica Keith Novak, portavoz de HTC.

Además, el sistema Android no es totalmente gratuito. Aunque no se le cobra a los fabricantes de dispositivos por la licencia del sistema operativo, una fuente que conoce bien los acuerdos de licencia de Android admitió que Google cobraba a los fabricantes de teléfonos inteligentes por las aplicaciones que se preinstalan en los teléfonos Android, como Gmail y YouTube. Google no quiso comentar al respecto. Dicho costo es aproximadamente igual a las tarifas que Microsoft cobra por la licencia de Windows Phone 7, calcula Dulaney.

Con melón o con sandía: Siendo el costo de instalar Android y Windows más o menos el mismo, la elección de un sistema sobre otro depende del plan que tenga cada fabricante.

Hay a quienes les gusta apostar por ambos a la vez. Nick DiCarlo, director de planeación de productos en Samsung Mobile dijo: "Todo se reduce a los beneficios de ser un proveedor de múltiples sistemas operativos." Así opina también Peter Chou, CEO de HTC: "Ahora tenemos Windows Phone 7 y Android, y nos enfocamos en ambos igual, pero dejaremos que el mercado decida".

Otros fabricantes, en cambio, prefieren centrar sus recursos en las plataformas que triunfan.

Microsoft ha tenido una racha perdedora en el mundo de los móviles, perdiendo cuota de mercado desde que el iPhone de Apple apareció en 2007. Tan solo el 5% de los smartphones del mundo corren Windows en este momento, comparado con el 17% que funciona con Android, según la firma de investigación Gartner.

Algunos de los más importantes socios del sistema Windows Mobile han abandonado el barco. Motorola dejó Windows a favor de Android, y le ha ido muy bien con la popular línea de smartphones Droid, Droid 2 y Droid X. También Hewlett-Packard y Dell estuvieron ausentes en el lanzamiento de la primera ronda de dispositivos con Windows Phone 7.

El dilema de los operadores: Para los operadores de telefonía móvil, agregar otro software a su oferta supone más riesgo financiero que para los fabricantes. Android, iOS de Apple, WebOS de HP y el sistema BlackBerry de Research In Motion están todos peleando por un lugar en la carrera, y cada uno requiere servicio técnico entrenado para las incidencias.

Y los costos de asistencia al cliente superan con facilidad los costos de las licencias, según Dan Hays, analista de telecomunicaciones en la firma consultora PRTM.

Por ahora, AT&T y T-Mobile son los únicos operadores que ofrecen dispositivos con Windows Phone 7. Algunos analistas opinan que los acercamientos de AT&T con Microsoft demuestran que el operador desea desesperadamente un nuevo dispositivo que mantenga las ventas cuando pierda la exclusividad del iPhone en 2011. AT&T es también el único operador del BlackBerry Torch.

¿Le compensará a AT&T añadir Windows a su oferta de productos? ¿Les compensará a los fabricantes que han adoptado el nuevo software de Microsoft? Ya se verá.

Ahora ve
Malala estudiará en la Universidad de Oxford
No te pierdas
×