La intimidad como espectáculo: ¿por qué nos encantan Facebook y Twitter?

¿Por qué nos encantan Facebook y Twitter? Una investigadora halla en la sociedad moderna algunas respuestas
intimidad  redes sociales
Leonardo Peralta
Autor: Leonardo Peralta | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Las redes sociales pasaron, en pocos años, de diversión para geeks a un medio de comunicación global. De acuerdo con algunas estadísticas, Twitter recibe más de 1,000 mensajes por segundo mientras que casi 250 millones de personas actualizan sus perfiles en Facebook cada día.

Por sorprendente que parezca, poco se ha estudiado sobre las razones que hacen de las redes sociales una experiencia tan popular que hace a millones de personas compartir textos, fotos y videos. Una de las pocas personas que ha estudiado este fenómeno es Paula Sibilia, catedrática en la Universidad Federal Fluminense en Río de Janeiro y autora del libro La intimidad como espectáculo, quien platicó con CNNMéxico sobre el papel de las redes sociales en la sociedad moderna y la seducción que atrae a millones hasta llegar en ocasiones a la obsesión.

¿Por qué nos encanta bloguear y meternos en redes sociales?

En las últimas décadas la forma de construir la identidad cambió. En la sociedad del siglo XXI, la llamada sociedad del espectáculo, es cada vez más importante ser visto. Una persona existe en tanto la gente nos ve y sabe lo que hacemos.

Por ello una parte de la vida en internet consiste en mantener al día nuestra imagen en las redes sociales. En el pasado la herramienta más útil para construir la identidad era la escritura (de allí la popularidad de los diarios íntimos) como un acto personal, que reflejaba nuestro ser para un público de una persona: el mismo autor. Ahora nos construimos en torno de la imagen, el estilo, el performance. Si nadie nos ve, corremos el riesgo de no existir.

Es decir, ¿ahora somos juzgados por lo que mostramos a los demás?

Pertenecemos a una sociedad que presiona para que nos construyamos como imágenes que posteriormente podemos vender en el mercado, como reputación, cantidad de amigos o seguidores.

En tu libro 'La intimidad como espectáculo', hablas de un concepto llamado "éxtimo", ¿qué significa esto?

Es la exhibición de la intimidad. Antiguamente un diario personal se resguardaba celosamente y bajo llave. Hoy día un blog está diseñado para que nuestras intimidades lleguen al público y se difundan. Es un poco contradictorio el término éxtimo, pero la barrera del pudor ha caído y el campo de cosas que se pueden decir se ha agrandado. La intimidad es un concepto que ha cambiado radicalmente en apenas pocos años.

Suele pensarse que la tecnología aparece sin influencias sociales, sin embargo postulas que cambios culturales y económicos propiciaron la popularidad de las redes sociales.

El espacio público (calles, plazas, la interacción cara a cara) se ha convertido en zona estigmatizada, donde tememos ser víctimas de la delincuencia o de las incomodidades creadas por fenómenos como el comercio informal y los embotellamientos.

En un entorno así, internet aparece como un espacio protegido, cálido; donde al apretar un botón aparece un universo más compatible con nosotros que el entorno físico que nos rodea, que no sólo tememos, sino que hemos llegado a odiar.

Las redes sociales crean un espacio donde nos sentimos más cómodos para conocer otras personas...

Lo que sucede es que estas redes eliminan el azar y se instrumentalizan las relaciones sociales. Solo me encuentro con gente que tenga ciertas características afines. Para ello creamos perfiles, que son personajes construidos a partir de los posts que colocamos, de las fotografías y de los videos que subimos.

Creamos personajes que sólo existen en tanto hay quien los mire y los juzgue.

Así las cosas, ¿las redes sociales se convertirán en parte indispensable de nuestra vida?

Curiosamente, empiezo a notar cierto cansancio. No es que se esté perdiendo el entusiasmo por estar en las redes sociales, pero somos contradictorios: hay este placer por estar en contacto con miles de personas, reportándose todo el tiempo.

Sin embargo está apareciendo la angustia por el exceso de lo que denomino demanda autoadministrada. Es entonces cuando uno quiere desconectarse, pero eso será muy difícil porque a cualquier lado que vamos habrá internet y será cada vez más difícil salirnos de las redes sociales.

Veo que una inquietud se está gestando, incluso entre los más jóvenes. Es una burbuja que se está gestando.

Ahora ve
La justicia internacional condena a cadena perpetua al exgeneral Ratko Mladic
No te pierdas
×