La ‘misión imposible’ del CEO de Nokia

Stephen Elop tiene el cometido de competir y quitarle mercado móvil a Google y Apple; la otrora líder en el mercado se encomienda a su alianza con Windows para recuperarse.
elop  (Foto: AP)
Michal Lev-Ram

El director ejecutivo de Nokia, Stephen Elop, es un hombre con una misión. Pese a la difícil semana que atravesó la compañía finlandesa (el martes alertó a los inversores de una caída en sus ganancias, lo que a su vez golpeó el valor de sus acciones), el recién estrenado CEO presume de un plan para cambiar el rumbo de la compañía. En el marco de la conferencia Uplinq de Qualcomm, celebrada el jueves en San Diego, Elop dijo que había espacio para un tercer ecosistema que compitiera con Apple y Google. Sin embargo, los ambiciosos planes del directivo para ofrecer una alternativa viable a los populares dispositivos iPhone y Android podrían quedarse en sólo eso, meros planes. ¿Por qué? La actual trayectoria de la compañía -que lanzará este año su teléfono NokSoft- es demasiado breve, y demasiado tardía. Ninguna innovación futura fruto de la colaboración de Nokia con Microsoft será capaz de compensar ese rezago.

"Lo que ha ocurrido en el último par de años es que hemos transitado de la batalla de los dispositivos a la guerra de los ecosistemas", dijo Elop ante una audiencia de desarrolladores móviles. Esa afirmación recoge lo dicho por la publicación Bloomberg Businessweek, que dedicó un amplio artículo a Elop pintándolo como un líder que tiene la misión de reconstruir la compañía y llevarla al estatus que una vez tuvo, como líder de la industria de la telefonía celular. Una labor equiparable a restaurar el lugar que ocupó hace varias décadas General Motors, una empresa que llegó a dominar el sector y luego se desplomó hasta estrellarse con la bancarrota.

Bien, volviendo a la guerra de los ecosistemas, ésta comenzó en 2007, cuando Apple lanzó el iPhone. Mientras Google contraatacaba con el hoy exitoso Android, Nokia perdió tiempo remendando Meego, una plataforma móvil en la que colaboraba Intel. Fue hasta febrero de este año que el fabricante finlandés de teléfonos celulares decidió sumar fuerzas con Windows Phone de Microsoft. Y tomará varios meses más hasta ver los frutos de esa sociedad.

Entre tanto, cientos de miles de desarrolladores se han subido al tren Android. Incluso el mismo Elop admite que Google, más que otros fabricantes como HTC o Samsung, es su mayor competencia. Nokia, claro está, consideró asociarse con Android antes de elegir a Windows Phone como compañero. Pero Elop comentó el jueves que la decisión final de Nokia se basó en que "no hubiéramos podido diferenciarnos lo suficiente" de la plataforma Android.

¿Conseguirá Nokia, a través de Windows Phone, el nivel de diferenciación que necesita para quitarle mercado a Apple y a Google? Es dudoso, aunque no lo sabremos a ciencia cierta hasta el año 2013, cuando sean lanzados más dispositivos NokSoft. Para ese entonces, se prevé que Android será casi omnipresente, lo que le hará las cosas más difíciles a Nokia.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Ni siquiera Windows Phone 8, la nueva versión del sistema operativo móvil de Microsoft, podrá resolver los problemas de Nokia. El miércoles Microsoft ofreció un vistazo del mejorado sistema, una nueva interfaz táctil que funcionará en cualquier dispositivo y podría ayudar a Nokia a desarrollar algunas tablets innovadoras. Pero eso no remediará la principal dificultad que enfrentan ambas empresas: haber llegado demasiado tarde al juego.

Elop, como apunta Bloomberg Businessweek, es un hombre con una misión, pero una que nos parece imposible.

Ahora ve
Cinco razones por las que las vacaciones de Trump preocupan a sus asesores
No te pierdas
×