Corte Suprema de EU anula ley que prohibía venta de videojuegos violentos

La Suprema Corte de Estados Unidos decidió que la ley de California no entrará en vigor; el fallo es una victoria para los fabricantes
juego Reckoning, Kingdoms of Amalur
videojuego  juego Reckoning, Kingdoms of Amalur  (Foto: )
  • A+A-
(CNN) -

La Corte Suprema de Estados Unidos anuló una ley del estado de California que prohibía la venta de videojuegos "violentos" a niños, en un caso que enfrenta los derechos de libertad de expresión con la protección al consumidor.

La votación 7 a 2 de la Corte Suprema representa una victoria para los fabricantes de videojuegos, quienes aseguran que la prohibición –que aún no entraba en vigor– iba demasiado lejos. Sostienen que el actual sistema nacional voluntario de clasificación de videojuegos de la industria permite a los padres de familia juzgar apropiadamente el contenido de sus productos.

El Estado sostiene que su obligación legal es proteger a los niños de imágenes interactivas gráficas cuando la industria no lo hace.

“Como una manera de ayudar a los padres preocupados (la ley) es exageradamente inclusiva, porque incluye los derechos de la Primera Enmienda de los jóvenes cuyos padres (y tíos y tías) piensan que los videojuegos violentos son un pasatiempo inofensivo”, escribió el juez de la Corte, Antonin Scalia.

En contra, el juez Stephen Breyer enmarca la ley de forma diferente. “La Primera Enmienda no evita que el gobierno ayude a los padres a tomar una decisión de que sus hijos no compren videojuegos interactivos extremadamente violentos”, escribió.

Sigue en discusión hasta qué punto puede aplicar a los menores de edad las garantías constitucionales de libre expresión y el debido proceso. Los críticos de las restricciones en el contenido dicen que el gobierno participaría en efecto en el negocio de la censura utilizando “estándares de la comunidad” para evaluar el contenido artístico y comercial.

El año pasado, un tribunal de apelación federal en San Francisco rechazó la ley antes de que entrara en efecto, después de que el entonces gobernador, Arnold Schwarzenegger, la firmó en 2005. El funcionario aplaudió la decisión del alto tribunal para intervenir.

“Tenemos una responsabilidad con nuestros hijos y nuestras comunidades para protegerlos de los efectos de los videojuegos que contienen acción ultraviolenta, al igual que hacemos con las películas”, dijo el gobernador, quien como actor se hizo famoso interpretando personajes en escenas de violencia similar en filmes como Terminator.

La legislación fue diseñada para fortalecer al actual sistema de clasificación controlado por la industria, y habría supuesto una prohibición total para la venta o renta de videojuegos considerados excesivamente “violentos” a los menores de 18 años. California definió ese tipo de juegos interactivos como aquéllos donde el jugador tiene la opción de “asesinar, mutilar, desmembrar o abusar sexualmente de una imagen de un ser humano” de manera ofensiva. También definió esos juegos como aquéllos que son atractivos para un interés de tipo morboso o desviado de los niños y son claramente ofensivos para los estándares existentes de la comunidad”.

Los minoristas habrían enfrentado multas por hasta 1,000 dólares al violar la ley, misma que requería a los fabricantes de videojuegos y tiendas colocar una etiqueta con un “18” en videojuegos excesivamente violentos.

Scalia señaló que el tribunal nunca ha permitido una regulación del gobierno al acceso de menores “a cualquier forma de entretenimiento excepto por razones de obscenidad”.

Dijo que la ley de California era muy similar a varias propuestas en otras épocas, a las que llamó intentos fallidos. Citó películas, cómics, programas de televisión, letras de canciones, incluso los cuentos de los hermanos Grimm y Blanca Nieves, por su contenido violento.

Pero el juez de la Corte Suprema, Samuel Alito, y el presidente de este tribunal superior, John Roberts, a pesar de estar de acuerdo con que la ley de California iba demasiado lejos, sugirieron una nueva ley más adecuada que pueda pasar el escrutinio de la libertad de expresión.

“Debemos hacer un todo el esfuerzo para entender la nueva tecnología” presente en estos sofisticados videojuegos, dijo Alito.

Junto con Breyer, el juez Clarence Thomas también discrepó, diciendo que los requisitos de la ley para que los padres compren los juegos a sus hijos menores de edad eran razonables. “La libertad de expresión, como se entiende originalmente, no incluye el derecho a hablar a menores de edad sin pasar por sus padres o tutores”, dijo.

La industria del videojuego demandó en la Corte Federal y ganó una orden judicial para poner un alto a la aplicación de la ley hasta que los tribunales deliberaran las cuestiones constitucionales. El juego Postal 2 fue citado específicamente por el estado como un objeto para la propuesta de prohibición a menores. El fabricante, Running With Scissors, Inc., con sede en Arizona, lo clasifica como ‘M’, para una audiencia madura (mayor) con contenido gráfico de “sangre y gore”, “violencia intensa” y “temas sexuales”.

Otros juegos en la lista de los padres de familia son Full Spectrum Warrior y Call of Duty: Modern Warfare 2, donde los jugadores pueden ver a terroristas asesinando civiles en un aeropuerto.

La industria del videojuego, como parte de su apelación, envió distintos videojuegos de PlayStation para que los revisaran los jueces, incluyendo Medal of Honor y Resident Evil 4.

La industria cinematográfica tiene su propio sistema de clasificación, impuesto décadas atrás en respuesta a las quejas de que algunos filmes eran demasiado explícitos en lo que se escuchaba y se veía para todas las audiencias. La industria de los videojuegos sostiene que su sistema de clasificación sigue a grandes rasgos las mismas directrices autoimpuestas, y que las clasificaciones se etiquetan claramente en el empaque.

Durante décadas han existido quejas similares por la exposición a los niños de novelas baratas y cómics, además de la pornografía.

Los esfuerzos en por lo menos otros ocho estados para restringir el contenido de los videojuegos han sido rechazados por diversos tribunales. Los fabricantes de videojuegos tienen el apoyo de diversas organizaciones de entretenimiento, medios de comunicación y a favor de la libertad de expresión. Nueve estados también estuvieron de acuerdo y señalaron que la ley de California tiene buenas intenciones, pero obligaría la policía a convertirse en “críticos culturales” y “se distraería de su labor de vigilancia contra la violencia real”.

Pero otros 11 estados apoyan a California, diciendo que han tenido un poder tradicional de regulación al comercio destinado a proteger a los niños, incluyendo bienes como alcohol y cigarros.

La Corte Suprema en años recientes ha frustrado reiteradamente los intentos del Congreso para proteger a los niños del la pornografía en internet, diciendo que las legislaciones iban demasiado lejos al limitar a los adultos al contenido sexual legal, pero explícito.

Los jueces de la Suprema Corte esta primavera rechazaron una ley federal que limitaba la venta de videos gráficos de violencia contra animales.

El caso es Brown v. Entertainment  Merchants Assn. (08-1448).

Ahora ve