Creador del iPod ‘calienta’ el negocio

Tony Fadell lanzará el termostato Nest, su nuevo invento desarrollado junto con veteranos de Apple; el dispositivo, que ‘recuerda’ tus horarios y preferencias de temperatura, se venderá en noviembre.
termostato  (Foto: Cortesía Fortune)
Miguel Helft

La tecnología para regular la temperatura ¿revolucionará también? 

Tony Fadell ha desafiado a los escépticos anteriormente. Hace 10 años, cuando llegó al mercado un dispositivo que él concibió y ayudó a construir, la mayoría de los analistas se encogieron de hombros y dijeron que el nuevo juguete tecnológico sería ignorado por la gente. Esa predicción está entre las peores equivocaciones en la historia de las valoraciones de los analistas tecnológicos. El gadget de Fadell, bautizado como iPod, vendió más de 300 millones de unidades y, en el proceso, revolucionó la industria musical. 

Ahora ‘el padre del iPod' espera refutar otra vez a los escépticos. Luego de liderar un equipo que desarrolló el iPod y desempeñar un papel clave en el desarrollo del iPhone, Fadell abandonó en 2008 sus funciones ejecutivas en Apple. En los últimos dos años, ha trabajado intensa y discretamente en el desarrollo de un nuevo gadget electrónico. Como el iPod, el dispositivo se controla con un simple botón central. Y como el iPod, probablemente sea recibido con escepticismo. Pues, después de todo, se trata de un termostato. 

Sin embargo, si el iPod no fue un reproductor de música ordinario, el termostato construido por Nest Labs -la startup de Fadell- tampoco será un soso dispositivo que controla el calor y el aire acondicionado en millones de hogares estadounidenses. Para empezar, el dispositivo -que será presentado este martes y estará disponible a mediados de noviembre- tiene el diseño elegante y minimalista que Fadell aprendió mientras trabajaba para su anterior jefe, Steve Jobs. Y lo más importante, de la misma forma en que el iPhone llevó la inteligencia a los teléfonos celulares, Nest quiere llevar la inteligencia a los termostatos: el dispositivo se programa a sí mismo según las rutinas diarias del dueño y las temperaturas elegidas. Y constantemente se perfecciona, capta tus entradas y salidas para ajustarse a ellas, y automáticamente se apaga cuando no estás. 

Fadell dice que Nest fue cimentada sobre las ideas que aprendió en Apple, donde el iPhone no se concibió como un celular con funciones inteligentes, sino como una computadora que realizaba llamadas telefónicas. "Este no es un termostato equipado con funciones de comunicación. Es una computadora y una plataforma de comunicación con un poco de termostato", advirtió Fadell en una entrevista reciente. Y está diseñado para ayudar a que la gente ahorre en sus facturas eléctricas, agregó.

La idea de fundar Nest surgió de la frustración. Fadell estaba construyendo una casa de bajo consumo energético cerca del lago Tahoe. Cuando su contratista le mostró las opciones de termostatos, Fadell las rechazó. "Tiene que haber algo mejor", pensó. Aunque los termostatos gestionan alrededor del 50% de la energía que usa un hogar, no han cambiado en años. Millones de hogares aún están equipados con termostatos manuales. Los aparatos programables son difíciles de usar y requieren ajustes constantes. "Si quieres ahorrar un poco de energía, tienes que estar programándolo todo el tiempo", explica Fadell.

Con un equipo conformado por veteranos de Apple, General Magic, Sling Media y Web TV, y con el capital aportado por Kleiner Perkins Caufield & Byers, Google Ventures y otras firmas, Fadell emprendió el diseño y la producción del termostato Nest. El dispositivo, que se venderá directamente a los consumidores a través de tiendas de electrónicos, costará 249 dólares, está empacado elegantemente y es de fácil instalación. En la primera semana, hay que hacerle ajustes manuales, pero después, los algoritmos diseñados por los expertos en aprendizaje de máquinas (machine learning) determinarán la temperatura de forma automática. Esos algoritmos se perfeccionan cada vez que tú ajustas manualmente la temperatura. Los sensores monitorean constantemente la humedad y la temperatura, así como la luz ambiental y la actividad alrededor del dispositivo o en otros puntos de la casa. "Puede saber si hay alguien en casa. Se aprende tus horarios y tus preferencias de temperatura en el transcurso de una semana. Y se adapta continuamente con el paso del tiempo", señala Fadell. 

Ajustar el termostato Nest es sencillo: simplemente se gira el anillo externo. Al presionarlo se muestra un menú bastante intuitivo. También puede conectarse con tu red Wi-Fi doméstica, permitiéndote controlarlo de forma remota desde un teléfono o una tablet. Las aplicaciones móviles y para computadoras te permiten monitorear el consumo y el ahorro energético. Fadell cree que los ahorros en la facturación terminan por amortizar el costo del dispositivo en un año. 

Si bien el termostato está claramente dirigido a los primeros usuarios del iPhone, en opinión de Fadell, el mercado potencial es amplio. Hay cerca de 150 millones de termostatos en los hogares estadounidenses, y otros 100 millones en las pequeñas oficinas y empresas. Cada año se venden alrededor de 10 millones de unidades nuevas. "Equivalente a las bicicletas que se venden en Estados Unidos en el mismo periodo", señala.  

Tal vez tenga razón. Pero las bicicletas son juguetes que la gente adora y muchas personas pagan buen dinero por ellas para poderlas presumir. ¿Pero los termostatos? No entran en esa categoría, lo que supone una desventaja para el futuro de Nest. 

No obstante, el CEO de Nest planea ampliar su compañía más allá de los termostatos. Como lo sugiere el propio nombre de la empresa ("Nido" o "madriguera" en español), Nest continuará enfocándose en productos domésticos. "Es nuestro primer producto. Ambicionamos más. Hay una falta de innovación en el hogar y podemos aplicar nuestras capacidades para el diseño en otras cosas además de los termostatos", dice.

 

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×