Steve Jobs y la parábola de las piedras

La entrevista ‘perdida’ al líder de Apple da claves sobre la forma en que trabajaba sus productos; hubo todo un proceso para crear la Mac y usó una parábola para explicarlo.
steve jobs  (Foto: Cortesía Fortune)
Philip Elmer-DeWitt

Esta es una historia, sólo una historia, de la "entrevista perdida" a Steve Jobs de 1995 que llega a los cines la próxima semana. Steve Jobs realmente encendió su carisma para Robert X. Cringely en la recién descubierta entrevista de 70 minutos para el especial de 1996 de la PBS "El triunfo de los nerds", que está siendo preparada sin edición para su estreno en los cines.

Mi parte favorita es cuando Jobs responde a la pregunta ¿Qué es importante para ti en el desarrollo de un producto?" con una referencia a la Apple de John Sculley y una parábola sobre una lata con piedras

"Una de las cosas que más daño hizo a Apple cuando me fui, fue que John Sculley tenía una seria enfermedad. Era la enfermedad de pensar que una gran idea es 90% del trabajo. Pensar que sólo le dices a otras personas ‘aquí está la gran idea', entonces todos pueden irse y hacerla realidad.

El problema con eso es que hay mucho trabajo entre una gran idea y un gran producto. Y mientras haces evolucionar esa gran idea, ésta cambia y crece. Nunca termina como comenzó porque aprendes mucho más mientras te vas involucrando en ella. Y ahí encuentras muchísimos otros objetivos que debes tomar. Hay ciertas cosas que no puedes obligar a que hagan los electrones. Hay ciertas cosas que el plástico no puede hacer, o el cristal, o las fábricas, o los robots.

Diseñar un producto es mantener 5,000 cosas en tu cerebro y acomodarlas en nuevas y distintas formas para llegar a lo que quieres. Y cada día descubres algo nuevo: un problema o una nueva oportunidad para acomodarlas juntas de una forma un poco distinta.

Ese es el proceso que conforma la magia.

Y así, tuvimos muchas grandes ideas cuando comenzamos (la Mac). Pero siempre sentí que un grupo de personas haciendo algo en lo que realmente creen es como cuando era niño, y había un hombre viudo que vivía en la calle donde yo vivía. Tenía alrededor de ochenta años y daba miedo verlo. Pude conocerlo un poco. Creo que me pudo haber pagado por cortar su césped o algo así.

Un día me dijo ‘ven a mi garage, quiero mostrarte algo'. Sacó su vieja y empolvada pulidora de rocas. Era un motor con una lata de café y una pequeña banda entre ellas. Me dijo ‘ven conmigo', fuimos por atrás y sacamos algunas rocas. Piedras feas, comunes y corrientes. Las pusimos en la lata con un poco de líquido, cerramos la lata y encendió el motor. Me dijo ‘ven mañana'.

Fui al siguiente día y abrimos la lata. Sacamos unas rocas pulidas bellísimas. Las mismas piedras comunes que habían entrado, se frotaron unas contra las otras, creando fricción, y un poco de ruido y salieron estas hermosas rocas pulidas.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Eso siempre ha estado en mi mente cuando pienso en un equipo trabajando muy duro en algo sobre lo que están apasionados. Es a través del equipo, a través de un grupo de gente extraordinariamente talentosa, chocando unos con otros, con argumentos, con peleas en ocasiones, con ruido y trabajando, como se pulen unos a otros y pulen sus ideas, y lo que sale son rocas hermosas".

El filme será mostrado en 19 ciudades de Estados Unidos el 16 y 17 de noviembre.

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×