El nuevo niño genio del Internet

A sus 16 años, Nick D’Aloisio ya es CEO de la empresa Summly, creadora de una ‘app’ para iPhones; el servicio, descargado por 100,000 personas, condensa páginas web y artículos en breves resúmenes.
compu internet  (Foto: Jupiter Images)
Om Malik

Reuniones, viajes, asistir a la conferencia Le Web y los discursos de innumerables startups me han dejado exhausto. Apenas he dormido en casi una semana, estoy cansado e irritable, necesito un estimulante. Y un café expreso no es suficiente. Lo que necesito es una conversación que agudice mis sentidos adormecidos por la repetición de ideas y la poca ambición.

Y justo a tiempo, llega Nick D'Aloisio -fundador y por ahora director ejecutivo de la empresa londinense Summly (puedes descargar su aplicación aquí). En teoría, es otra startup con otra aplicación para el iPhone. Summly básicamente analiza el contenido de una página web y crea un breve resumen de esa página, luego lo formatea agradablemente para la pantalla del iPhone. 

La herramienta resuelve un problema que muchos otros están intentando solucionar: cómo encontrarle sentido a una Internet sobrepasada por una 'diarrea' de palabras producidas con maquilas y técnicas de SEO.  Encontrarle sentido a los resultados de búsquedas de Google es casi como jugar a la ruleta rusa.  Pese a que la red ha progresado a velocidades alucinantes, la tarea de encontrar información vive un retroceso.

D'Aloisio es un chico de 16 años de Wimbledon, Inglaterra, que suelta términos como "heurística" y "procesamiento de lenguaje natural". Luego de pasar un rato con los amigos, vuelve a casa para leer ensayos sobre el aprendizaje de máquinas. Estamos sentados en el vestíbulo del Motel One, localizado a unos pasos de la  estación principal de trenes de Berlín. El clima afuera es terrible, frío, gris y húmedo. D'Aloisio, quien se despertó a las 04:00, se balancea con energía y está ocupado contándome su historia y sus sueños. Mientras más lo escucho, más me siento arrastrado por su entusiasmo.

En mi vida he conocido a muchas personas inteligentes - Jeff Bezos, Andy Bechtolsheim, Larry Page, Andy Grove, Sergey Brin, Vinod Khosla y Bret Taylor. D'Aloisio pertenece a ese grupo, estoy convencido. No porque haya fundado una compañía que será el próximo-gran-suceso (¿quién puede predecir qué será exitoso?), sino porque es un multiespecialista, un polímata autodidacta, experto en aprender de lo que lee, lo que escucha y lo que observa. Es un viejo tecnólogo que nació siendo así. 

Nick y el tiempo

Permítanme compartir con ustedes su historia. El padre de Nick es un agente de inversiones, y su madre es abogada. Creció en Perth, Australia, donde se enamoró del rugby y del cricket. Los cielos nocturnos, despejados e inmensos, lo indujeron a la astronomía, y pronto aprendía todo sobre las estrellas, las galaxias y los hoyos negros. Ni siquiera había cumplido los cinco años. A los siete, su familia se mudó a Londres. Un año después, comenzó a 'dar lata' para que sus padres le compraran una MacBook Pro.

¿La razón? Quería aprender a replicar los videos que veía en la televisión. Se familiarizó con iMovie, Final Cut Pro y algunos programas Autodesk. Claro, no pudo recrear los comerciales de la 'tele', pero comenzó a acercarse. En 2007, recibió un iPhone y un año después, cuando fue lanzada la App Store, empezó a aprender cómo desarrollar software con el iOS SDK.

Pocos meses más tarde creó una aplicación, SoundStumble -una ‘app' de música que te permitía saber lo que escuchaba la gente cercana a tu posición geográfica. Animado por esa aplicación, desarrolló Facemood, una ‘app' que examinaba la línea de tiempo de tus amigos en Facebook y resumía en qué humor se encontraban. Después siguió TrimIt, una aplicación para iOS que fue descargada y usada por 100,000 personas. ¿El motivo para desarrollar esa aplicación? La sobrecarga de información.

"Hace siete meses entré a Twitter y recibía un montón de URLs, pero usando un teléfono con una red lenta, tomaba 15 segundos cargar una página y no podía visualizar el contenido por adelantado", recuerda. Era frustrante. La situación en Google es incluso peor. "No tengo el tiempo suficiente para dar click y salir de cada artículo e historia que hay en la web", dice. Lo que quería era encontrar la forma de echar un primer vistazo al contenido antes de decidir si quería leerlo completamente. 

El sentimiento es todo 

D'Aloisio confiesa que está obsesionado con el análisis de emociones, y cada aplicación es un paso en su obsesión por analizar semánticamente una larga serie de datos. Lee material sobre el procesamiento de lenguaje natural y el aprendizaje de máquinas a fin de asimilar las mejores técnicas y lecciones de los maestros. Usa el recurso iTunes University, y lo que no sabe, lo pregunta. No es tímido, les ha enviado emails a los expertos, sin revelarles su edad o sus antecedentes.

El éxito de TrimIt no pasó desapercibido. Algunas menciones en la prensa atrajeron la atención de Solina Chao, una inversionista clave en Horizons, el vehículo de inversión de capital riesgo de Li Ka-Shing, el multimillonario chino propietario de 3 Group. Sus inversiones previas incluyen a Skype, Facebook y Spotify. Ella convenció a Nick y a sus padres de que era el momento de avanzar y convertir a TrimIt en una compañía. Desde luego, Horizons realizó la inversión semilla de lo que ahora se conoce como Summly, un servicio que condensa páginas web y artículos de prensa en breves resúmenes. 

Summly usa un algoritmo para abreviar textos que ha sido entrenado con páginas de muestra recogidas de toda la web, y se autocapacita para usar métricas optimizadas cuando realiza el resumen de un texto. El servicio usa una detección ontológica para que "el algoritmo detecte el tipo de página que has ingresado a Summly, por ejemplo, un artículo tecnológico, y aplica en consecuencia nuestra métrica adecuada para resumir artículos tecnológicos". La evaluación preliminar del algoritmo muestra que superó a otros abreviadores de textos en un 40%, presume D'Aloisio. Y se supone que funciona en diferentes idiomas. 

No puedo decir si lo que afirma es cierto. Como estoy de viaje, no he tenido tiempo para comprobarlo. Todo lo que sé es que la primera versión de la ‘app' funciona muy bien. Me permite obtener resúmenes de artículos de publicaciones como The Guardian. Recibo síntesis de notas de prensa vía News APIs de Google y Bing. Las etiquetas inteligentes me permiten descubrir más información. Perece funcionar bien.

"Es el momento apropiado para que nosotros abordemos este producto", dice. Nick indica que incluso Google sabe que hay trabajo pendiente; el buscador lanzó Google Previews, pero no es la solución ideal. En opinión del adolescente, nuestro comportamiento en Internet centrado en el ‘click' pronto será cosa del pasado. Ya se trate de videos, textos o fotos, habrá mucha más automatización en la forma en que la información se nos presenta, señala, agregando que es un camino que apenas comienza. "Pienso en la inteligencia artificial aplicada a la vida diaria", añade.

Lo mejor está por venir

Caminamos rumbo a la estación de ferrocarril, buscando algo para comer. Continuamos hablando sobre su vida "tecnológica" y cómo la reconcilia con su otra vida, la de estudiante y adolescente. "Me gusta la escuela y estar con mis amigos, tengo que esforzarme en la escuela", explica. Está aprendiendo ruso, mandarín y un puñado de otros idiomas. Me advierte, "es el proyecto lo que me ha traído aquí, no el que sea un niño". No quiere ser visto como un niño con una aplicación. Es una aplicación que, resulta, tiene detrás a un niño. 

Cuando le pregunto si conseguirá a un CEO para que lo ayude, D'Aloisio dice que sí, con el tiempo. Por ahora, quiere enfocarse en su pequeña compañía. Señala que la mayoría de los fundadores tienen una visión del producto, y pueden verla, y cuando esa visión no fructifica, causa irritación. Esa es una de las razones de su obsesión por controlar cada aspecto del producto. "Quiero asegurarme de que sea mi visión auténtica", enfatiza.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Así, desde el diseño al código, D'Aloisio está obsesionado en controlar el producto, como lo hacía uno de sus ídolos, Steve Jobs, cuya biografía está leyendo. Hablamos sobre Jobs, la tipografía, la importancia del diseño y la experiencia del usuario. Hablamos sobre cricket y lo malo que es el actual equipo australiano. Después de un rato, nos dijimos adiós. Como comentario de despedida, le dije a Nick que tal vez ésta no sería la última compañía que fundara, pues su búsqueda por encontrarle sentido a los datos es todavía un viaje incompleto. Sonrió y me dijo, "lo sé". 

Me arriesgaré a hacer una conjetura: el mundo y todos los que creemos en la tecnología escucharemos sobre las proezas de este joven por mucho tiempo.   

Ahora ve
Con esta tecnología, la NASA analiza el impacto de los incendios en California
No te pierdas
×