SOPA: el debate entre la libertad de expresión y los derechos de creadores

El debate por el polémico proyecto de ley contra la piratería presiona la espera de la decisión en el Congreso de Estados Unidos
propiedad intelectual
pirateria piracy online descarga download pirata  propiedad intelectual
Autor: Doug Gross
(Reuters) -

¿Qué tienen en común Mafalda, Google, Twitter y Facebook? Todos están en contra de la SOPA (la Stop Online Piracy Act), una propuesta de ley que busca endurecer la protección a los derechos de autor en internet.

Este sábado, el gobierno de Barack Obama indicó que no apoyará esta iniciativa de ley y este lunes Jimmy Wales, cofundador de Wikipedia, confirmó que las páginas de esta enciclopedia escritas en inglés se apagarán este miércoles en protesta por SOPA. Algunos críticos dicen que el esfuerzo por acabar con la piratería en línea podría crear una amenaza sin precedentes para la libertad de expresión en internet.

En contraste, el magnate Rupert Murdoch criticó a Obama y a Google por su postura en contra de esta iniciativa.

El proyecto de ley SOPA, junto con una propuesta de ley relacionada en el Senado estadounidense, se convirtió en un punto de coincidencia para los defensores de la libertad en la red en un debate en el que enfrentan Hollywood y otros intereses empresariales en contra de algunos de los gigantes más importantes del mundo de la tecnología.

Recientemente resurgió el interés cuando uno de los opositores del proyecto de ley sugirió que los pesos pesados digitales como Google, Facebook, Amazon y Twitter consideraron una “opción nuclear” —cerrar temporalmente sus servicios en señal de protesta— para crear conciencia sobre la propuesta de ley que está en espera hasta que los legisladores estadounidenses regresen de vacaciones a finales de este mes.

Cuando los contactó CNN, ninguna de las compañías confirmó que se hubiera considerado esta acción tan drástica. El defensor (de libertad en internet) cuyos comentarios alimentaron la especulación parecía querer alejarse de sus comentarios de que era posible un apagón en la red.

“Internet y las empresas de tecnología continuarán educando a los políticos y a otras personas interesadas en los problemas con la (legislación)", dijo en un comunicado Markham Erickson, director de la asociación de comercio en la red NetCoalition. “Un 'apagón de internet' obviamente sería (una medida) drástica y sin precedente”.

Parte de la urgencia proviene del temor de los interesados de que la legislación, que tiene críticos y defensores en los ambos bandos del espectro político estadounidense, vaya a moverse rápidamente una vez que el Congreso de ese país reanude labores.

El líder de la mayoría en el Senado de EU, Harry Reid, del Partido Demócrata, anunció que tiene planes para impulsar el proyecto de ley que acompañe al de la Cámara, la ley Protect IP, tan pronto como regresen el 23 de enero. El senador Ron Wyden, de Oregon, también demócrata, y otros senadores, se comprometieron a obstruir (el proyecto de ley), una acción que prevendría que los líderes votaran hasta el siguiente día.

“Esperamos que el Senado cancele la votación prevista para PIPA (el proyecto de ley Protect IP), para que podamos volver a trabajar con los miembros sobre la manera de abordar la inquietudes planteadas por la Motion Picture Association of America (la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos) y otros sin poner en peligro la seguridad de nuestra nación o futuras innovaciones y puestos de trabajo”, dijo Erickson.

El futuro de SOPA es un poco menos claro. El mes pasado se consideró en el comité de la Cámara, y la ola de protestas y las propuestas de enmiendas de los miembros (de la Cámara) llevaron a que el presidente del comité aplazara la discusión.

Obtendrían ingerencia en la web de otros países

Los dos proyectos de ley tienen la intención de ayudar a frenar a sitios web extranjeros que publican ilegalmente, y algunas veces venden, propiedad intelectual de Estados Unidos. Las agencias policiacas federales de Estados Unidos estarían facultadas para cerrar esos sitios y cortar la publicidad y los pagos en línea.

Los partidarios (del proyecto de ley) dicen que los empleos en Estados Unidos están en juego. Cada pieza de contenido gratuito que se toma para venderse o regalarse en línea les quita dinero a las compañías discográficas, a los productores de películas y a otros creadores de contenido y a sus millones de empleados.

Las empresas farmacéuticas, las ligas deportivas y los fabricantes de videojuegos también expresaron su apoyo.

“Especialmente en este momento de recuperación económica, no podemos quedarnos parados y ver cómo las empresas estadounidenses y los empleos que generan son desangradas por delincuentes extranjeros que se aprovechan de un enorme vacío en nuestra capacidad para hacer cumplir la ley”, escribió Steve Tepp, quien trabaja con temas de falsificación y piratería en la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

“Estas empresas ilícitas no se toleran en el comercio tradicional, entonces ¿por qué permitir que florezcan sin control en línea?”, agregó.

La alianza de derechos de autor de Estados Unidos que apoya la legislación cita un informe de la Cámara Comercio Internacional en donde se dice que la piratería y la falsificación tienen un costo para los negocios de 775,000 millones de dólares al año y pone en riesgo 2.5 millones de empleos en todo el mundo.

Algunas de las enmiendas propuestas en el Congreso asegurarían que se aplique el proyecto de ley sólo en sitios con sede en el extranjero. Pero con las múltiples versiones que circulan en el Capitolio, y una legislatura propensa a correcciones de último minuto, los críticos temen que el impacto pueda ser escalofriante.

En defensa de la libertad de la red

Sergey Brin, cofundador de Google, expresó abiertamente su oposición a los esfuerzos.

Los proyectos de ley “le dan al Gobierno de Estados Unidos y a los titulares de los derechos de autor poderes extraordinarios como la capacidad de apropiarse del DNS (el sistema de nombres de internet) y censurar los resultados de búsqueda (y esto incluso sin un verdadero juicio en la corte)”, escribió Brin el mes pasado en su página de Google+ mientras el Congreso examinaba las medidas.

“Si bien apoyo el objetivo de reducir la infracción de derechos de autor (los cuales no creo que estas propuestas de ley puedan lograr), me sorprende que nuestros legisladores puedan contemplar tales medidas que nos pondrían al mismo nivel que las naciones más opresivas del mundo”, agregó.

La lista de empresas que firmaron el comunicado de NetCoalition en donde se condena a SOPA se lee como un quién es quién en internet: Yahoo, Zynga, Twitter, eBay, Foursquare, AOL, Mozilla, Etsy y LinkedIn son sólo algunos de los nombres.

Además de poner en riesgo a sitios existentes, los críticos dicen que las propuestas de ley contra la piratería podrían afectar la innovación y hacer menos probable que los inversionistas arriesguen dinero para iniciar sitios que podrían ser cerrados si se ejecuta la ley.

Los críticos en su mayoría están de acuerdo que se necesita hacer algo para combatir la piratería en línea. Muchos, entre ellos Google y Facebook, apoyan una propuesta más limitada de Wyden y el representante republicano Darrell Issa, que se llama OPEN Act, con la que dicen combatirían la piratería digital sin dar licencia para cerrar sitios legítimos.

“Aniquilar a internet no es una manera para avanzar de Estados Unidos”, dice Issa, cuando introdujeron el plan el mes pasado. “La OPEN Act faculta a los dueños de propiedad intelectual para enfocarse en infractores extranjeros mientras protegen los derechos de empresarios y usuarios legítimos de internet”.

Como sucede en internet, las pasiones se intensificaron mientras los opositores intentan movilizarse.

GoDaddy, la empresa de registro y alojamiento en la red atrajo ataques en internet debido a su apoyo al proyecto de ley. Reddit y otros sitios lanzaron un esfuerzo masivo para convencer a la gente para mudar sus sitios a otros servidores. Eventualmente, GoDaddy anunció que reconsideró su posición.

Como respuesta a una publicación en el blog de tecnología CNET, en donde el autor llama “malvada” a la industria cinematográfica y dice que “Hollywood quiere que muera internet”, el presidente de la Recording Industry Association of America (Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos), Cary Sherman, llamó a un debate más tranquilo mientras atacaba a uno de los nombres más importantes de la industria de la tecnología.

“A veces es irónico que nos culpen por proteger nuestros derechos. Sin embargo, las empresas de tecnología como Apple se encuentran entre los defensores más litigiosos por sus derechos de patente de propiedad intelectual”, escribió Sherman en una columna de respuesta. “Sospecho que, independientemente de lo que hagamos, algunos críticos (…) nos atacarán”.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

“Pero sin duda hay un lugar para una plática razonada, para el discurso racional, para esfuerzos genuinos para entendernos uno al otro”.

Nota del editor: Con información de CNNMéxico. Time Warner, empresa matriz de CNN y CNNMéxico, está a favor de esta legislación.

Ahora ve
En su primera cumbre de la OTAN, Trump pide a los miembros pagar por su defensa
No te pierdas
×