Google, ¿cerca de ser un monopolio?

Expertos alertan que la nueva función de búsqueda de la firma podría infringir las normativas de EU; la herramienta incluye información de perfiles de Google+ y excluye a Facebook y Twitter.
google  (Foto: AP)
David Goldman
NUEVA YORK (CNNMoney) -

No hay nada ilegal en ser una empresa grande, tan grande que domina el mercado. Pero cuando Google desveló su nueva función Search Plus Your World la semana pasada, algunos expertos antimonopolio creen que el buscador cruzó la línea. Con su nueva función, Google corre el peligro de abusar de la posición dominante que tiene en el mercado de las búsquedas para ahogar a la competencia. Y eso podría contravenir la ley.

"Google corre un riesgo muy alto de ser encontrada culpable de violar las leyes en materia de competencia y antimonopolio", dice Ted Henneberry, socio del bufete de abogados Orrick Herrington & Sutcliffe. "La problemática surgida del nuevo anuncio de Google es que potencialmente puede aumentar su dominio y el trato discriminatorio que da a sus rivales".

Search Plus Your World personaliza los resultados de búsqueda de cada usuario individual al integrarlos con la red social Google+. Los resultados de búsqueda ahora incluyen información social, como perfiles y ‘posts' o entradas de Google+. Quedan excluidas de la función las redes sociales rivales, como Twitter y Facebook, o cualquier otro servicio web.

Google, por su parte, insiste en que sus usuarios se benefician de Search Plus Your World, y que la compañía no tiene la obligación legal de promover los servicios de la competencia. "Las leyes están diseñadas para ayudar a que los consumidores se beneficien de la innovación, no para ayudar a los competidores", expresó Adam Kovacevich, un portavoz de la compañía.

Por lo general, eso es cierto. La ley antimonopolio no estipula que las compañías deban volcarse para ayudar a sus rivales. Incluso un monopolio tiene el derecho de desarrollar nuevas funciones y características, y la práctica de integrar productos no es en sí misma ilegal.

Sin embargo, los expertos jurídicos indican que las compañías en posición dominante -como Google- están obligadas a hacer lo posible por asegurar a los competidores una competencia leal.

"Como norma, una compañía puede favorecer sus propios productos por encima de los de otro, pero existen límites a esa regla general cuando una compañía es un monopolio", explica Sam Miller, socio del bufete jurídico Sidley Austin y quien fungiera como principal fiscal en uno de los primeros casos antimonopolio en Estados Unidos contra Microsoft.

¿Es Google un monopolio? Controlando dos tercios del mercado estadounidense de las búsquedas (según estimaciones de comScore), legalmente entra en esa categoría, aseguran los expertos.

"La cuota de mercado te indica si una compañía tiene o no un poder monopólico, y dominar un 65% o más es un buen indicador. Ese nivel le da a la compañía la capacidad de mantener los precios por encima de los niveles competitivos", advierte Miller.

En una audiencia convocada en septiembre por una comisión antimonopolio del Senado estadounidense, el presidente de Google, Eric Schmidt, admitió que la cuota de mercado de Google está "dentro de la zona" que puede considerarse de monopolio, si bien dijo que él prefería "dejar a los jueces decidirlo".

Si Google fuera considerada una empresa dominante, eliminar a Facebook y a Twitter de su nuevo servicio de búsquedas podría ser visto como una acción anticompetitiva e ilegal.

Pero Google arguye que existen restricciones técnicas que limitan su capacidad para incluir el contenido de sus competidores en los resultados de Search Plus Your World. La compañía afirma que Facebook y Twitter, por ejemplo, no permiten que Google se desplace por sus sitios buscando información.

Google en cierto momento se asoció son Twitter y mostraba ‘tweets' en tiempo real en sus resultados de búsqueda. Esa alianza terminó en julio pasado, cuando el contrato de Google con Twitter expiró. El contenido de Facebook, entre tanto, sólo puede ser consultado exclusivamente a través del buscador Bing de Microsoft.

Kovacevich, portavoz de Google, dijo que la compañía busca "incluir en el futuro otros tipos de contenido adicionales en Search Plus Your World". Pero los expertos antimonopolio dicen que eso es irrelevante. Al vincular las búsquedas con la información de Google+, Google está emplazando a que las compañías se registren en Google+ a fin de ubicarse entre los primeros puestos de los resultados de búsqueda. Facebook y Twitter están excluidas de ese proceso.

Bloquear a la competencia es una de las violaciones potenciales investigadas actualmente por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos en su indagatoria sobre Google. La compañía fue investigada por motivos antimonopolio por primera vez en junio.

"A las autoridades antimonopolio les preocupa cuando el éxito de una compañía se logra o se mantiene eliminando a los rivales", comenta Jeff Schmidt, abogado del bufete Linklaters. Schmidt fue director de la Oficina de Competencia de la Comisión Federal de Comercio, y hasta que dejó el puesto en 2008 él dirigió la supervisión que ejercía la entidad reguladora sobre Google.

Cuando el tema de la competencia emerge, Google suele afirmar que existe mucha competencia en Internet. En palabras del rey de los buscadores, los rivales "están a un click de distancia". Según Kovacevich, "creemos que nuestras mejoras en la búsqueda beneficiarán a los consumidores al destacar mejor el contenido social. Lo estupendo de la apertura de Internet es que si a los usuarios no les gusta nuestro servicio, fácilmente pueden cambiarse a otro sitio".

Con todo, algunos legistas consideran que las cosas no son tan simples. "Las teorías antimonopolio presentadas en el litigio contra Microsoft están destinadas a complicarle el camino a Google, al menos en el corto plazo", prevé Keith Hylton, profesor de la materia en la escuela de Derecho de la Universidad de Boston.

Google también podría verse en dificultades a la hora de probar que su nuevo servicio es, en efecto, beneficioso para los usuarios. Hasta ahora, las reacciones han sido más bien tibias.

"Si en verdad es en el mejor interés del consumidor, no perjudica a la competencia. Pero añadir todo ese contenido a su página de búsquedas no es necesariamente provechoso. Si desconfiamos de los motivos de Google, comenzaremos a preguntarnos por qué hicieron lo que hicieron", plantea Eric Goldman, director del High Tech Law Institute en la escuela de Derecho de Santa Clara.

Ahora ve
Emmanuel Macron pone en marcha su plan “Make our planet great again”
No te pierdas
×