¿Cómo afecta a Apple la demanda de EU?

Los contratos de la compañía con las editoriales para vender libros electrónicos están en riesgo; la firma de la manzana podría argumentar que su modelo benefició la competencia.
iPad  (Foto: CNN)
Philip Elmer-DeWitt

Con la demanda a Apple por parte de las autoridades estadounidenses, lo que está en juego es el convenio que hizo Steve Jobs en 2010 para obtener ‘e-books' para la iPad, un acuerdo que describió el biógrafo Walter Isaacson de la siguiente manera:

"Les dijimos a las editoriales, ‘Lo haremos bajo el modelo de agencia, donde ustedes fijan el precio, y nosotros nos quedamos con el 30%, y sí, el cliente paga un poco más, pero eso es lo que ustedes quieren de todos modos. Entonces fueron con Amazon y le dijeron: ‘Tú firmarás un contrato de agencia o no vamos a darte los libros.'"

Jobs también insistió en que las editoriales firmaran una "cláusula de nación más favorecida" que estipulaba que no podían vender sus libros a un precio más barato a Amazon o a cualquier otro rival del sector de libros electrónicos.

No es difícil ver por qué esta disposición atrajo las críticas de las divisiones antimonopolio en ambos lados del Atlántico.

El acuerdo extrajudicial que el Departamento de Justicia ha propuesto -y que según la prensa tres editores ya han aceptado- acarrearía dos cosas, de acuerdo con el Wall Street Journal:

1. Anularía los contratos que las editoriales firmaron con Apple

2. Eliminaría la cláusula de nación más favorecida e impondría un "periodo de reflexión" antes de que las editoriales pudieran firmar otro acuerdo.

Según el Wall Street Journal, el Gobierno ha argumentado que dicho periodo de espera permitiría a las editoriales y a los libreros reanudar una relación de uno a uno, "libre de toda sospecha de colusión."

La duración de este periodo de reflexión, se informa, es uno de los puntos conflictivos para Apple, y es fácil ver por qué: Un prolongado periodo de reflexión -en el que Amazon retome la venta de libros electrónicos más vendidos por 9.99 dólares y Apple siga sumando su recargo del 30% a los precios de los editores- podría dañar seriamente el negocio de e-books de Apple.

Peor aún, podría eliminar de la competencia a los libros de la iBookstore.

Los abogados de Apple parecen pensar que pueden argumentar que recurrir al modelo de agencia en realidad aumentó la competencia, permitiendo que los rivales del sector de libros electrónicos recuperaran parte del 90% de la cuota de mercado que Amazon había acumulado.

Además, la compañía de la manzana (a diferencia de la mayoría de las editoriales) tiene suficiente dinero como para dar la batalla legal al Gobierno estadounidense por el tiempo que se requiera para conseguir un acuerdo de conciliación más a su gusto.

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×