La mítica televisión marca Apple

Las especulaciones sobre el producto llegaron al nivel de predecir cuántos se venderán; los argumentos para sustentar la fabricación del dispositivo son muy vagos, aseguran expertos.
apple  (Foto: AP)
Philip Elmer-DeWitt

Una gran cantidad de analistas hablan sobre los planes de Apple para fabricar un televisor -un auténtico aparato de televisión, no un decodificador-, pero la semana pasada Peter Misek, analista de Jefferies, hizo algo que la mayoría ha procurado no hacer.

Citando una "mayor confianza" en la llegada del televisor de Apple, el analista calculó en sus previsiones publicadas las ventas de dicha tele: 2 millones de unidades en el segundo semestre de 2012 y 10 millones de aparatos en 2013. Misek incluso factorizó un "efecto halo" creado por el aparato (que él cree que será bautizado como iPanel), según el cual las personas que compren un televisor también comprarán un iPhone o una iPad.

Espera un segundo... ¿Cómo sabemos que este dispositivo está por llegar?

En su último reporte, Misek cita tres razones:

1. Los 800 millones de  dólares que Hon Hai (también conocida como Foxconn) gastó  para comprar una participación del 50% en la fábrica de páneles para televisores que Sharp tiene en Sakai, Japón.

2. Los informes que afirman que se han enviado pequeñas cantidades de películas polarizadas, filtros, y componentes IGZO a los proveedores de páneles que Apple tiene en Asia.

3. Los reportes que señalan que Apple está duplicando el tamaño de su ya masivo centro de datos en Carolina del Norte.

Sugerente, sí. Concluyente, no. Puedo pensar en una media docena de explicaciones para cada una de las razones que cita Misek que no tienen nada que ver con la fabricación de un televisor marca Apple.

Y siendo todavía más precisos, hay abundantes buenas razones para que Apple NO QUIERA entrar en el negocio de la fabricación de televisores. Para empezar (gracias a Marco Arment y a otros por sus ideas):

- El mercado está abarrotado de productores de bajo costo

- Los márgenes son terribles

- Los aparatos son grandes y pesados y con frecuencia requieren una instalación profesional

- Esos aparatos necesitan amplias áreas de exhibición comercial y depósitos espaciosos.

- No existe un mercado único mundial. (El estándar para televisión en Estados Unidos es NTSC, en Europa es PAL)

- La gente suele aferrarse a los televisores por décadas. (Apple prefiere vender productos que se sustituyan con frecuencia: cada dos años para los iPhones, cada tres años más o menos para las Macs)

- Tratar con las compañías de cable que controlan la oferta local de contenido es como tratar con la mafia.

Dicho esto, hay mucha gente que quiere que Apple haga lo que mejor sabe hacer: simplificar la proliferación de controles remotos, la maraña de cables, y la pesadilla de interfaces que encarna la televisión de hoy.

Sabemos que Steve Jobs estaba profundamente interesado en la televisión, y no sólo como un pasatiempo. Antes de morir le dijo a su biógrafo que había descifrado el problema de interfaz -tal vez mediante el uso de comandos de voz. Y sabemos que él había intentado negociar con las cadenas de televisión para que le permitieran a Apple vender un servicio de suscripción mensual que ofrecería a los espectadores, básicamente, lo mejor de la televisión sin tantos embrollos.

Pero como bien señaló Horace Dediu de Asymco el pasado diciembre, estos son problemas de software, no de hardware. Todos pueden resolverse mediante el perfeccionamiento de lo que Dediu denomina la solución que "se esconde a plena vista." Se llama Apple TV. Su precio es de 99 dólares, la  enchufas a tu existente televisor HD, o emites la señal inalámbrica con AirPlay.

No es necesario comprarle a Apple un nuevo televisor.

Una cosa más. Nadie ha defendido la idea de un televisor marca Apple con más entusiasmo y por más tiempo que Gene Munster de Piper Jaffray, quien ha escrito sobre el tema desde 2009. ¿Pero qué lo motivó a tomar ese camino? Obtuvimos la respuesta en un artículo sobre Munster publicado el pasado viernes por la revista Bloomberg Businessweek:

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

"Alguien cercano a Apple dijo que necesitábamos analizar más la televisión y eso  desencadenó todo," explica Munster. "Empiezas con estos rastros de migajas, entonces se convierte en un camino de tierra, y ahora es un camino pavimentado."

Y bien pavimentado, en efecto. Pero... ¿qué tal si el informante de Munster buscaba conducirlo a la Apple TV, el decodificador, y no a ese mítico televisor de la manzana?

Ahora ve
El dramático video de un oso polar delgado que lucha por avanzar lejos del hielo
No te pierdas
×