Odyssey inicia la extracción del mayor tesoro jamás rescatado del mar

La compañía estadounidense ha extraído una cuarta parte de 200 toneladas de lingotes de plata que estaban en un barco hundido en 1941
lingotes plata Odyssey
lingotes plata Odyssey  lingotes plata Odyssey
(Reuters) -

La empresa de exploración submarina Odyssey consiguió la extracción de casi una cuarta parte del mayor tesoro de metales preciosos jamás rescatado del fondo marino, una hazaña que podría ayudarle a reducir sus pérdidas de hasta 15 millones de dólares de los últimos meses.

La compañía estadounidense, una de las pioneras en el mundo de la exploración de aguas profundas, anunció este miércoles que hasta el momento ha recuperado unas 48 toneladas de lingotes de plata que se encontraban a 4,700 metros de profundidad bajo el nivel del mar.

Se trata de los restos del SS Gairsoppa, un carguero británico de unos 125 metros de eslora que fue torpedeado por fuerzas alemanas en febrero de 1941, durante la II Guerra Mundial, con 200 toneladas de plata abordo.

En junio la compañía con sede en Tampa, Florida, anunció que iniciaría las tareas de recuperación del cargamento y este miércoles, un mes después, detalló que un total de 1,203 lingotes ya han sido extraídos y enviados a un lugar seguro de Gran Bretaña.

Solo con la cantidad extraída hasta el momento Odyssey asegura que ya se puede hablar de "la carga más pesada y profunda de metales preciosos que jamás se haya recuperado" de un barco naufragado.

Su intención es recuperar el resto antes de octubre y, al contrario de lo que le ocurrió con su último gran proyecto —que lo enfrentó durante años a las autoridades españolas— en este caso tiene un acuerdo cerrado con Gran Bretaña para quedarse con el 80% del material que recupere.

En la II Guerra Mundial las autoridades británicas cobraron un seguro por la plata que era de propiedad privada, así que cuando ésta se hundió, se indemnizó a los propietarios y el gobierno pasó a ser el dueño, lo que elimina el riesgo de que algún particular la reclame, tal y como ocurrió también con parte del tesoro extraído del barco español Nuestra Señora de las Mercedes.

Odyssey también buscará plata en un barco hundido cercano, el SS Mantola, hundido en la I Guerra Mundial, como parte de esta misma operación que, según el responsable ejecutivo de Odyssey, Greg Stemm, es "compleja" pero demuestra la capacidad de la empresa para "llevar a cabo tareas complejas en el océano profundo".

En un comunicado, el directivo se mostró hoy convencido de que "comienza un nuevo paradigma en la forma de trabajar de Odyssey", con proyectos que requieran más tecnología punta.

En ese sentido, el presidente Mark Gordon añadió que la localización y rápido acceso a este hundimiento pone de manifiesto "la viabilidad de modelo de negocio que hemos desarrollado para identificar y recuperar el conocimiento histórico y valor económico de bienes públicos que de otra forma se perderían".

Esta anuncio y esta defensa de la viabilidad de la compañía tienen lugar precisamente el mismo día en que Odyssey ha adelantado a sus accionistas las cifras con las que espera cerrar su segundo trimestre. Los datos definitivos se conocerán a comienzos de agosto.

Estos números muestran cómo las pérdidas netas se dispararon en el segundo trimestre hasta los 15 millones de dólares, frente a los 1.9 millones del mismo periodo del año anterior.

Ello se debe a que Odyssey solo obtuvo 1.4 millones de dólares de ingreso entre abril y junio, lo que supone un descenso 97.7% respecto al mismo periodo de 2011.

A comienzos de este mes, la compañía obtuvo un crédito de 10 millones de dólares con la que seguirá financiando sus operaciones y que está asegurada precisamente con el cargamento del Gairsoppa y el Mantola, que ha valorado en 15 millones de dólares.

Éste es el primer proyecto de gran calado que anuncia la compañía tras su fracaso en los tribunales estadounidenses por la titularidad del tesoro extraído de la fragata española Nuestra Señora de las Mercedes, valorado en 500 millones de dólares y que se vio obligado a entregar a España el pasado febrero.

Ahora ve
Así se vivió la emoción del eclipse en Salem, Oregon
No te pierdas
×