Apple, la apariencia contra la calidad

Los dispositivos de la marca de la manzana no siempre son los mejores del mercado, pese a su fama; Dell y HP ofrecen productos más potentes a menor precio, pero los consumidores prefieren a Mac.
Apple mac  (Foto: Cortesía Fortune)
Don Reisinger
NUEVA YORK -

Apple ha creado una identidad de marca que, al parecer, ninguna otra compañía en la industria tecnológica puede igualar. Y aunque su reputación se deriva en parte de su carismático y antiguo líder, Steve Jobs, y una base leal de seguidores siempre ha apuntalado al fabricante del iPhone, los productos de Apple se han convertido en sinónimo de dispositivos de gama alta y primerísima calidad que escurren ese toque de tecnología ‘cool.'

Es fácil explicarse el fenómeno. En la categoría de las computadoras, las Macs de aluminio son las reinas de belleza en un sector poblado por las menos agraciadas Dell y HP de feas carcasas negras. Y en los mercados del smartphone y la tablet, todas las demás empresas han tratado desesperadamente de imitar la filosofía de diseño de Apple con productos que se parecen mucho a los creados por Cupertino.

Los diseños han demostrado ser tan impresionantes que el Jefe de Diseño de Apple, Jonathan Ive, ha ganado numerosos premios, incluso ha sido nombrado caballero en el Reino Unido por sus contribuciones a la industria.

La elegancia de dichos diseños con frecuencia transmite la sensación de que los productos de Apple son de mayor calidad que los de sus competidores. De hecho, BrandIndex, una organización que mide las actitudes de los consumidores hacia las empresas, concluyó el año pasado que la percepción de Apple es excepcionalmente alta, obteniendo una puntuación de 76 sobre un total de 100. El iPod obtuvo una calificación de 73, el iPad ganó un 69, y el iPhone obtuvo un 65. Le sigue la Mac con 61.

¿Pero verdaderamente se merece esa percepción? ¿Es realmente Apple la compañía que ofrece lo mejor de lo mejor de los productos de alta gama? Por supuesto que no.

Tal afirmación, desde luego, no es nueva para los expertos en tecnología que han estado monitoreando la industria durante años. En el sector corporativo, los responsables de los departamentos de Tecnologías de la Información siempre han dicho que puede obtener más por su dinero con una PC basada en Windows. Pero un número creciente de consumidores ‘mainstream' ahora están migrando a las Macs, los iPhones y las iPads. Su percepción, al parecer, es que Apple está ofreciendo lo mejor en términos de calidad y valor.

Aunque la calidad y el valor son medidas subjetivas, ver lo que los consumidores reciben efectivamente por su dinero no es tan difícil de cuantificar. Tomemos como muestra la iMac, un popular ordenador todo-en-uno que Apple vende a un precio inicial de 1,199 dólares. Por esa suma, los consumidores obtienen un sistema operativo Mac OS X, así como una pantalla de 21.5 pulgadas. Un procesador de cuatro núcleos a 2.5 GHz y 500 GB de disco duro completan la oferta.

Sólo hay un problema: Dell la supera, con mucho. Por sólo 850 dólares, los consumidores pueden comprar una PC todo-en-uno con una pantalla de 23 pulgadas y el mismo procesador de 2.5 GHz de cuatro núcleos. Sumémosle un disco duro de 1TB y una resolución de pantalla de 1080p, y es evidente que los consumidores están obteniendo un mejor valor por el ordenador de Dell.

La historia es similar con la notebook: Apple vende una MacBook Pro de 15 pulgadas por 1,799 dólares como precio base. A ese precio, los clientes están recibiendo un procesador Intel Core i7 de cuatro núcleos a 2.3 GHz, 4GB de memoria y un disco duro de 500GB. No está mal, ¿cierto?

Bien, pues HP les ofrece a sus clientes un ahorro de 500 dólares con una notebook con una pantalla HD de 15.6 pulgadas que viene con un procesador Intel Core i7 de 2.2.GHz, 8GB de memoria y un disco duro de 750GB. Y su diseño no es tan diferente al diseño de la MacBook Pro.

Incluso los dispositivos móviles de Apple no deberían considerarse de gama alta. El iPhone 4S es bonito, pero no tiene el procesador de cuatro núcleos que hallamos en el One X de HTC ni el servicio 4G LTE disponible en el nuevo Galaxy S III de Samsung. La nueva iPad de Apple tiene una pantalla más pequeña (9.7 pulgadas) que la de muchos de sus principales competidores, como la Galaxy Tab 2 de Samsung. Por supuesto, el número de aplicaciones disponibles es harina de otro costal.

En términos de especificaciones, por lo tanto, es difícil ubicar a Apple en la cima de la gama alta. La compañía cuenta con características de gama superior, incluyendo la pantalla Retina en su nueva MacBook Pro y en los productos móviles. No obstante, la verdad es que hay varias empresas que ofrecen productos con mejores componentes.

Sin embargo, los componentes de calidad y el valor son dos cosas muy diferentes.

Los consumidores informados saben que pueden comprar productos más baratos manufacturados por la competencia de Apple y obtener componentes más potentes, pero los factores intangibles hacen que vuelvan por los iPhones y las Macs. Los productos de Apple se ven más hermosos, la experiencia en la tienda es más eficiente, y simplemente es más cool ser un cliente de Apple.

Una de las muchas razones por las cuales las industrias de la tecnología y el diseño veneraban a Jobs, por supuesto, era su capacidad para saber qué eliminar en un producto, así como saber qué debía incluir, fuera de alta gama o no.

Así, tal vez Apple no necesite ser de "alta gama." Por lo que se ve, ser solamente Apple le está funcionando bien.

Ahora ve
La estatua de Diego Armando Maradona que provocó burlas en internet
No te pierdas
×