Saga, la ‘app’ que es asistente personal

Con la geolocalización, la aplicación crea patrones de tus actividades cotidianas y da sugerencias; Saga puede saber desde cuánto tiempo se estará en un lugar, hasta recomendar dónde desayunar.
iphone 3G  (Foto: AP)
Derrick Harris

Una nueva aplicación de asistente personal llamada Saga apareció este martes en la App Store de la plataforma iOS, y busca conocer a los usuarios mejor de lo que ellos mismos se conocen. Al igual que la nueva aplicación Google Now, Saga intenta llevar el concepto Siri un paso más allá al decirles a los usuarios, de forma proactiva, lo que necesitan saber cuando necesitan saberlo. Lograr ese objetivo requiere de gran cantidad de datos y algoritmos capaces de aprender lo que los usuarios hacen cuando salen de casa.

Andy Hickl, cofundador y CEO de A.R.O, la startup con sede en Seattle que desarrolló la aplicación Saga, no la ve como un reemplazo de Siri tanto como un "parlanchín compañero, o una hermana o hermano menor" que hace sugerencias que podrían ocurrírsete por tu cuenta si tuvieras tiempo.

Si el usuario le da permiso para rastrear su ubicación, Saga sabrá dónde está, cuánto tiempo es probable que permanezca en el sitio y cuánto tiempo tardará en llegar a casa si se va ahora. Cuando se acerque la hora del almuerzo, sugerirá buenos lugares para comer basándose en los sitios que el usuario (o tal vez sus amigos) frecuenta. Le dirá al usuario cuánto han viajado recientemente y desglosarán en qué sitios ha pasado la mayor parte del tiempo.

De alguna manera, comenta Hickl, Saga es un cuantificador automático "de las cosas que haces y los lugares a los que vas regularmente".

Empero, lo que cualquier cuantificador sabe (o cualquier científico de datos como Hickl, quien también fundó el motor de respuesta Swingly), es que una mayor precisión a menudo exige más datos. Saga no es la excepción, tiene que ser alimentada con información para empezar. Es por eso que al principio las aplicaciones como Saga requieren un período de "preparación" para enseñarles quién eres.

En las zonas urbanas densas, a una aplicación le resulta difícil determinar si estás en una cafetería, en el restaurante italiano al otro lado de la calle o en tu apartamento ubicado justo encima. Si el restaurante es uno de los más populares en la ciudad, Saga probablemente asumirá inicialmente que allí es donde te encuentras. Pero después de aproximadamente 48 a 72 horas de ‘feedback', un periodo de retroalimentación donde tú le dices a la aplicación dónde estás, es capaz de aprender la rutina y hacer predicciones  más precisas.

A las aplicaciones como Saga también les toma tiempo aprender a tantear las intenciones de los usuarios. "No tenemos datos de sensores que le permitan -a Saga- saber si voy a comprar una cerveza o una medicina", explica Hickl. Con ello quiere decir es que si alguien está en la tienda Walgreens a las 11 pm, bien podría estar comprando cervezas de camino a una fiesta o  un medicamento para el resfriado. Saga instintivamente marcará sugerencias basadas en las dos posibilidades, pero sabiendo que alguien rara vez sale de casa después de las 9 pm en días hábiles -sobre todo para ir a bares o clubes- sesgará el modelo hacia la segunda opción.

En el futuro, señala Hickl, Saga aspira a ser más inteligente al convertirse en una plataforma para otras aplicaciones con datos de usuarios únicos, que también incorporen datos de los amigos para ofrecer sugerencias más acertadas. Hickl también quiere idear una manera de conseguir que Saga opere en otros dispositivos aparte de los teléfonos móviles.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Pero el objetivo esencial es hacer que la aplicación sea más inteligente y más útil y luego ir con la corriente tecnológica. A.R.O tiene muchas buenas ideas para Saga, "[pero] reconocemos que muchas de nuestras buenas ideas pertenecen a la mentalidad de 2012 y pueden ser risibles en unos pocos años," apunta Hickl.

A.R.O también tiene que encontrar una manera de hacer que Saga se destaque entre la avalancha de aplicaciones similares, incluyendo la ya mencionada Google Now que probablemente se incorporará de forma nativa a los millones de teléfonos Android en los próximos años. Para distinguirse, le servirán las funciones de privacidad con las que ya cuenta y la negativa de A.R.O de vender los datos del usuario. Utilizar los datos de geolocalización es lo más ‘in' para los desarrolladores de aplicaciones móviles, así que esta historia está lejos de terminar.

Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×