La audaz apuesta de Google: fibra óptica

El proyecto Google Fiber que la firma inició en Kansas ha cautivado por todo lo que promete; una conexión más rápida y a menor precio presionará a los competidores para mejorar su servicio.
Google Fiber  (Foto: Cortesía Fortune)
Kevin Kelleher
NUEVA YORK -

Google anunció en julio pasado su iniciativa Google Fiber, prometiendo Internet con 1 gigabit de velocidad por 70 dólares al mes y docenas de canales televisivos de alta definición por otros 50 dólares. El anuncio fue recibido con entusiasmo y escepticismo a partes iguales.

La noticia provocó la emoción y envidia de los ‘geeks' fuera de Kansas City, donde Google eligió hacer una prueba piloto del proyecto. Google no sólo se abstendrá de cobrar la cuota de instalación de 300 dólares a los primeros suscriptores, les dará acceso en línea 500 veces más rápido que el acceso de 2 megabits por segundo, la velocidad que la mayoría de los estadounidenses han conocido durante gran parte de la década pasada.

Pero eso no es todo. Google Fiber también ofrece la posibilidad de grabar ocho programas de televisión a la vez; descargar una película en alta definición en siete segundos (frente a los 22 minutos que toma en una conexión de 5 Mbps); dará de forma gratuita una tablet Nexus 7 como control remoto. Y además un terabyte gratis de almacenamiento de datos en Google Drive. Y, encima de todo esto, no hay límites de datos.

Una semana después del anuncio, Google ha suscrito a más de 7,000 hogares en Kansas City, 4,900 en Missouri y 2,100 en Kansas. Una cifra que representa aproximadamente el 5% del total de los hogares en esas ciudades.

Todavía quedan tres semanas para registrarse en los llamados "fiberhoods" o barrios habilitados con fibra óptica. A partir de esta semana, algunos barrios tienen hasta un 39% de sus hogares "enchufados".

Es un comienzo prometedor, pero el debate sigue vivo: ¿será Google Fiber disruptiva como lo fueron el motor de búsqueda y Gmail, o será un interesante pero costoso  experimento como el plan de vender el Nexus One a través de su propia tienda en línea?

Ese debate probablemente continuará durante varios años, pues habrá de transcurrir ese tiempo para que Google Fiber provoque algo más que un impacto incremental en la forma en la que las personas acceden a Internet de banda ancha.

Lo que está claro es que Google Fiber, tal como se concibe en su lanzamiento, tiene mucho a su favor. Pero también tiene mucho en contra, en especial por el poder que Google les arrebatará a los grandes proveedores de servicios de Internet (ISP, por sus siglas en inglés).

Verizon, por ejemplo, ha ofrecido su plan FiOS de fibra óptica en determinadas ciudades desde hace años. La compañía dice que tiene 4.2 millones de suscriptores que reciben 530 canales y velocidades de banda ancha de hasta 150 Mbps por una tarifa de 205 dólares al mes. Verizon también afirma que ha gastado 23,000 millones de dólares (mdd) en la red, aunque algunos observadores han cuestionado sus números.

AT&T, Time-Warner y Comcast también ofrecen planes combinados de Internet y televisión a velocidades más bajas. A diferencia de Google, estas empresas tienen relaciones de larga data con sus clientes ISP y un reconocimiento de marca más fuerte en el mercado de banda ancha. Si Google amplía su programa de fibra óptica a otras ciudades, tendría que gastar más en atención al cliente (un gasto que puede ascender a una cuarta parte de los costos de un ISP) y competir por una amplia gama de canales de cable.

A su favor, sin embargo, hay que admitir que Google ha lanzado su iniciativa Fiber con un plan bien concebido que aborda la principal frustración de los clientes con los actuales planes que ofrecen los proveedores de servicios de Internet: velocidades relativamente lentas a precios elevados. Conforme el chat en vídeo, el streaming y el intercambio de fotos aumentan, la gente descubre que su banda ancha les queda más bien estrecha.

Estados Unidos ocupa el 15º puesto en la lista Akamai de los países con banda ancha rápida. Google Fiber ofrece una mayor velocidad a menor precio en comparación con las ofertas actuales de la mayoría de los proveedores.

Google también está aprovechando el poder de las redes sociales para atraer suscriptores. Los "fiberhoods" en Kansas City ofrecen incentivos para que los vecinos se registren: mayores tasas de suscripción te colocan al frente de la línea, y te aseguran que las escuelas y los servicios de emergencia tengan acceso a conexiones de fibra óptica.

Por otro lado, Google también está realizando una riesgosa apuesta costo-versus-retorno. El proyecto de Kansas City le costará 500 mdd. Llevar la fibra óptica a muchas ciudades quemaría rápidamente los 43,000 mdd que Google guarda en efectivo. Sin embargo, el aumento en el contenido de banda ancha podría traerle a Google  nuevos ingresos de la web y la publicidad en televisión. Y al convertirse en un proveedor de servicios de Internet, Google podría ganar una fuerte presencia en muchos hogares estadounidenses.

Google Fiber es una de las iniciativas más ambiciosas en la historia de la compañía, a la altura de la resolución de rediseñar todos los sitios de Google alrededor de la estructura social de Google + y la sorprendente decisión de pagar 12,500 mdd por Motorola.

En este momento, las posibilidades de Google de revolucionar y trastocar a los grandes ISP parecen remotas. Pero esta es una táctica que necesita años para cuajar, y es demasiado pronto para descartar del juego a Google si en verdad tiene el serio compromiso de ofrecer acceso a Internet a un gigabit a millones de personas a un precio que pueda competir con conexiones mucho más lentas.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Como Ben Schachter, analista de Macquarie Securities, dijo en un reciente informe, "esta iniciativa no es tanto una oportunidad de ingresos a largo plazo para Google, más bien se trata de presionar a los proveedores de Internet para que aumenten la velocidad e innoven (algo que podría beneficiar a Google en el largo plazo)".

Y ese podría ser el auténtico objetivo de Google. No robarle negocio a los ISP, sino obligarlos a que funcionen mejor, dando un mejor servicio a los consumidores y aumentando los ingresos para muchas empresas.

Ahora ve
Universidad de Texas digitaliza y publica los secretos de Gabriel García Márquez
No te pierdas
×