Qualcomm, libre de la guerra de patentes

La empresa resolvió sus disputas legales hace años y hoy busca crecer en el sector de chips moviles; el juicio entre Samsung y Apple no afectan su negocio, asegura su CEO, Paul Jacobs.
Qualcomm  (Foto: AP)
Michal Lev-Ram
FORTUNE -

Si bien gran parte de la industria móvil todavía está reponiéndose del veredicto del caso Apple contra Samsung, al menos un gigante de la telefonía inalámbrica -Qualcomm- confía en que el resultado no perjudicará su negocio. 

Los chips de la compañía se encuentran en cientos de modelos diferentes de smartphones, y mientras la industria en su conjunto continúe creciendo, Qualcomm seguirá avanzando también. 

El fabricante de chips para móviles, desde luego, no es ajeno a las demandas de infracción de patentes (por lo que seguramente estará feliz de ver esta lid desde la barrera). 

Qualcomm resolvió su batalla legal con Nokia en 2008 y ahora las dos empresas tienen una estrecha asociación; de hecho, los procesadores de Qualcomm están presentes en todos los smartphones Windows Phone, incluyendo la línea de dispositivos Lumia de Nokia, sus chips se encuentran también en muchos smartphones Android y en algunos productos de Apple. 

Charlamos con el CEO de Qualcomm, Paul Jacobs, para conocer su opinión sobre el épico veredicto emitido la semana pasada, sobre los próximos dispositivos Windows 8 y cómo piensa lograr que los consumidores se entusiasmen por los chips dentro de su smartphone. 

FORTUNE: ¿Qué implicaciones tiene el veredicto Apple-Samsung para los próximos teléfonos con Windows 8, y para ti? 

Jacobs: No quiero entrar demasiado en las cuestiones legales, pero hemos pasado por esas situaciones en el pasado. 

Cuando asumí el cargo en el año 2005, fuimos demandados por muchos a la vez, incluida Nokia, que ahora es nuestra amiga. Lo que pasa es que hay un gran proceso de apelación que siempre surge, así que primero tiene que darse eso. Pero desde nuestro punto de vista, no parece que haya mucho impacto en el negocio de los chips. Esto tiene que ver sobre todo con teléfonos antiguos, no los productos más nuevos, claro que ayudamos a nuestros socios, y definitivamente queremos ver que la industria avance y no haya tantos litigios. 

En términos de su impacto sobre Windows 8, para mí es realmente difícil saberlo. 

Describe la relación que hoy tienen con Nokia. ¿Se llevan bien ahora? 

Jacobs: Firmamos un acuerdo con ellos en 2008, así que eso (la demanda) quedó en el pasado. Trabajamos con ellos muy de cerca en el aspecto de diseño de producto. Les ayudamos a lanzar nuevos teléfonos. En el principio fue una relación totalmente nueva, pero realmente se intensificó luego de que Stephen (Elop, CEO de Nokia) entró y decidió ir de pleno con Windows Phone. 

Tienen instalaciones en San Diego y trabajamos estrechamente con ellos y los que están en Finlandia. Es una relación muy buena y amigable. Estamos en todos los teléfonos Lumia - todos los teléfonos con Windows están basados ​​en Qualcomm. Eso es porque cuando Microsoft creó el sistema Windows Phone hicieron un diseño de hardware de referencia y dijeron que ése era el hardware para el que se optimizaría. 

¿Qué hay con Intel? Han hecho algunos anuncios en el espacio móvil, ¿qué piensas de sus esfuerzos? 

Jacobs: Lo que han hecho hasta ahora es tantear nuevos terrenos. Trabajaron con algunas empresas y financiaron algunos diseños. Los sacaron al mercado y no se vendieron muy bien, van a seguir sacando el próximo chip y el siguiente. 

Ahora están hablando de tener una ventaja en materia de fabricación. Cuando Intel hace esas declaraciones están considerando que la industria va a permanecer en el mismo espacio y que ellos tendrán la ventaja, pero no es así como sucederá. ARM (una arquitectura rival para chips móviles, usada por Qualcomm) es más eficiente. 

Siempre hemos tenido una desventaja en materia de transistores por así decirlo, pero todo el sistema en conjunto tiene una ventaja de rendimiento. Creo que así seguirá siendo. 

Teniendo en cuenta que hay muchos otros competidores que licencian de ARM, ¿en qué se distinguen ustedes y cómo trabajan con sus fabricantes para ayudarles a diferenciarse? 

Jacobs: Nosotros licenciamos el conjunto de instrucciones de ARM pero en realidad diseñamos del microprocesador por nuestra cuenta. Eso nos permite tomar la delantera frente a otras empresas. Llevamos la delantera en lo que ARM está haciendo porque estamos muy centrados en el espacio móvil. 

¿Te importa si los consumidores que compran estos smartphones saben que hay un chip Qualcomm en su interior? 

Jacobs: Creo que en el futuro ganará más importancia. Lo que queremos es que ellos sepan que si compran un Snapdragon (la línea de procesadores de Qualcomm para teléfonos inteligentes) tendrán un mejor rendimiento, un mejor consumo de energía y una mayor integración de la funcionalidad. 

Estamos tratando de introducir en un chip todos estos atributos, y necesitamos alguna manera de crear una conexión emocional con las personas. Por ello estamos en el proceso de acometer esa misión y recientemente contratamos a un nuevo director de marketing (el nuevo ejecutivo es el ex jefe del grupo móvil de Intel, Anand Chandrasekher). 

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

¿Entonces pronto veremos campañas publicitarias "Qualcomm Inside" (similar al slogan que emplea Intel)? 

Jacobs: No, tendremos nuestro propio slogan. Somos una compañía tan focalizada en la ingeniería que nos resulta difícil gastar el dinero en marketing. Pero ya ha ocurrido en el extranjero, en muchos mercados emergentes, la gente realmente quiere tener la marca Qualcomm.

Ahora ve
“Durante años, él fue mi monstruo”, dice Salma Hayek sobre Harvey Weinstein
No te pierdas
×