Curiosidades y caprichos del uso de teléfonos celulares en el mundo

El uso de la tecnología móvil se ha adaptado a las diferentes culturas alrededor del mundo
Aplicaciones deshonestas para ‘smartphones’
Naomi Canton
Autor: Naomi Canton
LONDRES (Reuters) -

Es un dispositivo al que tiene acceso tres cuartas partes de la población mundial, de acuerdo con el Banco Mundial. Aunque las palabras que lo describen y la etiqueta relativa a su uso difieren profundamente de país en país.

En el Reino Unido y España se le llama móvil; en Estados Unidos y América Latina, celular; en Japón se le llama keitai (portátil); en China, shou-ji (máquina de mano); en Bangladesh se le conoce como mutophone (teléfono de mano); en Suecia le llaman nalle (osito de peluche); en Israel, pelephone (teléfono maravilla) y en Alemania “de mano”.

En las instalaciones del tren urbano en Japón se invita a los viajeros, a través de un alud de anuncios grabados, a que pongan sus teléfonos en modo silencioso o en vibrador, al que ellos llaman “modo cortés”. En un país en el que las necesidades del grupo son más importantes que las de los individuos, está mal visto utilizar el celular en público.

“La cultura japonesa valora enormemente la armonía social y perturbarla se  sanciona severamente”, explica Satomi Sugiyama, profesora adjunta de la Escuela Franklin en Suiza.  La antropóloga cultural, Mizuko Ito, agregó que si alguna persona intenta abordar un autobús mientras hace una llamada telefónica, el conductor le negará el acceso. “En Japón, tu teléfono no debe ocasionar molestias a los demás”, señaló. “Esto significa que normalmente debe estar en ‘modo cortés’ si te encuentras fuera de casa, y no debes tomar llamadas si estás en una cafetería o un restaurante. Si algún celular suena, el dueño se sentirá avergonzado y lo silenciará o tomará rápidamente la llamada”, explicó.

Ito añadió que a causa de la densidad de los espacios urbanos, el uso constante del transporte público y la relativa falta de privacidad en los hogares contribuyen a buscar  formas de comunicación que no molesten a los demás.

Entre los japoneses, los mensajes de texto, los correos electrónicos, los juegos y las novelas son más populares que las llamadas de voz.

En contraste, en España e Italia los celulares se usan en todas partes y la gente sostiene ruidosas conversaciones privadas en plena calle. La paraestatal que opera los trenes en España, Renfe, promovió los viajes en tren a través de un afiche en el que aparecían personas hablando por celular con sus parejas mientras viajaban”.

Al igual que los españoles, los italianos contestan felizmente sus llamadas en restaurantes, reuniones de trabajo, conferencias y hasta en conciertos. Es común escribir discretamente mensajes de texto durante una junta, señaló Amparo Lasén, profesora de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid.

Los españoles siempre han discutido sus asuntos privados en plena calle, así que hacerlo por celular es la evolución lógica. “A veces las personas se salen del cine para revisar su teléfono”, comentó Lasén. “Estás obligado a estar disponible para tus amigos, tus colegas y tus clientes. Se trata de que puedan contar contigo”, agregó.

No obstante, en Europa los más parlanchines al teléfono son los finlandeses, quienes consumen en promedio 257 minutos al mes, de acuerdo con el Observatorio Móvil Europeo 2011 de la GSMA (asociación de operadores de tecnología móvil). Tiene lógica si recordamos que es en este país donde nació Nokia. Los austriacos siguen de cerca a los finlandeses al consumir 240 minutos mensuales; los malteses son los que menos llaman, en promedio consumen 46 minutos al mes.

En algunas partes de India y África se acostumbra hacer llamadas “relámpago”. Jonathan Donner, investigador en Microsoft India y autor del ensayo The Rules of Beeping (Las reglas de las llamadas relámpago), explicó que “es simple en realidad: una persona marca a un número de celular y cuelga antes de que el receptor conteste”. El receptor puede entonces devolver la llamada y asume su costo. La primera vez que Donner supo de este tipo de llamadas estaba en Ruanda y estudió esta costumbre en África. Explica que esta práctica puede tener varios significados: desde “Ven por mí”, hasta “Hola” , “Pienso en ti” y “Llámame”.

El blogger Shashank Bengali escribió: “Existen reglas tácitas muy respetadas para las llamadas relámpago. Tu mecánico te puede avisar de esta forma que tu auto está listo: después de todo es tu auto y si quieres que te lo entregue es mejor que le llames. También se trata de jerarquías: se justifica que un empleado llame de esta forma a su superior, quien gana más, a menos que el primero necesite un favor”. Sin embargo, lanza una advertencia: “Si quieres impresionar a una chica, no lo hagas NUNCA”.

En la India, es común que la gente conteste sus celulares en el cine. “No saben si la llamada es importante así que contestan”, explica Umang Shah de la consultora en telecomunicaciones PhiMetrics. Al igual que en España, pocas personas dejan que la llamada se vaya al buzón, agregó.

Otra peculiaridad es que quien llama puede escuchar una melodía de Bollywood que el suscriptor elige en sustitución del tono usual. El suscriptor paga una cuota mensual por el servicio de “tonos melódicos”, como se les conoce en India; según Shah, son un gran negocio. Esto también ocurre en algunas partes de África, en donde quien llama puede llegar a escuchar hasta una cita de la Biblia.

En ambos continentes es común que las personas contesten en el cine, “la gente en India contesta incluso si están en una funciones oficiales, en algún discurso y cosas por el estilo”, señala Kadira Pethiyagoda, estudiante de doctorado en la Escuela St. Anthony’s en Oxford. “La sociedad india es tradicionalmente tolerante, incluso permiten que los demás violen lo que los orientales consideran su espacio personal”, agrega. Señala que esa es la razón por la que toleran el uso del celular en cines y trenes. “La sociedad india es más comunitaria que la occidental, por lo que estar en contacto es cada vez más importante”, concluye.

“La gente de África contesta su celular en cualquier parte, excepto en la mezquita o el templo”, explica Abdullahi Arabo, investigador adjunto de British Telecomm (BT) en el Instituto para el Internet de Oxford. “Se trata en parte de presumir que poseen un celular o que les llaman del extranjero”.

Por el contrario, en los cines en Japón está prohibido incluso poner los celulares en “modo cortés” porque la luz de la pantalla puede molestar a otras personas”, explica Kanako Shibamoto, ama de casa de Tokio.

Los fabricantes de dispositivos móviles han creado aparatos que aceptan dos tarjetas SIM, destinados para su venta en los mercados emergentes, con el fin de que los consumidores puedan gozar tanto de los paquetes de voz como de datos. En promedio, los indios conversan 346 minutos al mes y gozan de tarifas de 0.5 rupias por minuto (menos de medio centavo de dólar). El uso de estos dispositivos es común en Asia, África y América Latina. La razón para que esto ocurra en África es que los proveedores no son confiables y a veces no hay señal, de acuerdo con Arabo.

Un estudio de mercado efectuado por Synovate reveló que en Estados Unidos, el 72% de los estadounidenses creen que uno de los peores hábitos de los usuarios de teléfonos celulares es sostener conversaciones ruidosas en público. Ahora parece que existe una epidemia de usuarios del iPhone 4 en adelante haciendo preguntas simples a Siri, la asistente robótica de Apple.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

“Al parecer la gente tolera las llamadas pero no que la gente hable por teléfono con un ser artificial”, señala Jane Vincent, becaria del Centro de Investigación del Mundo Digital de la Universidad de Surrey.

Stephanie Busari de CNN contribuyó con este artículo

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×