Astrónomos descubren una cavidad en una nebulosa

La imagen analizada es del complejo de la nube molecular de Orión, la región de formación de estrellas más cercana a la Tierra
nebulosa- cavidad
nebulosa con cavidad, observatorio austral europeo  nebulosa- cavidad
(Reuters) -

El Observatorio Austral Europeo (ESO) descubrió una nebulosa única en la que se aprecia, por primera vez, una cavidad, de acuerdo con un comunicado de la principal organización astronómica intergubernamental de Europa, con sede en Garching, Alemania.

El hallazgo fue posible gracias al telescopio Atacama Pathfinder Experiment (APEX), ubicado en Chile.

El ESO explicó que las densas nubes de gas y polvo cósmico son el lugar de nacimiento de estrellas, aunque estas quedan ocultas por el polvo cuando se observan con luz visible. Esto es así hasta el punto de que cuando se observó una de estas nubes en la constelación de Escorpio en 1774, se pensó que era una región vacía de estrellas.

La cámara LABOCA, instalada en el telescopio APEX y que trabaja con longitudes de onda más largas, puede detectar el resplandor de calor que emana del polvo, revelando los lugares ocultos en los que se están formando nuevas estrellas.

El Complejo de la Nube Molecular de Orión es la región de formación de estrellas masivas más cercana a la Tierra y contiene gran cantidad de nebulosas brillantes, nubes oscuras y estrellas jóvenes. Se ubica en la constelación de Orión a 1,500 años luz de la Tierra.

La nueva imagen muestra sólo una parte de este complejo, la nebulosa NGC 1999, principalmente iluminada por la radiación procedente de la joven estrella V389 Orionis y donde existe una zona que permanece oscura, lo que lleva a pensar que se trata de una densa nube de polvo cósmico que oscurece las estrellas.

Las observaciones realizadas con APEX revelan la zona continúa oscura, por lo que los astrónomos aseguran que se trata de una cavidad en la nebulosa excavado por el material que emana de la estrella V380 Orionis, un caso excepcional dentro de la astronomía.

APEX es una colaboración entre el Instituto Max Planck de Radioastronomía (MPIfR), el Observatorio Espacial de Onsala (OSO) y ESO, que se encarga de las operaciones realizadas con APEX en Chajnantor.

ESO, la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo, está integrado por quince países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Portugal, el Gran Bretaña, República Checa, Suecia y Suiza.

Ahora ve
No te pierdas