La Agencia Espacial Europea experimenta en el espacio con células humanas

Investigadores dicen que vivir en el espacio debilita el sistema inmunológico, la razón podría ayudar a prevenir padecimientos en la Tierra
NASA Estacion Espacial Internacional
NASA-Estacion-Espacial-Internacional-decada-vida-humana  NASA Estacion Espacial Internacional  (Foto: )
  • A+A-
Por: /
| Otra fuente: EFE
(AFP) -

La Agencia Espacial Europea (ESA) busca estudiar las claves del funcionamiento del sistema inmunológico y la manera de prevenir enfermedades a través de experimentos realizados en el espacio con células humanas.

Los investigadores han observado que la vida en el espacio debilita el sistema inmunológico de los astronautas y han partido de ese descubrimiento para ahondar en las razones con el objetivo de buscar la forma de enfrentarse en la Tierra a las enfermedades antes de que aparezcan.

La investigación se remonta a 2006, cuando el astronauta Thomas Reiter llevó a cabo un experimento en la Estación Espacial Internacional (EEI) utilizando la incubadora espacial Kubik, por el que se puso a un grupo de células del sistema inmunológico a flotar en microgravedad y otro grupo se mantuvo en ese aparato para simular gravedad.

Las células que experimentaron gravedad simulada, como si estuvieran en la Tierra, parecían gozar de buena salud en comparación con las que estuvieron en ingravidez, y la culpa de ese deterioro, según informó la ESA en un comunicado, es el transmisor "Rel/NF-kB", que en ausencia de gravedad deja de funcionar.

"Encontrar qué gen hace qué es como buscar una llave que encaje en una cerradura sin haber encontrado aún la cerradura", dijo al respecto la investigadora Isabelle Walther, que está desarrollando su trabajo en Zúrich.

La ESA explica que estudiar las células que han viajado en la EEI pone a la comunidad científica en el buen camino para descubrir cómo trabaja el sistema inmunológico para ver qué es lo que enseña a las células a reaccionar ante las enfermedades.

Mediante esos experimentos, los científicos podrían aprender a frenar los genes que activan el sistema inmunológico humano, lo que podría ayudar a atenuar el sufrimiento de quienes padecen enfermedades autoinmunes como la artritis.

Asimismo, se confía en que la investigación en curso ayude a la industria farmacéutica a encontrar los genes que deben estar activos para luchar contra ciertas enfermedades y comercializar anticuerpos "hechos a medida".

"Hasta el momento hemos estado luchando contra la enfermedad desde el fondo. En el futuro podríamos localizar las gotas de agua antes de que tengan la oportunidad de precipitarse", señaló Millie Hughes-Fulford, otra de las investigadoras.

La emoción ante las posibilidades que abre este estudio es compartida por Reiter, que asegura que "todos los astronautas ponen lo mejor de sí mismos a la hora de hacer los experimentos" y que para él personalmente "es una gran satisfacción" ver que el que realizó hace años está dando resultados "tan interesantes".

Ahora ve