El discurso de Obama atrae la atención hacia las impresiones 3D

El presidente de Estados Unidos dijo en su informe que esta innovación podría generar empleos en el sector manufacturero
impresora en 3d
impresora en 3d  impresora en 3d
Autor: Doug Gross
(Reuters) -

El floreciente campo de la impresión en 3D recibió un gran impulso el martes, cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lo destacó como algo que podría impulsar los empleos en el sector tecnológico de Estados Unidos.

La mención en el informe presidencial de Obama fue tal vez el mayor respaldo público que esta tecnología ha recibido hasta ahora. La impresión en 3D tiene sus raíces en la década de 1970, pero hasta hace poco empezó a surgir en dos frentes: como un producto de consumo cada vez más accesible y como un producto industrial que, según sus defensores, podría cambiar el rostro de la industria manufacturera.

Obama habló acerca del Instituto Nacional para la Innovación en la Manufactura Aditiva de Estados Unidos (NAMII), una sociedad entre el gobierno y el sector privado que se estableció el año pasado en la asolada ciudad manufacturera de Youngston, Ohio, para hacer investigacionuna noves acerca de cómo se puede trasladar la tecnología de vanguardia en impresión en 3D de la fase de investigación al uso cotidiano.

“Una bodega que alguna vez estuvo clausurada ahora es un laboratorio de vanguardia en el que los nuevos trabajadores dominan la impresión en 3D que podría revolucionar la forma en la que hacemos casi todo”, dijo Obama.

En el proceso de impresión en 3D (también conocida con el poco práctico nombre de “manufactura aditiva”) se recurre a modelos digitales creados por computadora para fabricar objetos reales, desde simples piezas de ajedrez hasta objetos más complejos, como relojes que funcionan. Las impresoras siguen la forma del modelo al apilar capa tras capa de materiales para fabricar los objetos.

Obama anunció los planes de establecer tres centros de manufactura en los que las empresas se asociarán con los departamentos de Defensa y Energía para “hacer que las regiones rezagadas a causa de la globalización se vuelvan centros mundiales del empleo en el sector de la alta tecnología”.

“Además, pido a este Congreso que ayude a crear una red con estos 15 centros y a garantizar que la siguiente revolución en la industria manufacturera ocurra en Estados Unidos”, dijo Obama.

Edward A. Morris, director del NAMII, dijo que la organización se sentía “tremendamente honrada” de haber sido mencionada por el presidente en un discurso tan importante.

“Es gratificante saber que los esfuerzos que el NAMII ha hecho por promover la innovación y los negocios en el sector de la manufactura aditiva están ampliamente reconocidos y respaldados”, dijo en un comunicado publicado en el sitio web de la sociedad.

Las impresiones del futuro

Aunque principalmente ha sido una novedad entre las personas obsesionadas con la tecnología, la impresión en 3D se ha usado con éxito en una gran variedad de tareas, desde la fabricación de joyería o suministros médicos hasta proyectos más grandes de diseño industrial e ingeniería.

Un arquitecto holandés anunció que planea imprimir un edificio innovador completo, pieza por pieza. Sin duda eso es algo excepcional, pero podría ser el indicador de lo que está por venir.

La impresión tridimensional ha penetrado en la consciencia del público lo suficiente como para que el Congreso considere crear una ley que prohíba que la gente fabrique armas por medio de esta tecnología.

Teóricamente, se podría fabricar un arma de plástico con una impresora en 3D, por lo que sería indetectable con las medidas de seguridad tradicionales. Hasta donde se sabe, nadie ha fabricado un arma funcional completa con una impresora en 3D, aunque se ha reportado que se imprimieron partes útiles de una.

MakerBot, el fabricante más prominente de impresoras en 3D que están al alcance del público, ha aplicado restricciones a la impresión de armas al implementar términos en su sitio web con los que se impide a los usuarios compartir planos de armas.

MakerBot también ha encabezado la maniobra para poner las impresoras 3D en manos del público en general.

Uno de los principales obstáculos ha sido el precio. Sin embargo, la impresora de escritorio Replicator 2 ahora se vende a un precio relativamente accesible de 2,200 dólares, un costo similar al de una computadora básica iMac de Apple.

Más trabajos en el sector manufacturero

Esta semana, MakerBot formó parte de la lista de las 10 compañías de tecnología innovadora para el consumo del blog de tecnología Fast Company, junto con empresas como Apple, Samsung y Google. El director operativo, Bre Pettis, dijo el miércoles que las metas de la empresa coinciden con las que expresó Obama el martes.

“Creamos MakerBot para ayudar a los innovadores a reproducir sus productos con más rapidez y a menor costo, a (ayudarles a) inventar más cosas”, dijo Pettis. “Estamos orgullosos de haber recibido el reconocimiento del presidente en su informe presidencial y haremos nuestra parte para lograr el objetivo”.

Aunque algunos consumidores pueden imaginar nuevas impresoras 3D en sus garajes, Obama hablaba principalmente del potencial que tiene el sector. Lo presentó como una forma de promover lo que llamó una alentadora tendencia reciente: el regreso a Estados Unidos de los empleos en la industria de la tecnología y en otros sectores manufactureros.

Apple anunció que este año empezará a fabricar algunas de sus iMac en Estados Unidos, un hecho que Obama hizo notar en su discurso. Lenovo, el segundo fabricante de PC a nivel mundial, empezará una línea de producción en Carolina del Norte, e Intel invertirá 5,000 millones de dólares para construir una planta en Arizona en la que fabricará sus procesadores.

Los analistas han dicho que como las regulaciones y los salarios están aumentando en lugares como China, y los trabajadores estadounidenses están adquiriendo experiencia en la fabricación de tecnología, cada vez tendrá más sentido que las empresas estadounidenses conserven sus plantas cerca de casa.

Ahora ve
No te pierdas