¿Eres feliz o estás deprimido? Tu 'smartphone' rastrea tu estado emocional

La herramienta monitorea la intensidad y tono de la voz para crear un registro de tus emociones, que luego son analizadas con un 'software'
Aplicación para medir la presión cardiaca
Tim Hume
Autor: Tim Hume
LONDRES (Reuters) -

Una empresa británica desarrolla una aplicación que permitirá a los smartphones monitorear los estados de ánimo de sus propietarios a través de sus patrones de habla, para mejorar aspectos en el tratamiento de la salud mental.

La aplicación, llamada Xpression, registrará la voz del usuario durante todo el día, ya sea que haga una llamada o no, y analizará la acústica para determinar el estado emocional.

Matt Dobson, cofundador de El Technologies, dijo que la aplicación está diseñada para ofrecer un registro más objetivo y confiable de las emociones de los pacientes en comparación con los “diarios de estado de ánimo” utilizados actualmente en el tratamiento de personas con ansiedad, depresión o estrés.

“Quería saber: ¿podríamos llevar algo al mercado que ayudara a las personas a solucionar su estrés, depresión y ansiedad?... Encontré que el reconocimiento basado en la voz era algo que podría funcionar en un smartphone”, dijo.

A menudo los psicólogos piden a los pacientes registrar los cambios en su estado emocional en diarios, dijo, pero la literatura médica sugiere que solo entre el 30% y el 50% de los pacientes registran información suficiente y útil en el tratamiento.   

“Esto reemplaza esa vieja tecnología. Esta es la versión turbo de registrar manualmente tus emociones”, dijo.

Tracey Parsons, una psicóloga, quien trabaja como consejera clínica en el proyecto, dijo que el mayor problema con los diarios de estado de ánimo es que las personas simplemente no los llenan.

“No creen que serán útiles y es mucha molestia, o (los pacientes) no pueden reconocer sus propios sentimientos y es difícil para ellos poder completar los diarios”, dijo.

La aplicación, que se activaría al reconocer la voz del usuario, ofrece al paciente y al psicólogo un registro más completo de los cambios en emociones y estado de ánimo, lo que permitirá al paciente obtener una mejor idea de sus desencadenadores emocionales.

“Es útil tener esto que te permitirte pensar: ‘¿cómo reaccioné? ¿qué pensaba? ¿por qué me enojé tanto?’”, dijo Parsons.

“Esto permitiría un uso más efectivo de los servicios de salud mental, lo que hace a la aplicación una proposición potencialmente atractiva para los sistemas de salud en todo el mundo”, dijo.

La aplicación no graba las palabras del usuario, dijo Dobson, sino que monitorea los elementos acústicos del discurso (como el volumen, intensidad, ritmo y tono) para tener una lectura emocional.

“Buscamos características acústicas dentro de tus palabras. No sabemos lo que dices”, dijo.

Un sistema de aprendizaje automático analiza las fotografías de los patrones acústicos del usuario para determinar el estado emocional del usuario.

El profesor Stephen Cox, director del laboratorio de procesamiento del habla en la Universidad de East Anglia en Reino Unido y consejero científico en el proyecto, dijo que la tecnología era posible gracias a los avances en algoritmos de aprendizaje automático.

“Esta es un área llamada paralingüística donde se extraen cosas de la voz que no son dichas verbalmente, pero transmiten el significado; una de éstas es la emoción”, dijo.

“Todo lo que necesitamos hacer es recolectar muchas pláticas donde se muestre enojo o felicidad. Las mostramos al clasificador y el algoritmo se clasifica”.

Dobson dijo que una de las mayores incógnitas que enfrentaba el proyecto era cuán dispuestos estarían los pacientes a exponerse a un monitoreo constante a través de sus teléfonos; aunque solo los datos relacionados con la acústica, no con las palabras, serían registrados.

“Lo que no sabemos es: ‘¿cuán intrusivo es eso? ¿cuál es la confianza necesaria para hacer esto?’”.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Sin embargo, dijo que la aplicación pertenece a un grupo de productos para smartphones que monitorean el cuerpo humano, como los monitores de sueño o monitores para trotar, que han ganado amplia aceptación. Las aplicaciones fueron un producto del movimiento Quantified Self (Ser cuantificado), que vio a los usuarios emplear tecnologías de autoseguimiento para obtener una mejor idea de cómo sus cuerpos respondieron a diferentes insumos.

Dijo que si una versión de la aplicación para el consumidor era lanzada, dirigida a aquellos interesados en autoseguimiento, podría llegar al mercado en la segunda mitad del año. Una aplicación adecuada para su uso por parte de los servicios de salud tardaría un poco más debido a los requisitos de pruebas, dijo.

Ahora ve
Crisis minorista: ¿por qué grandes cadenas están cerrando sus tiendas?
No te pierdas
×