Autos sin conductor, revolución lenta

La tecnología de los coches automatizados avanza rápidamente, pero las automotrices van con calma; temen que el público y los reguladores no estén listos aún para ceder el control de los vehículos.
Doron Levin

La tecnología que permitirá a los autos funcionar con una participación mínima de los conductores humanos se va revelando más abiertamente por parte de algunas automotrices, en particular, Audi, Mercedes-Benz y Lexus de Toyota. La tecnología estará disponible dentro de unos años, dicen.

Sin embargo, las automotrices temen que los consumidores y los reguladores puedan negarse a ceder el control. Los conductores utilizan cada vez más sistemas de frenos anti-bloqueo (ABS), control de estabilidad, control de crucero adaptativo, advertencias de salida del carril y otros artilugios de alta tecnología. La mayoría no se da cuenta de que un pequeño paso los separa de un sistema de control casi totalmente automático, afirman los fabricantes.

"Tú colocas todas estas cosas juntas y el auto ya está ayudando a conducirse a sí mismo", dijo Scott Keogh, director de la filial estadounidense de Audi AG. En el Consumer Electronics Show (CES) en Las Vegas, Audi mostró un prototipo de "Traffic Jam Assist" ("Asistente contra embotellamientos") para su uso en tráfico que viaja a menos de 60 kilómetros por hora.

Los sensores ópticos y de radar identifican los marcadores de carril para evitar que el especialmente equipado Audi A6 se desvíe de su carril, empujando la rueda en la dirección que debe seguir. Sensores delanteros desaceleran el auto cuando se acerca demasiado a un vehículo que va adelante, o aceleran cuando la brecha es grande. Los sensores y chips que procesan la información se están volviendo cada vez más pequeños, más baratos y más potentes a un ritmo dramático.

Audi es la primera automotriz, y la segunda empresa después de Google, en recibir autorización para probar sus sistemas en las carreteras de Nevada. Otras automotrices más importantes, incluyendo a General Motors Co y Ford Motor Co, están trabajando en sistemas autónomos pero han evitado hacer cualquier anuncio o realizar reuniones informativas en la feria.

Keogh y otros ejecutivos e ingenieros de Audi Alemania se negaron a decir exactamente cuándo el "Traffic Jam Assist" podría estar disponible en un modelo de Audi, excepto para decir "esta década". Fueron rápidos en señalar que si bien la tecnología podría aliviar la monotonía y mejorar la seguridad en la conducción a vuelta de rueda, el conductor "no debe" ceder el control por completo. La muestra de estas tecnologías ha sido diseñada, dijeron los ejecutivos, para familiarizar a un público que de otro modo podría encontrarlas extrañas o aterradoras.

A diferencia de Google, que está probando en los caminos de Toyota y Nevada un Toyota Prius sin conductor que desarrolló de cara a un futuro de autos sin conductor, Audi rechaza la noción de que los conductores podrían volverse obsoletos algún día.

Bueno, casi. Audi mostró un coche que se estaciona solo en un garaje de  Las Vegas. El auto encontró su propio espacio y regresó ante la llamada de su "conductor". "Audi puede ofrecer la tecnología y algunas relaciones públicas para mostrar el valor", dice Wolfgang Dürheimer, el miembro de Consejo de Audi a cargo de la investigación y el desarrollo. "La clave" para la aceptación del consumidor es mostrar "que resuelve un problema que los consumidores tienen".

Dürheimer dijo que los sistemas avanzados de Audi podrían encontrar su primera aceptación generalizada por parte de los consumidores en las zonas urbanas en Japón, donde la escasez de lugares de estacionamiento y congestión proporcionan una oportunidad. Dürheimer y otros ejecutivos de Audi trataron de evitar el uso de la palabra "autónomo" al referirse a su tecnología, debido a la implicación de que el conductor no es necesario. "Esta tecnología no se desarrolla de la noche a la mañana, necesita una gran cantidad de pruebas, aquí en las carreteras de Nevada", y en otras partes, dijo.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Audi prefiere un enfoque gradual en la adición de "capas" tecnológicas de control para que los consumidores y los reguladores pueden aclimatarse a cada nueva función sin llegar a sentirse abrumados. El primer Audi con sistema de alerta de salida del carril, por ejemplo, fue mejorado para que la dirección del auto pueda ser configurada para intervenir en el caso de salida, en lugar de sólo emitir una advertencia.

Brad Stertz, un portavoz de Audi, dijo que las autoridades regulatorias de Estados Unidos y las aseguradoras tendrán que aclarar su postura sobre las características que toman el control del auto en determinadas circunstancias: "¿Qué pasaría si un accidente ocurre. ¿Quién es responsable?"

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×