Especialistas 'rescatan' a un mamut en el DF con técnicas arqueológicas

Por primera vez en América Latina, emplearon métodos magnéticos, eléctricos y de georradar en la paleontología
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

Un grupo de investigadores rescatan los restos de un mamut en la Ciudad de México, con la ayuda de métodos habitualmente exclusivos en la arqueología para detectar elementos arquitectónicos, informó este lunes el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

"Se aplican por primera vez en América Latina métodos magnéticos, eléctricos y de georradar en la paleontología, (...) comúnmente utilizadas en las excavaciones arqueológicas para detectar elementos arquitectónicos", detalló el instituto.

Paleontólogos y arqueólogos trabajan en conjunto para aplicar estos métodos que hasta ahora permitieron ahorrar tiempo de investigación y determinar la magnitud del hallazgo antes de comenzar la excavación el pasado mes de marzo.

El mamut es de las praderas (Mammuthus columbi). Se trata de un macho que tenía unos 30 años al morir y cuyo cuerpo quedó cubierto por un metro de cenizas dentro de una barranca, donde los investigadores creen que el animal cayó durante la erupción de un volcán ocurrida hace 10,000 o 12,000 años.

Los pobladores de Santa Ana Tlacotenco, en Milpa Alta, descubrieron por casualidad los molares del animal en 2012, en un terreno arenoso de nopales, ubicado a 2,800 metros sobre el nivel del mar. El hallazgo atrajo a los investigadores, que sospechaban que el cuerpo completo podía estar en la zona ubicada al sur de la Ciudad de México.

A tres semanas de iniciar la excavación, esta ha causado gran expectación. Durante las vacaciones de Semana Santa, alrededor de 100 personas procedentes de los pueblos cercanos llegaron cada día al lugar para escuchar las explicaciones sobre anatomía que les daban los investigadores del INAH y el Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Hasta ahora están a la vista la defensa (erróneamente conocida como colmillos), parte del cráneo, una rama mandibular, así como algunas costillas y vértebras del mamífero, aunque falta por encontrar 30% de los huesos, de acuerdo con el INAH.

Este mamut es uno de los más completos que se han encontrado en México, ya que habitualmente son hallados huesos, patas o colmillos, explicó Joaquín Arroyo, especialista en mastofauna cuaternaria.

Tras el hallazgo de este fósil, pobladores de la zona contaron a los investigadores que los dueños de una casa particular encontraron la defensa de un mamut hace 15 años, pero que la volvieron a enterrar.

El INAH adelantó que se analiza la posibilidad de que una vez que el fósil sea restaurado y estudiando, sea expuesto en la biblioteca del poblado o en el Museo de Milpa Alta.

Los mamuts son un género extinto de la familia de los elefantes que existieron en los periodos Plioceno (Neógeno tardío), Pleistoceno y Holoceno (Cuaternario). Medían hasta cinco metros y pesaban alrededor de 10 toneladas. Sus defensas medían unos tres metros, y vivían en los pastizales y zonas cercanas a los lagos.

En 2012 fue encontrado el fósil de otro mamut en Huimilpan, Querétaro, estado aledaño a la Ciudad de México. 

Ahora ve