Jay Silver: el hombre que controla una computadora con cualquier objeto

La invención del ingeniero permite conectar comida u objetos a una computadora, para que funcionen como un teclado o 'mouse'
Un hombre controla una computadora con un plátano
Brandon Griggs
Autor: Brandon Griggs
(Reuters) -

Para entender a Jay Silver, es necesario volver 10 años en el pasado, a una noche en la que volaba papalotes en una playa en su nativa Florida, Estados Unidos, con la mujer que se convertiría en su esposa.

Ella le preguntó si sabía cómo escuchar al viento. Al ser un ingeniero, respondió que el viento solo produce ruido blanco, y el ruido blanco no contiene información.

Pero él la amaba, así que abrió su mente y lo intentó.

“Y sentí una profunda alegría”, dijo Silver en una plática reciente en la conferencia PopTech. “Y luego dejé de buscar información y eficiencia, y cambié un poco el curso de mi vida y comencé a practicar rituales de alegría”.

El sentido infantil de juego, curiosidad y descubrimiento, uno que muchas personas pierden a medida que crecen, influye en la vida y trabajo de Silver desde entonces.

No es casualidad que muestre a su audiencia videoclips de niños impresionados cuando descubren la nieve por primera vez o de un dulce M&M que se desliza por una escalera mecánica. O se haya presentado en el escenario de PopTech en una playera, pantalones cortos holgados y una gorra de surfista, que lo hacía parecer más un patinador que alguien con un doctorado del Instituto Tecnológico de Massachusetts en EU (MIT, por sus siglas en inglés).

Sí, con sus 33 años, Silver es una especie de niño grande.

También es un defensor destacado del maker movement, la cultura de invención con la filosofía hazlo tú mismo, al hackear y hacer prototipos que inspiran a muchos ingenieros en los campos de tecnología.

En el Laboratorio de Medios del MIT, Silver estudió cómo fabricar herramientas que empleen el espíritu creativo de las personas y les ayuden a crear cosas con la tecnología moderna. Una de sus primeras creaciones fue Drawdio, un lápiz electrónico que te permite componer música mientras dibujas.

Su siguiente invención fue MaKey MaKey, un kit que desarrolló en el MIT con su compañero Eric Rosenbaum. Los fondos para el proyecto fueron reunidos en Kickstarter (establecieron una meta de 25,000 dólares y acumularon 568,000 dólares), el sencillo kit electrónico contiene una placa de circuitos, pinzas y cables USB, y ayuda a que cualquiera convierta objetos cotidianos en touchpads (almohadilla táctil) que pueden ser utilizados para interactuar con una computadora.

Las personas sujetan las pinzas a un objeto y luego las conectan a través del kit a su computadora. Tocar el objeto produce una pequeña conexión eléctrica, que la computadora interpreta como pulsar de tecla o el movimiento de un mouse.

Los kits cuestan 50 dólares y tienen una leyenda en la caja que dice: “Emociónate. ¡El mundo es tu kit de construcción!”.

Desde que comenzaron a enviarse el verano pasado, las personas en todo el mundo los han utilizado para controlar programas de computadora con cualquier cosa que pueda conducir electricidad: frutas, plantas, agua, incluso mascotas. Un estudiante en la Universidad Metodista del Sureste en Estados Unidos ganó un concurso de talentos al conectar MaKey MaKey a platos llenos de comida, con los que tocaba el himno estadounidense, al consumir los alimentos en ellos.

MaKey parece un juguete, y los educadores lo han utilizado para jugar o enseñar a los niños sobre los circuitos eléctricos básicos. Pero Silver cree que su kit también puede ayudar a los ingenieros a probar conceptos y prototipos de forma más barata. 

“Algunas personas simplemente juegan (con los kits). Otras crean dispositivos para que sus hijos con parálisis cerebral puedan acceder a navegar en la web (...) No sé cuál de estas dos cosas es más importante. Para mí, ambas son realmente valiosas”, dijo. 

Silver, ahora un científico de investigación y fabricante en los Laboratorios Intel, espera que MaKey MaKey despierte el impulso creativo en las personas y los aliente a crear sus propios proyectos.

“Creo que cuando haces algo, de alguna manera creas un significado y propósito. De alguna manera haces que el mundo sea lo que es. Votas con tus manos; no en una cabina sino con cambios, ahora, eso realmente ocurre en tu propio espacio”.

Preescolar de por vida

Mucho antes de esa noche en la playa, la turbulenta imaginación de Silver ya inventaba cosas.

Cuando era niño en Cocoa Beach, Florida, pegó con cinta de aislar un tenedor a un taladro para hacer una máquina automática que hiciera girar el espagueti. En cuarto año de primaria, descubrió por accidente que sus walkie-talkies se comunicaban en la misma frecuencia que su automóvil de control remoto. Así que combinó el automóvil, un bote de basura que puso de cabeza y algunas otras partes para hacer un robot que podía controlar al hacer ciertos sonidos en los walkie-talkies.

“Como cualquier niño de la década de 1980, veía mucho McGyver. Pero era muy malo haciendo cosas (...) Amaba los papalotes. Los papalotes tienen más preguntas que respuestas. Amo las cosas con más preguntas que respuestas”, dijo. 

Silver está fascinado con la idea de combinar o remodelar objetos, como su girador de espagueti, para darles usos diferentes a los que estaban destinados.

“¿Cuál es el propósito de las cosas? ¿Quién decidió cuál es su propósito?”, preguntó. “Otras personas no tienen que decidir el significado de las cosas. Todos podemos decidirlo”.

Es el mismo impulso que lleva a los niños a jugar con una caja en lugar de usar el juguete que estaba dentro de esta.

“No necesitaba nada especial para (modificar las cosas) cuando era niño. Solo quería lo que estaba a mi alrededor. Creo que todos los niños hacen esto”, escribió Silver en un correo electrónico. “Creo que esta es una de las cosas más especiales y también de las menos únicas en los humanos: intentan hacer todo en todas las formas y tener mentes muy abiertas, especialmente cuando son jóvenes”.

En el MIT, Silver es parte de un grupo llamado Lifelong Kindergarten (Preescolar de por vida), que busca fomentar a los adultos creativos a través de un “estilo de aprendizaje estilo preescolar” que enfatiza el diseño, experimentación y exploración. Fue un gran ajuste para él porque le enseñó a no temer al fracaso y a intentar cosas nuevas.

“Soy una especie de fabricante que va de abajo hacia arriba. No tengo un plan. Realmente no sé cómo funcionan tan bien las cosas. Sólo pierdo el tiempo con las cosas, y las cosas comienzan a surgir”, dijo. “Es como una especie de conversación con los materiales”.

El enfoque de Silver (parte ingeniero, parte artista, parte niño curioso de cinco años), impresionó a sus mentores en el MIT.

“Jay es una increíble fuerza creativa. Rara vez he conocido a alguien produzca tantas ideas creativas. Realmente tiene el espíritu de un experimentador, siempre intenta cosas nuevas”, dijo Mitchel Resnick, profesor de investigación de aprendizaje en el Laboratorio de Medios del MIT.

“Jay se aferra a esa curiosidad juguetona (que los niños tienen) y utiliza eso para relacionarse con las personas (...) Una cosa que es segura es que Jay hará algo que ninguno de nosotros esperará. Creará nuevos caminos que ninguno de nosotros ni siquiera piensa hoy. Y sea lo que sea, ayudará a las personas a explorar el mundo a su alrededor y traerá alegría a sus vidas”, añadió Resnick.

Confianza creativa

Ahora, Silver vive en California, Estados Unidos, con su esposa Jodi, una artista y educadora creativa, y con su hijo Oak de 2 años. Su trabajo en Intel lo lleva a festivales y eventos como el Bay Area Maker Faire, donde realiza talleres creativos que incluyen actividades como crear circuitos digitales al dibujarlos con un lápiz. A cambio, lleva algo de lo que aprende sobre prototipos a los Laboratorios Intel, que hacen investigación en una variedad de campos de computación futurista.

Silver también difunde el kit MaKey MaKey. Su empresa de producción, JoyLabz, distribuyó aproximadamente 20,000 kits.

“La razón por la que hago este kit es porque estoy totalmente emocionado por lo que puedo hacer con él y lo que otras personas pueden hacer (...) Espero que otras personas lo utilicen en una forma que los haga sentir vivos. Y si lo hacen, no me importa si lo que hacen es útil o no”, dijo.

Silver habla nostálgicamente sobre un futuro utópico en el que todos crean su propio espacio único en lugar de conformarse con casas, muebles y decoraciones hechas en serie.

“Simplemente no queremos que las personas corran a Walmart cuando tengan una mesa inestable”, dijo.

En lugar de eso, Silver prevé una nueva generación de pensadores creativos que corten y peguen materiales dispares para crear algo nuevo que tenga un significado personal para ellos; como lo que los artistas y escritores han hecho durante siglos pero en una escala más amplia.

“Por ejemplo, toma a uno de los principales íconos creativos: los LEGO. Los LEGO te dejan construir todo, ¿verdad? Bueno, soy un fanático de ellos pero hay una cosa que no comunican: el mundo en el que vives es un conjunto de LEGOs”, dijo. “Ese es mi mensaje, no necesitas un kit, y no necesitas atenerte a las piezas que vienen en la caja”.

Para Silver, esos arreglos impulsan la “confianza creativa”: el poder transformativo que viene al hacer que algo sea tangible y fresco.

“Si haces que algunos niños piensen ‘puedo hacer esto’; especialmente aquellos que no hubieran tenido oportunidad de pensar de esa manera, eso es suficiente para mí. Y ya vemos que ocurre”, dijo.

Los talleres de Silver están dirigidos en su mayoría a los niños, pero hay una razón por la que es invitado a hablar en conferencias basadas en ideas como TEDx y PopTech. Sus lecciones son aplicables para cualquier rígido estudiante de postgrado o ejecutivo de negocios: reescribe las reglas. Intenta todo. No tengas miedo al fracaso.

Sigue tu alegría.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Para Silver, es parte de la naturaleza humana.

“El mundo en el que me gustaría vivir es un mundo en el que todos ayudan a crearlo en su propia forma”, dijo. “Así que es una mezcolanza de diferentes colecciones, o contribuciones… que reflejan la propia inspiración interna de todos. De algún modo en la forma en la que la naturaleza es, pero con humanos. Eso sería un mundo hermoso”. 

Ahora ve
Cumplimiento o no de contrato enfrenta a Neymar con el Barcelona
No te pierdas
×