El ‘Big Brother’ de EU en la red

PRISM es apenas una parte de todo un programa de inteligencia vía electrónica, según expertos; tras los ataques terroristas de 2001, el Gobierno creció sus peticiones de datos a las tecnológicas.
monitores  (Foto: Getty)
WASHINGTON (AP) -

En los meses y años que siguieron a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, agentes del FBI comenzaron a presentarse con más frecuencia que antes en la sede de Microsoft. El personal traía en las manos órdenes judiciales para recopilar información sobre clientes de la empresa. En todo el mundo espías del Gobierno de Estados Unidos le seguían la pista a mensajes electrónicos y direcciones de Internet de sospechosos de terrorismo.

Con frecuencia, esas pistas llevaban a la mayor compañía mundial de programas informáticos y, en ese momento, el mayor proveedor de cuentas de correo electrónico.

Los agentes pedían mensajes electrónicos archivados, información sobre las cuentas, prácticamente todo, y rápido. Los ingenieros compilaban la información, a veces a mano, y la entregaban al Gobierno.

Con regularidad no había una forma fácil de decir si la información pertenecía a extranjeros o estadounidenses. Tanta información cambiaba de manos que un exempleado de Microsoft dijo que los ingenieros se preguntaban si la empresa debía cooperar con las autoridades.

Este proceso manual y frenético fue el predecesor de PRISM, el programa secreto de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) recientemente revelado y que consiste en recoger información de compañías de Internet.

A medida que las leyes cambiaban y la tecnología avanzaba, el Gobierno y la industria tomaron un camino más expedito y adoptaron un procesamiento electrónico, que exigía menos tiempo de las compañías y ofrecía al Gobierno la información en un formato estándar.

La revelación de la existencia de PRISM este mes por parte de los diarios Washington Post y The Guardian ha provocado el capítulo más reciente de un debate que comenzó hace un decenio sobre qué limites imponer a las actividades de recopilación de información del Gobierno, que la administración del presidente Barack Obama dice que es esencial para mantener la seguridad del país.

Pero entrevistas con más de una decena de funcionarios, ejecutivos del sector tecnológico y expertos independientes muestran que, aunque PRISM ha sido el objeto de atención reciente, el programa es una parte relativamente menor de un esfuerzo mucho más amplio de recopilación de información electrónica.

Ahora ve
Esto es lo que debes saber de la devoción a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×