¿Lentes de contacto con WiFi o ciudades tipo 'Lego'?, dalo por hecho...

Algunos inventos podrían parecer de ciencia ficción pero la verdad es que científicos 'curiosos' los harán realidad en muy poco tiempo
Las impresiones 3D, ¿ayudan a tu economía?
/
| Otra fuente: QUO
(QUO) -

Lentes de contacto para conectarse a internet o camisas con microchips para monitorear signos vitales ¿Estamos hablando de ciencia ficción?

Pues no, los científicos trabajan para que esto sea realidad en unas cuantas décadas.

El físico estadounidense Michio Kaku, autor del libro Physics of the Future, asegura que para 2030 nos conectaremos a internet mediante lentes de contacto, y que los automóviles no necesitarán conductor, pues serán controlados por computadoras y sistemas de navegación GPS.

También dice que la teleconferencia será reemplazada por la telepresencia de imágenes completas en tercera dimensión. De ser así, en menos de 20 años las sillas en una junta de trabajo estarán ocupadas por visiones tridimensionales que aparecen al colocarse unos lentes especiales.

En Quo.mx encontrarás más sobre las nuevas tecnologías en 30 y 50 años

A decir de algunos científicos, el ritmo de innovación y mejora, según la ley de Moore, que indica que el poder de las computadoras se duplica cada 18 meses, habrá de mantener este nivel de aceleración hasta 2020, cuando el proceso de innovación tecnológica empezará a disminuir su velocidad.

Por lo pronto, el científico Babak Parviz, profesor de ingeniería eléctrica de la Universidad de Washington, diseñó un prototipo de lentes de contacto biónicos que se prueban en conejos. Se estima que en el futuro servirán para buscar información, conectarnos a un sitio de internet y bajar películas o archivos de música.

La posibilidad de alterar nuestras características genéticas, así como sustituir los órganos dañados y atrofiados de nuestro cuerpo por otros que estén sanos también está cerca de volverse realidad. 

Anthony Atala, experto en medicina regenerativa, ha conseguido fabricar músculos, dedos y arterias desde su laboratorio en la Universidad Wake Forest, en Carolina del Norte.

La técnica consiste en tomar un pequeño pedazo del tejido del órgano enfermo o lesionado para separar los dos componentes celulares que lo integran: las células musculares y las células especializadas.

Las células son cultivadas fuera del cuerpo durante cuatro semanas, tiempo suficiente para producir un molde del órgano a fabricar con una impresora 3D.

La medicina es, quizá, otra de las áreas que se transforma a mayor velocidad. Actualmente basta con tomar una píldora del tamaño de una aspirina para detectar trastornos gastrointestinales.

La smart pill o píldora inteligente es en realidad una cápsula inalámbrica que emite señales a un receptor ubicado en la cadera del paciente que, a su vez, está conectado a una computadora que analiza los datos de presión, pH y temperatura que el comprimido registra durante su recorrido por el aparato digestivo.

La inteligencia artificial y los robots cambiarán la manera en que los humanos se relacionan con las nuevas tecnologías.

Para 2100 habrá robots inteligentes por todas partes. "Los humanos no estaremos separados de ellos. Seremos mitad robot o estaremos conectados con ellos", señala Rodney Brooks, exdirector del Laboratorio de Inteligencia Artificial en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés).

Comenzará con la integración de prótesis robóticas o la inserción de partes electrónicas en nuestros cuerpos —para mejorar sentidos y habilidades— hasta que estemos divididos en dos tipos: los genéticamente puros y los que han sido manipulados para prevenir enfermedades, producir ciertas emociones o mejorar algunas capacidades. Se espera que esto sea una realidad a finales del siglo XXI.

¿Y qué pasará con las ciudades? ¿Cómo serán en el futuro?

Marcos Cruz, director de la Escuela Bartlett de Arquitectura de la University College London considera que habrá algo similar a lo que sucede en lugares como Tokio o Hong Kong. El arquitecto se refiere a las llamadas "ciudades tridimensionales": metrópolis que han crecido de manera vertical, pero en las que no existe la idea de la planta baja.

James Parkinson, responsable del programa Future Buildings del Royal Institute of British Architects (RIBA) comenta que "con el desarrollo de las impresoras en tercera dimensión será posible imprimir los componentes de los edificios para después ensamblarlos".

Esto ya sucede en China, donde la firma Broad Sustainable Building es capaz de construir un edificio de 30 pisos en tan solo 15 días, como si cada estructura fuera un juguete LEGO para armar.

LEER: La era de los robots: ¿un salto inevitable para las empresas modernas?

La ropa también será modificada por la revolución tecnológica. Algunos como Schoeller Technologies, compañía con sede en Suiza, ya produce prendas de vestir con nanoesferas, las cuales hacen que la tela sea muy resistente y que, además, se limpie sola.

Las camisetas, vestidos y pantalones tendrán microchips incorporados que podrán detectar cualquier emergencia a partir de las anomalías que registren en nuestros signos vitales, como el cambio de presión, la alteración de las ondas cerebrales o cualquier modificación en el ritmo cardiaco.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

"Ya nadie podrá desangrarse hasta morir por falta de atención médica porque los microchips integrados al pantalón o al abrigo serán los primeros en llamar una ambulancia a la primera señal de alerta", asegura el físico, Michio Kaku.

Este es un fragmento de un artículo publicado en la edición de julio de 2013 de la revista QUO, que es parte de Grupo Expansión, una empresa de Time Inc. La firma edita en México 17 revistas y siete sitios de internet, entre ellos CNNMéxico.com.

Ahora ve
“Un componente racial” dificulta la renegociación del TLCAN, considera Krugman
No te pierdas
×