Steve Ballmer se va, ¿y Microsoft?

El CEO saliente no pudo anticipar hacia dónde se dirigía el mercado de tecnología de consumo; su sucesor deberá estar enfocado en la innovación de productos de hardware y software.
steve ballmer  (Foto: AP)
Adrian Covert
NUEVA YORK -

A pesar de todo su carisma y entusiasmo, Steve Ballmer, a fin de cuentas, no entendía de productos. En repetidas veces el saliente CEO de Microsoft no pudo anticipar hacia dónde se dirigía el mercado de la tecnología de consumo, o descifrar cómo Microsoft podría innovar en áreas importantes.

Eso no quiere decir que la gestión de Ballmer estuviera empedrada de malas ideas y lamentables fracasos (aunque Internet Explorer 6 y Windows Vista, ambos plagados de fallas, se dieron durante su administración). La verdad es que muchas buenas ideas y productos vieron la luz durante la era Ballmer.

El problema es que muchos de esos productos e innovaciones se produjeron como respuesta desesperada a lo que los competidores habían ofertado. Y a algunos les faltaban uno o dos elementos críticos, lo que impidió que alcanzaran el éxito.

Y eso todavía es cierto para el Microsoft de hoy. Consideremos la gama de los principales productos de la empresa:

Windows 8: llegó como una respuesta a sus muchas oportunidades perdidas en el mercado de las tablets. Con las ventas de la PC cayendo en picada, su éxito futuro es todavía una gran interrogante.

Microsoft Surface: la ejecución defectuosa y el marketing desatinado confundieron a los consumidores. Las ventas han sido mediocres.

Windows Phone 8: llegó tarde, los usuarios de smartphones ya se habían pasado al iPhone de Apple y a los Android de Google en el momento en que salió al mercado.

Microsoft Office: sigue siendo un éxito, pero Docs de Google está avanzando y Microsoft lo sabe. De allí el lanzamiento de Office 365 y su aplicación basada en la nube a principios de este año.

Xbox: uno de los pocos éxitos de las divisiones de la compañía dedicadas al consumo masivo. Pero la campaña promocional para la última consola Xbox One ha sido un desastre.

Al próximo CEO de Microsoft le aguarda un mundo de trabajo.

Si Microsoft se apega a su plan actual de convertirse en una compañía que ofrece dispositivos y servicios muy en la tónica de Apple, su nuevo líder probablemente debería ser alguien centrado en la innovación de productos (hardware y software). Si el defecto más grande de Ballmer fue haber ignorado el auge de los dispositivos móviles, el próximo CEO debe tener la visión para predecir qué será lo próximo, y tener la habilidad para ejecutar dicha visión. Otro director que reproduzca el modelo de Ballmer no logrará eso.

Atender al mercado de las PC sigue siendo la principal fuente de ingresos de Microsoft, así que el próximo CEO de la compañía no debería abandonar ese mercado bajo ninguna circunstancia. Pero colocar sus esperanzas en el retorno de glorias pasadas o incluso en las tendencias tecnológicas de moda sólo terminará en decepción. La empresa necesita mirar más allá de eso.

Afortunadamente para Microsoft, la compañía todavía está posicionada para tener éxito.

Una de las grandes batallas por venir en el mundo tecnológico será el control del espacio de la televisión por Internet. Microsoft fue lo suficientemente inteligente para posicionar la Xbox como un dispositivo de entretenimiento doméstico para múltiples usos, y ofrecer toneladas de streaming de TV, películas y música, no sólo videojuegos. También abrió un estudio para desarrollar su propio contenido televisivo. Si la Xbox One se vende tan bien como su predecesora, esta consola puede tener el poder que Apple desea para sí en la arena de la televisión.

Microsoft también tiene dos comodines bajo la forma de Bing y Skype. Microsoft llegó muy tarde a la fiesta de las búsquedas y trató de promocionar Bing como un buscador tan fácil que hasta los tontos podían usarlo, craso error. Pero hay una segunda revolución aconteciendo en el segmento de las búsquedas. Google, Apple y Wolfram están desarrollando motores de búsqueda semántica que tratan de averiguar lo que el usuario realmente quiere, pero aún no han descifrado el enigma. Microsoft tiene que aprovechar la coyuntura y actuar sin demora.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Lo mismo aplica para Skype. En este momento, la mensajería es un territorio fragmentado, Google Hangouts, Facebook Messenger, Whatsapp, iMessage, Line, Kik y otros más. Microsoft es una de las pocas empresas que tienen un producto de calidad - Skype - disponible en casi todas las plataformas. Encontrar una manera de que Skype sea el nexo para todas nuestras comunicaciones es un camino seguro para recuperar la relevancia de Microsoft.

Otra posibilidad es que el próximo CEO de Microsoft siga con la táctica de preferir la salida fácil, y al seguir la pauta que otros imponen ver a la compañía desvanecerse en la nada, como ocurrió con BlackBerry.

Ahora ve
Millones de cangrejos hacen suyo Google Street View
No te pierdas
×