Asiáticas, rivales de Google y Apple

Firmas chinas y coreanas se preparan para lanzar al mercado sus propios sistemas operativos; ¿será el asalto a Google y Apple que dificulte su participación en dispositivos móviles en Asia?
asia smartphone  (Foto: tomada de CNNMoney.com)
Erik Heinrich
NUEVA YORK -

Sistemas operativos rivales a Android de Google y a iOS de Apple han surgido en Asia, lo cual sugiere que es inminente una feroz guerra mundial por el dominio en la computación móvil.

El primer contendiente para revolucionar el mercado mundial de dispositivos móviles de 341,400 millones de dólares, es China Operating System (COS), desarrollado conjuntamente por la Academia de Ciencias de China y su socio del sector privado Liantong Network Communications Technology.

La segunda promesa con ambiciones igualmente grandes es Tizen, desarrollado por el gigante de la electrónica de Corea del Sur Samsung, junto con un consorcio de socios que incluye al gigante estadounidense de los microprocesadores Intel, Fujitsu de Japón, Huawei de China, y el operador de telefonía móvil europeo Vodafone. Samsung no sólo quiere que Tizen se convierta en una marca tan grande como Android de Google e iOS de Apple, sino que también quiere que su software sea utilizado en automóviles, electrodomésticos inteligentes y televisores.

Es probable que tanto COS como Tizen sean lanzados en el segundo trimestre; China Telecom y China Mobile están probando la plataforma COS, y Samsung lanzó recientemente una cámara digital Tizen en Corea del Sur.

Las empresas estadounidenses tienen un cuasimonopolio en el software que impulsa las comunicaciones móviles. ¿Acaso los dos competidores asiáticos tienen lo que se necesita para montar un asalto frontal contra su dominio? COS y Tizen tienen el potencial de representar un duro golpe al destino de Android y iOS; a pesar del hecho de que estos dos monstruos globales tienen asegurado, al parecer de manera inquebrantable, el 96% del mercado.

Android de Google es particularmente vulnerable a un OS rival, debido a que es utilizado por una larga lista de fabricantes de equipos originales que podrían abandonar a Android como una papa caliente si se presenta un mejor sistema operativo.

Toma en cuenta que cinco de los siete principales smartphones vendidos en China son fabricados por empresas chinas: Lenovo, Huawei, Yulong, Xiaomi y ZTE. Si todos se cambiaran de Android a COS —por ejemplo, con un poco de persuasión por parte del gobierno chino bajo razones de seguridad nacional— entonces Android podría quedar excluido de uno de los mayores mercados inalámbricos en el mundo prácticamente de la noche a la mañana.

Sin embargo, conquistar China será una batalla cuesta arriba. “Algunos de los proveedores podrían hacer uno o dos dispositivos si son presionados por el gobierno”, dice Sandy Shen, directora de investigación de la oficina de Gartner en Shanghai, “pero no pueden darse el lujo de perder participación de mercado o sufrir pérdidas sólo para apoyar el sistema operativo chino”.

Los analistas también cuestionan las capacidades de Liantong Network Communications, con sede en Shanghai, que dirigió el desarrollo del COS basado en Linux. “Fue establecido en 2012 con menos de 150 personas”, dice Gene Cao, analista senior de Forrester Research en Pekín. “Se necesita tiempo para que un nuevo sistema operativo mejore la estabilidad, lo cual normalmente requiere de cientos de actualizaciones de versión, como en el caso de Android”.

Mientras tanto, una ventaja estratégica de Samsung es el hecho de que fabrica el 63% de todos los smartphones y tabletas impulsados por Android que existen en el mercado hoy en día. Si pusiera todo su respaldo detrás de Tizen, Google podría llegar a perder más de la mitad de sus clientes de Android.

“No creo que Samsung abandone a Android a favor de Tizen, porque sus smartphones insignia Galaxy son prácticamente equivalentes a Android”, dice Ramón Llamas, director de investigación del equipo de telefonía móvil de IDC en Framingham, Massachusetts. “Al cambiarlos a Tizen, o a cualquier otro sistema operativo, corre el riesgo de alejar a su base central de usuarios. Yo preveó qe Samsung ofrecerá teléfonos inteligentes que operen con Tizen, junto con sus dispositivos impulsados por Android”.

Es posible que los analistas subestimen la cruda ambición de los advenedizos asiáticos. Por ejemplo, el grupo detrás de COS afirma haber coregido muchos errores en el kernel original de Linux, incluidos los riesgos de seguridad que hacen que los sistemas operativos hechos en el extranjero, como Android, sean vulnerables a la vigilancia y al robo de datos. Con las nuevas mejoras, y una tienda de aplicaciones en línea en desarrollo, COS está apostando a convertirse en el sistema operativo preferido para computadoras personales y teléfonos inteligentes chinos.

Samsung tiene planes aún más ambiciosos para Tizen. Además de usarlo en todos sus productos electrónicos de consumo, incluyendo dispositivos portátiles, la empresa está en conversaciones con Toyota y Jaguar Land Rover acerca de llevar Tizen a los automóviles. También quiere que Tizen se convierta en el sistema operativo preferido de los mercados emergentes, como India e Indonesia, donde se ha disparado la demanda por teléfonos inteligentes más baratos.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Habrá ganadores y perdedores en el enfrentamiento por la dominación del mundo que se avecina en la computación móvil. Es Estados Unidos vs. Asia; y las apuestas no podrían ser más altas.

Artículo relacionad: iPhones y Macs, con fallas de seguridad

Ahora ve
EU está dispuesto a dialogar con Corea del Norte “sin condiciones previas”
No te pierdas
×