‘Vía rápida’ de Internet desata críticas

La propuesta que daría prioridad a ciertos sitios en EU aumentaría el costo al consumidor: expertos; incluso firmas como Google y Amazon dicen que la propuesta es una amenaza para Internet.
banda ancha  (Foto: Getty)
James O'Toole
NUEVA YORK -

La Web ha estado alborotada estas últimas semanas por la noticia de una propuesta federal en Estados Unidos que permitiría el establecimiento de carriles en línea “lentos” y “rápidos”.

Como parte del plan, que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) votará el jueves, que proveedores de servicios de Internet como Comcast y Verizon serán capaces de cobrar a empresas como Netflix y Amazon por un acceso más rápido para los clientes.

Las reglas están todavía sujetas a cambios; la FCC tiene que considerar los comentarios del público y enfrentar el escrutinio de los legisladores antes de que sean finalizadas. Pero aquí hay algunas maneras en que tu servicio de Internet podría cambiar si el plan de la vía rápida es promulgado:

1. Costos más altos: Aquellos que proponen la neutralidad en la red se preocupan por que si los proveedores de contenidos se ven obligados a pagar a las empresas de banda ancha por proporcionar alta velocidad, los costos de ello serán trasladados a los consumidores.

2. Velocidades más lentas: Crear vías rápidas no requeriría que las compañías de banda ancha construyan una nueva infraestructura, lo cual significa que las velocidades generales podrían disminuir si a algunas empresas se les da más ancho de banda en la 'tubería' de banda ancha existente.

El comisionado de la FCC, Tom Wheeler, ha insistido en los proveedores de Internet no podrán castigar a las empresas que no paguen por la vía rápida mediante una disminución de sus velocidades. Pero una consecuencia involuntaria de dar a una empresa más carriles en una autopista son menos carriles para el resto del tráfico. Y ese ingreso adicional por las vías rápidas podría crear un incentivo para que los proveedores de banda ancha permitan que se genere una congestión en las redes, obligando a las empresas a pagar o a enfrentar un servicio lento.

3. Contenidos priorizados: Si una empresa de streaming de video paga por el servicio de vía rápida pero otra no, los clientes probablemente gravitarán hacia aquella que tenga la imagen más nítida y no tarde tanto en cargar.

Wheeler ha tratado de asegurarle al público que la FCC no permitirá políticas que “dividan el Internet entre 'los que tienen' y los que 'no tienen'”. Pero eso ya está ocurriendo. Comcast, el cual posee NBC Universal, introdujo asignaciones mensuales de datos para clientes de banda ancha hace unos años, pero exentó a su propio contenido de transmisión de video, perjudicando a servicios rivales como YouTube.

Y los emprendimientos que no pueden darse el lujo de pagar la vía rápida probablemente estarían en desventaja frente a grandes rivales con mucho dinero.

4. Mejor servicio para algunas aplicaciones. Al parecer, los funcionarios de la FCC no están tan preocupados por las ramificaciones de una vía rápida. En una conferencia telefónica con periodistas el mes pasado, dijeron que hay una serie de casos en los que las conexiones priorizadas podrían ser útiles para algunos consumidores sin dañar el mercado más amplio, citando el ejemplo del monitoreo de la frecuencia cardíaca a distancia para pacientes médicos.

Brent Skorup, investigador de políticas de tecnología del Mercatus Center de la Universidad George Mason, dice que hay un varios otros servicios que a los consumidores les gustaría que fueran atendidos por una vía rápida. Los servicios de voz digitales ya tienen una 'vía rápida' en las redes de banda ancha de prioridad para que las llamadas telefónicas no sean interrumpidas, escribió en una entrada de blog Skorup, el lunes. Otros candidatos para este tratamiento pueden son los servicios de e-learning, los juegos y la TV entregada mediante banda ancha.

Lo que el plan de vía rápida no impactará: Particularmente, las normas de la FCC no cubrirán acuerdos como el concretado a principios de este año por Netflix con Comcast y Verizon, en los que la firma de vídeo en línea (de manera reacia) acordó pagar por conexiones directas a redes de las empresas de banda ancha “para impulsar las velocidades de transmisión retrasadas”. Esto se debe a que la propuesta de Wheeler se refiere únicamente a lo que las empresas de banda ancha hacen en la llamada “última milla” de sus redes, donde se conectan directamente con los hogares de los clientes.

Comcast y Verizon han establecido prácticamente una vía rápida con otro nombre; la distinción es importante para los abogados y para los reguladores, aunque no tanto para los usuarios habituales de Internet. Esos acuerdos seguirían ocurriendo con o sin la aprobación del plan de vía rápida.

Las normas de la vía rápida no cubrirán la discriminación del tráfico en la web móvil. AT&T avanzó este año en el establecimiento de las prioridades de tráfico, anunciando un mapa plan de “datos patrocinados”, en el que el contenido de las empresas que pagan no contará en los límites de datos mensuales de los clientes.

Pero activistas y empresas tecnológicas ven esto como una pelea de alto riesgo. Miles de personas firmaron peticiones en línea pidiendo que el FCC abandone el plan de vía rápida, mientras que un grupo de empresas como Google y Amazon dijeron la semana pasada que representa “una amenaza seria al Internet”.

Todo eso significa que la controversia no será superada en el corto plazo.

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×