Tarde o temprano van a ‘hackearte’

La conectividad está cada vez más presente en nuestras vidas, con todo y los riesgos que conlleva; tan solo este año, 110 millones de estadounidenses han sufrido la pérdida de datos sensibles.
hack2  (Foto: Getty)
Jose Pagliery
NUEVA YORK -

¿Cansado de los asaltos de piratas informáticos? Mejor es que te acostumbres. Cada semana nos enteramos de una nueva violación de datos; es el derrame petrolero en el océano de la privacidad. Un hacker penetra en una empresa y roba una base de datos con nuestra información personal; la vende en el mercado negro, y la exposición nos pone en mayor riesgo de fraude y robo de identidad.

Este año, la mitad de los adultos estadounidenses (110 millones) ha sufrido un hackeo o ataque informático. Flotando en el ciberespacio hay suficiente información para abrir cuentas bancarias a tu nombre y arruinar tu crédito o ser acosado por un excónyuge abusivo.

Esta misma semana, la cadena de restaurantes P.F. Chang’s China Bistro perdió un lote de datos de tarjetas de débito y crédito de clientes. Hace poco, los hackers utilizaron malware para infectar las terminales de pago en Target, Michaels y Neiman Marcus. Los ciberladrones entraron a los sistemas informáticos de Adobe, AOL, eBay y Snapchat. Mientras que otros criminales utilizaron una empresa de terceros para acceder a cuentas de Yahoo.

Entérate: 8 formas para blindarte contra 'hackers'

Nunca antes en la historia ha sido tan fácil robar información útil y confidencial. Pero no hay mucho que uno pueda hacer al respecto. Estos ataques seguirán ocurriendo, y aquí te doy cuatro razones:

1. Hemos trasladado nuestras vidas a Internet. Casi todo lo que hacemos depende de dispositivos conectados a la red. Cuando interactuamos con los servicios públicos y la atención al cliente, la persona en la otra línea está ingresando nuestros datos en servidores informáticos. Las tiendas minoristas utilizan las redes conectadas a Internet para procesar transacciones.

El más reciente informe sobre ciberseguridad de Hewlett-Packard destaca que ahora estamos más expuestos que nunca porque estamos atados a los dispositivos móviles y a un débil software web, como Flash y Java.

Se trata de “una superficie de ataque cada vez mayor”, apunta un ejecutivo de la división de productos para la seguridad empresarial de HP, Jacob West.

2. La enorme colección de datos. Minoristas, hospitales, restaurantes… todos devoran nuestra información personal y la almacenan sin que lo sepamos. ¿Por qué Target conservaba los nombres, direcciones, números de teléfono y correos electrónicos de 70 millones de personas?

Porque esa información tiene valor. Hay un boyante mercado para nuestros datos personales. Los anunciantes quieren anuncios más personalizados; los bancos quieren evitar malos préstamos; así que los data brokers y las firmas de análisis de datos les ofrecen perfiles basados ​​en esta información. También es un gigantesco tesoro para ser saqueado por los hackers.

Artículo relacionado: El hombre que 'hackeó' TweetDeck

3. Los piratas modernos son cada vez más tácticos. Ya no responden a la imagen de un solitario "cyberpunk" con tatuaje y arete. Las actuales operaciones de piratería o hacking son realizadas por profesionales de la tecnología, que con frecuencia trabajan en equipo a instancias de organizaciones criminales.

Además, los hackers hacen bien sus deberes. Roban en las redes y se quedan quietos, a veces durante años. Luego usan esa inteligencia para diseñar malware específicamente para atacar los ordenadores de una compañía, narra Brendan Hannigan, quien dirige la división de sistemas de seguridad de IBM. “Uno de los cambios más importantes ha sido la sofisticación y el perfeccionamiento de la gente que inflige daño”, añade.

Esas poderosas armas ofensivas del hacking -como el software troyano Zeus- aparecen después en el mercado negro a un costo más barato.

4. Incluso los datos aburridos son ahora peligrosos. ¿A quién le importa si los hackers consiguen nuestros nombres y fechas de cumpleaños? Hay una creencia errónea de que se trata de información pública que se descubre con facilidad. No lo es. Pero lo más importante es que estos datos aparentemente inútiles e irrelevantes pueden, juntos, tejer una silueta de nuestra vida entera.

“Los malos han descubierto la manera de aglutinar los datos de poco valor y convertirlos en algo más valioso”, indica el CEO de la empresa especializada en la seguridad del correo electrónico Agari, Patrick Peterson.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Artículo relacionado: WiFi pública, una ventana para espiarte

En esencia, los hackers han aprendido de los data brokers legales, esos corredores de datos que operan bajo la ley. El mismo mercado negro que vende los datos de tu tarjeta de crédito robada también está vendiendo tu nombre y fecha de nacimiento. Armados con esos tres elementos, los delincuentes pueden cómodamente abrir cuentas a tu nombre.

Ahora ve
Te decimos qué es la neutralidad en la red y por qué debe importarte
No te pierdas
×