El 'embrioscopio' que eleva las posibilidades de concebir con tecnología

Al menos unos 60,000 bebés han nacido en Estados Unidos a través de la Fertilización In Vitro tan solo en 2013
Un grupo de embriólogos se prepara para congelar un embrión  Un grupo de embriólogos se prepara para congelar un embrión
Autor: Kieron Monks y Samantha Bresnahan
(Reuters) -

Se estima que alrededor del mundo una de cada cuatro parejas tienen problemas para concebir. Para una pequeña proporción de estas, la Fertilización In Vitro (IVF, por sus siglas en inglés) es una tecnología que puede devolverles el sueño de ser padres.

IVF es la fertilización de un huevo por un esperma afuera del cuerpo, donde se cultiva en un ambiente de laboratorio, y si el embrión resulta, se implanta dentro de la matriz de la madre.

Actualmente, las posibilidades de que el tratamiento de IVF sea exitoso se incrementaron gracias a una maquina denominada el Embrioscopio.

Tan solo en el 2012, Estados Unidos ha registrado un número récord de bebés que han nacido a través del IVF, con más de 60,000 casos. Pero desde la introducción del IVF en los años 70, el monitoreo de los embriones ha sido una dificultad.

Para poder examinarlos, el embriólogo debe removerlo de un ambiente seguro de una incubadora y exponer a condiciones ambientales peligrosas como cambios de temperatura y contaminantes.

Los embriones son removidos y examinados una vez al día, lo que limita la información disponible para los embriólogos, así como las posibilidades de levantar al embrión con la mejor posibilidad de un embarazo viable.

Desarrollo del embrión

Pero estos problemas de antaño están siendo atendidos por Embrioscopio. El artefacto combina una incubadora que mantiene perfectas condiciones, con una pequeña cámara que toma fotos de cada 10 a 15 minutos, creando un video de lapso del tiempo del desarrollo del embrión.

Esto remueve la necesidad de exponer el embrión a la atmósfera de afuera, y provee a los embriólogos con mucho más información con la que se pueden tomar decisiones.

"Creo que es el descubrimiento más excitante desde que comenzó el IVF", dijo el doctor Simon Fishel, director general de la unidad CARE de Fertilidad de Gran Bretaña, responsable del primer bebé nacido por el Embrioscopio en Gran Bretaña, en 2012 (así como el primer niño que nació en el mundo a través del IVF en 1978).

"La información que estamos recolectando con el Embrioscopio a través del video de lapso del tiempo es muy superior", dijo  Fishel. "Tenemos mucha, mucha más información para basarnos para la decisión crucial de transferir un embrión a una paciente".

Los embriones que muestran anormalidades en su etapa temprana pueden ser descartados inmediatamente, y algoritmos aprendidos han sido creados para reconocer patrones positivos o negativos en los desarrollos clave tras este paso, lo que significa que las pacientes pueden tener embriones implantados que tienen oportunidades óptimas de éxito.

"Tenemos una escala de predicciones (para evaluar) la posibilidad de que se desarrolle un embrión, para darle la mejor oportunidad de que nazca”, mencionó Fishel.

"Es un procedimiento complejo y usa una tecnología muy compleja, además de algunas matemáticas. Pero al usar este proceso completo, se cambia claramente la manera en la que trabajan los embriólogos en el laboratorio. Y creo que está cambiando la manera en como hacemos el IVF, de hecho".

Mejorando las probabilidades

La información extra es particularmente beneficial para los pacientes con las probabilidades más bajas de embrazo, como las mujeres mayores. CARE estima que el uso del Embrioscopio y los algoritmos aumenta en términos generales la probabilidad de embarazo en cerca de un 20%.

"Las imágenes también te permiten obtener un nivel más alto de seguridad de levantar un embrión con las oportunidades más elevadas de ser genéticamente normal", dijo el doctor Jason Barritt, director del laboratorio del Centro Reproductivo ART, en California.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

La tecnología también puede proveer una mirada interior al desarrollo inicial más allá de la necesidad de concebir. Un reciente estudio español conducido con el Embrioscopio mostró las diferencias en los patrones de crecimiento entre embriones de hombre y mujer, que pudieran potencialmente permitir la determinación del género con mayor rapidez.

El uso del Embrioscopio se ha extendido a las instalaciones del IVF alrededor del mundo, pero todavía hay algunas barreras: la vasta cantidad de información extraordinaria que requiere mayores recursos para análisis, y la tecnología que de por si es cara. Pero la mayoría del IVF trata sobre vencer las adversidades, y mientras la tecnología progrese, también las oportunidades de ser padres por parte de las parejas que no pueden concebir de manera natural.

Ahora ve
Dos ciudades de AL están entre las 10 más peligrosas del mundo para las mujeres
No te pierdas
×