Estados Unidos reveló planes para una base lunar en la década de 1960

Los documentos establecían planes para una base militar y una posible detonación nuclear en la Luna
Neil Armstrong  (Foto: Getty)
Ben Brumfield
Autor: Ben Brumfield
(Reuters) -

El ejército de Estados Unidos quiere llegar primero a la Luna para construir una base; para hacerla antes que los rusos. Quizá probar un arma nuclear en la superficie. Considera un sistema de bombardeo en la Luna para atacar a sus enemigos terrestres.

Ese era el plan en la década de 1960, según documentos de seguridad nacional lanzados esta semana; algunos de estos estampados como “SECRETOS”.

Si nos transportamos 55 años al pasado, en el momento de la Guerra Fría, los cohetes espaciales dejaban claro que estábamos cerca de llegar a la Luna.  

Esta misma tecnología de cohetes se utilizó para misiles balísticos intercontinentales y se encontró con ojivas nucleares, generando una carrera contra el oponente del occidente, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Un resbalón podría resultar en un holocausto nuclear global.

Ninguna parte quería quedarse atrás, y en 1959, la Unión Soviética ya estaba por delante en la carrera espacial; poniendo la primera nave no tripulada en la Luna, la Luna 2.

Protegiendo de forma estadounidense

La idea del ejército de Estados Unidos, el “Proyecto Horizon”, nació.

Su propuesta de ir más allá de los soviéticos abría con la línea: “Hay un requerimiento para un puesto avanzado militar en la Luna”.

En el documento se afirmaba que era imperativo para Estados Unidos desarrollar y proteger su potencial interés en el satélite natural de la Tierra; y hacerlo rápidamente para proteger la forma de vida estadounidense.

"Ser segundo en establecer un puesto en la Luna, después de la Unión Soviética, sería desastroso para el prestigio de nuestra nación y en consecuencia para nuestra filosofía democrática”, se conjeturaba en el documento.

Debió de tener el tipo de prioridad y autoridad otorgados al Proyecto Manhattan, que desarrolló la bomba atómica, dijo el ejército.

"Una vez establecida, la base lunar operará bajo el control de un comando espacial unificado”. El espacio alrededor de la Tierra y la Luna sería considerado un teatro militar.

Plantas lunares de energía nuclear

Después de una justificación completa de necesidades científicas, políticas y militares para la base, la propuesta; dos documentos y más de 400 páginas escritas a máquina, calcularon los detalles de lo que se haría en el puesto y qué se necesitaría para que fuera realidad.

Ofrecía gráficas y fórmulas matemáticas; consideraciones para baja gravedad y campo magnético, falta de agua y aire, y dinámicas balísticas en la superficie de la luna; y dibujos de diseño de la nave, máquinas lunares, cabinas modulares lunares y trajes espaciales especiales.

Contenía fotografías de la Luna con lugares deseables para una colonia mapeados en estas.

El Proyecto Horizon comenzaría con entre 10 y 20 miembros de la tripulación en una misión para construir una colonia más o menos autosustentable capaz de producir su propio oxígeno y agua.

Barcos de suministro traerían el resto. Página tras página estaba dedicada a las capacidades del futuro de los cohetes Saturno que llevarían los suministros allí.

Con la expansión llegarían plantas lunares de energía nuclear.

La construcción del puesto básico comenzaría en 1964 y estaría completa cinco años después.

Las visiones estaban un poco adelantadas. Los humanos no aterrizaron en la Luna por primera vez hasta julio de 1969. Y al final, no fue el ejército, fue la NASA quien los envío allí.

Detonación nuclear lunar

La carrera nuclear fue omnipresente en la década de 1960, y el Proyecto Horizon hizo espacio para su posible expansión a la Luna. Consideró los pros y contras; científicamente, militarmente y psicológicamente, de detonar un dispositivo nuclear en la Luna o cerca de allí.

También reflexionó sobre la posibilidad de utilizar armas nucleares en el espacio.

Los avances tecnológicos aceleraron la Guerra Fría y la carrera espacial a través de la década de 1960, y el ejército de Estados Unidos y las agencias de inteligencia expusieron en documentos cómo la Luna podría utilizarse para propósitos militares o de inteligencia.

La Universidad George Washington de Estados Unidos recolectó los documentos y los publicó en su sitio web del Archivo Nacional de Seguridad.

Las agencias de Estados Unidos también documentaron su rivalidad espacial con la Unión Soviética, cómo la inteligencia de Estados Unidos recogió imágenes de radar de misiles antibalísticos de los soviéticos, cuando sus señales reflejaban en la Luna.

Los oficiales de inteligencia estudiaron febrilmente las capacidades espaciales soviéticas e interceptaron imágenes que su nave espacial señalaba a la Tierra.

En 1967, la CIA documentó cómo “prestaron” los operativos una cápsula espacial Lunik, la analizaron y regresaron a los soviéticos.

El propósito de una detonación nuclear cerca de la Luna o sobre esta sería para mostrar, según un documento.

Su “intento principal era impresionar al mundo con la proeza de Estados Unidos”.

En el archivo de seguridad se dijo que los líderes de la Fuerza Aérea descartaron la idea después de decidir que era demasiado arriesgado.

En 1967, la ONU adoptó el Tratado del Espacio Exterior en el que prohibía el uso de armas nucleares del espacio; también desde la Luna.

Thom Patterson de CNN contribuyó con este reporte.

Ahora ve
Así se grabó el final de la séptima temporada de Game of Thrones
No te pierdas
×