Los ‘gadgets’ del futuro son para vestir

Innovaciones como vestidos con paneles solares y sostenes en 3D son la nueva ola tecnológica; superarán a dispositivos como relojes, pulseras y lentes inteligentes, según los analistas.
glasses google  (Foto: Cortesía de la marca)
Sara Ashley O'Brien
NUEVA YORK -

Las firmas tecnológicas están revelando relojes y pulseras inteligentes a un ritmo trepidante, pero para muchos diseñadores, eso es ya es de la temporada pasada. Prepárate para los vestidos solares, sostenes impresos en 3D y chamarras con GPS.

Hasta ahora, el matrimonio entre las empresas de tecnología y los diseñadores de moda ha sido bastante informal y ha pasado desapercibido, pero las nuevas alianzas podrían conducir a la adopción masiva de la ropa 'inteligente'.

“Cualquier cosa que uses en tu cuerpo necesitará un diseño y una clara comprensión de la estética”, dijo Nick Spencer, director senior de la práctica en ABI Research. “La experiencia en interfaces de usuario y la conectividad proviene del mundo de la electrónica de consumo, y el estilo y los materiales, del mundo de la moda”.

La diseñadora holandesa Pauline van Dongen entiende la necesidad de ropa de alta tecnología que siga teniendo estilo.

Recientemente creó un prototipo para una Mesopic o chaqueta 'de luz', que utiliza cintas de LED para que la chaqueta emita luz en la noche. El producto fue una colaboración con Philips Research, que sería responsable de la creación y comercialización de una versión de consumo.

“La 'ropa inteligente' permite a las personas volverse verdaderamente móviles y autosuficientes de manera respetuosa con el medio ambiente y con estilo”, dijo Van Dongen.

Es solamente su más reciente incursión en la ropa de alta tecnología. En 2013, creó un vestido de lana con cubiertas de cuero, con 72 células solares que almacenaban la energía de la luz solar. Dos horas de luz solar pueden recargar completamente un teléfono inteligente a través de un cable integrado en el vestido. Los cuatro prototipos están siendo mostrados en todo el mundo (incluyendo la boutique STORY de la ciudad de Nueva York). Van Dongen espera introducir eventualmente una línea minorista de ropa solar vestible.

“Es importante crear conciencia y mostrar a la gente el potencial de las células solares en la ropa... que eso trascenderá el ámbito de los gadgets”, dijo Van Dongen. “Varios fabricantes de células solares se han vuelto más conscientes del potencial de su tecnología para la industria textil (como consecuencia), lo cual es un desarrollo emocionante”.

Wearable Experiments es una de las empresas que han surgido para ofrecer una experiencia multiservicio de moda y tecnología para las marcas.

Los fundadores Billie Whitehouse y Ben Moir crearon Fundawear (ropa interior vibratoria controlada por una aplicación) para Durex y Alert Shirts para Foxtel, una firma de televisión australiana. Los jerseys -que fueron regalados a 4,500 espectadores de Foxtel- integraban Bluetooth y sensores táctiles para que los usuarios sintieran sensaciones (como la presión y el impacto) que correspondían a lo que ocurría en los juegos en vivo.

Su último proyecto es una chaqueta con GPS que espera que resuelva el problema de las personas que miran hacia abajo para ver su teléfono. Las instrucciones pueden ser cargadas a la chamarra a través de una aplicación; las vibraciones y luces LED integradas en las mangas de la prenda proporcionan índicaciones sobre las direcciones.

Las empresas están tomando nota de proyectos como estos; y muchas de ellas quieren un pedazo del pastel.

La semana pasada, Accenture e Intel anunciaron esfuerzos de colaboración en diseño y moda con Made y Milk Studios, respectivamente. (Intel también dio a conocer una pulsera inteligente junto con Opening Ceremony).

“Creemos que veremos un aumento en el interés y la demanda de tecnologías combinadas con moda que van más allá de las bandas de fitness, relojes inteligentes, e incluso de los lentes inteligentes actuales”, dijo Paul Daugherty, director de tecnología de la consultora Accenture.

No se trata sólo de la tecnología, dijo Daugherty. Se trata de encajar en el estilo de vida de una persona, tanto en la funcionalidad como en la estética.

La diseñadora Becca McCharen no es ajena a la intersección de la tecnología y la moda.

Su última línea incluye un brassier LED (que cuesta 1,599 dólares). Esta temporada, estrenó tops y sostenes impresos en 3D (disponibles para su preventa ahora, a un precio al menudeo de entre 564 y 600 dólares).

“Podemos crear formas y siluetas que son difíciles de lograr con los materiales tradicionales”, dijo McCharen.

Dijo que su negocio es rentable (después de todo, las prendas han sido usadas por Beyonce y Madonna), y agregó que las ventas se han “duplicado y triplicado a medida que cada nueva temporada es lanzada”.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Para los diseñadores, las posibilidades creativas de la tecnología son infinitas.

“Estoy muy emocionado por el futuro en el que la ropa se puede descargar de forma ilegal en línea de de la misma manera en que actualmente tenemos acceso a la música”, dijo McCharen.

Ahora ve
Las razones que hacen del aguacate el “oro verde” de Michoacán y de México
No te pierdas
×