Chicago: la ciudad controlada por Internet

En 2016, más de 500 sensores harán que esta metrópoli se convierta en una región inteligente; semáforos, alumbrado público y hasta los botes de basura estarán conectados a Internet.
Chicago  (Foto: Tomada de CNNMoney.com)
Gabriela Chávez / Enviada
CHICAGO (CNNExpansión) -

¿A qué huele una ciudad? ¿Cuál es su temperatura? ¿Cuántas personas y autos transitan diariamente por sus calles? ¿En cuánto tiempo y en qué lugar se hará un hoyo en el pavimento? Para la mayoría de las metrópolis estas interrogantes son imposibles de resolver; sin embargo, en la primavera de 2015, Chicago podrá contestar acertadamente a estos cuestionamientos, cuando se convierta en una ciudad inmersa en Internet. 

Bajo el nombre Array of Things, el departamento de tecnología local y la Universidad de Chicago instalarán sensores -de temperatura, movimiento, vibración y otros- en sus estructuras y calles. Algunos se ubicarán en la punta de edificios o en semáforos con el objetivo medir lo que sucede en el ambiente y convertirlo en información útil.

“Estos sensores permitirán medir la temperatura, la calidad del aire para que podamos tener una fotografía de lo que sucede alrededor, mejorar la calidad de vida y el funcionamiento de los servicios públicos”, explicó el oficial de datos abiertos de la Ciudad de Chicago, Tom Shenk, durante el foro Internacional del Internet de las Cosas.

Como si se tratara de un salto futurista, en los próximos dos años la ciudad sumará 500 sensores en toda su superficie, que trabajarán en conjunto con la red de 600 sets de datos abiertos de distintos servicios públicos con que ya cuenta, y la red WiFi gratuita de la ciudad, con la que se controlan servicios como el tránsito y las alertas de seguridad.

Shenk no compartió la cifra de inversión necesaria para el proyecto.

Aunque la imagen de un ciudad conectada supondría una carga de infraestructura y cableado, los sensores y otras tecnologías no son perceptibles a la vista, lo que ha despertado dudas sobre la vulnerabilidad de sus datos personales.

La directora del Departamento de Innovación, Brenna Berman, aseguró que los datos personales de los ciudadanos están a salvo.

“Todos los datos son captados por redes locales submarinas y nosotros no tenemos datos personales de los habitantes de Chicago. Además sí son datos abiertos, la gente puede desarrollar sus propios filtros de seguridad”.

Tecnología en los detalles

Aunque el proyecto Array of Things está todavía a unos meses de distancia, la ciudad de los vientos ya opera muchos de sus servicios online como el alumbrado público y la recolección de basura.

Basta con mirar detenidamente su arquitectura para captar la innovación en detalles casi imperceptibles. En la convergencia de la calle Wacker con la Avenida Michigan, mejor conocida como la Milla Magnífica, un cúmulo de sensores y luces LED adornan de modernidad las construcciones del siglo XIX.

Cada uno de los semáforos cuenta con sensores conectados a la red inalámbrica de la ciudad, con la que se gestiona el tránsito desde una oficina y se recolectan y analizan datos de afluencia para prevenir congestiones. Las luces LED de cada poste también se controlan vía Internet y generan 50% de ahorro energético a la ciudad. Éstas incluso se encienden y apagan dependiendo de la densidad de gente que transite.

Los sensores en los botes de basura detectan cuando estos se llenan y mandan una notificación a la central de servicios sanitarios para que un camión pase a recolectar la basura. Las bicicletas también se monitorean con chips y la seguridad está a cargo de 25,000 cámaras de vigilancia instaladas en la ciudad. Aparentemente aquí nada pasa sin que se sepa.

“Tratamos de que la experiencia de los que vivimos aquí y del turismo sea cada vez mejor al sacarle provecho a todos los datos que se pueden recolectar y analizar de la ciudad”, dijo Shek.

Sin embargo, no toda la innovación es iniciativa gubernamental. Berman explicó que la idea es lograr que todos los datos sean abiertos y públicos para que cualquier persona pueda desarrollar aplicaciones y servicios online a partir de ellos.

Actualmente Chicago cuenta con una plataforma de análisis de datos de la ciudad, llamado Windy Grid, en el cual se recolectan y analizan cosas como los incidentes de inseguridad, los hoyos en el pavimento o las quejas por aparición de ratas o roedores en ciertas zonas, partiendo de las solicitudes de los citadinos. Al analizarlos, los datos pueden ayudar a prever en dónde aparecerán desperfectos y evitarlos.

A la fecha hay 600 sets de datos de distintos manejos urbanos, aunque constantemente se actualizan. Para el cierre de 2014 la meta es abrir 29 sets de datos más.

El costo de estos dos proyectos fue de 10,000 dólares, para Windy Grid y 50,000 para los datos abiertos, dijo el Oficial de Datos de la ciudad, Tom Shek.

“No requieren de mucha inversión por ser proyectos abiertos y colaborativos. Desarrollar una app, éste es el nuevo servicio social de la ciudad”, dijo.

Calidad de vida

Chicago es considerada una de las ciudades más inteligentes de Estados Unidos, junto con Nueva York y San Antonio, Texas, debido a la mejor calidad de vida, el mayor flujo de inversiones extranjeras, turismo e innovación por parte de emprendedores locales, dice Berman.

“El objetivo inicial de todo esto era ser una ciudad transparente para que la gente sepa qué se hace con el dinero público y esto derivó en que la gente lo use como una oportunidad de negocio. Los datos incluso sirven en universidades para que aprendan a programar con datos útiles”.

A nivel mundial, otros ejemplos de ciudades con datos abiertos son Copenhague y Adelaide en Australia. Ambas tienen como meta transformarse al 100% en ciudades inteligentes para 2020. En México se han comenzado a desarrollar iniciativas de datos abiertos, como los de Setravi, trámites gubernamentales en línea, denuncias y la implementación de red inalámbrica gratuita para toda la ciudad. Sin embargo, aún no existe el avance de estas ciudades.

Berman detalló que para lograr la conectividad en un sitio es necesario que los habitantes entiendan la conectividad como una herramienta que los hará mejorar y que se comience por implementar cuestiones básicas como Internet para todos.

Newsletter
Ahora ve
El rescate de una niña que colgaba desde lo alto de un edificio en China
No te pierdas