El acelerador de Hadrones volverá a funcionar, ¿dará la teoría del todo?

Tras hallar el bosón de Higgs, los científicos ahora buscan conocer los secretos de la materia oscura que creen compone el 85% del universo
Gran Colisonador
Gran Colisionador de Hadrones, CERN  Gran Colisonador
Peter Shadbolt
Autor: Peter Shadbolt
(Reuters) -

Cuando el Gran Colisionador de Hadrones en el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN, por sus siglas en inglés) de Ginebra vuelva a funcionar este mes, los físicos de partículas tendrán la mayor oportunidad de conocer el origen de la vida, el universo y de todo.

Luego de que permitió descubrir la esquiva partícula de Higgs en 2013, que ha resuelto algunos de los mayores enigmas del universo, los físicos ahora están tras la pista de la materia oscura.

Lee: Mexicanos participarán en la investigación sobre el origen del universo

El Gran Colisionador de Hadrones (GCH), el acelerador de 27 kilómetros de circunferencia que ocupa un túnel en la frontera francesa-suiza, ahora está equipado con nuevos magnetos, mayor potencia y un sistema de vacío más estricto, por lo que los científicos esperan que arroje luz sobre algunos de los fenómenos más antiguos del universo.

“Higgs fue la última pieza del rompecabezas que llamamos el modelo estándar de la física de partículas”, señaló Mike Lamont, líder del grupo de operaciones de las instalaciones, dijo a CNN. “Pero sabemos que este modelo no está completo”.

Materia oscura

“Una de las grandes cosas que sabemos, pero que aún no entendemos, es la materia oscura. Hay muchas observaciones astronómicas que apoyan el hecho de que existe, así que esto es algo que esperamos muestre (el acelerador)”, explicó.

La materia oscura es actualmente una hipótesis, no puede ser vista pero su presencia es inferida por sus efectos gravitacionales en la materia visible, radiación e incluso en la estructura del universo.

Los físicos creen que este material invisible ocupa el 85% de toda la materia existente en el universo. Mientras que la materia regular, de la que estamos hechos junto con las estrellas, los planetas y otros materiales cósmicos tangibles, componen solo cerca del 4% de la materia-energía conocida en el universo.

En otras palabras, la vasta mayoría de lo que constituye la realidad aún nos es desconocida.

Los físicos de partículas sin duda estarán al filo de los asientos cuando el nuevo colisionador se ponga a funcionar este mes, en su segundo ciclo, aunque puede tomar meses para que los datos sean procesados.

El incremento en la energía será clave para los estudios. La energía de las colisiones en el acelerador en 2015 será de 13 TeV (electronvoltios) comparados con los 8 TeV en 2012, cuando estuvo activo por última vez.

El aparato acelera partículas cargadas en campos eléctricos que chocan entre sí y de esas colisiones nacen otras.  

Y aunque es tremendamente poderoso es silencioso ya que opera con vacío, explicó Lamont. Los científicos necesitan monitorear los registros de cientos de millones de colisiones por segundo por periodos de 12 horas.

“Las cosas interesantes como Higgs son extremadamente raras. Solo en muy pocas ocasiones las colisiones producen algo interesante y ese es el gran desafío para nosotros, desatar lo interesante”, dijo.

Queda mucha física

Aunque el bosón de Higgs ha dado respuesta a muchas preguntas del modelo estándar, Lamont dice que aún hay mucha física para ser examinada en la máquina más grande del mundo.

“Estamos planeando una mejora en 2023-2025, habrá magnetos más poderosos instalados y otras actualizaciones que nos permitirán multiplicar el número de colisiones en cinco veces”, explicó.

El investigador permanece optimista, asegura que existe la posibilidad de que después de años de estudios los científicos pueden haber llegado más lejos que nunca para responder los misterios y paradojas del universo más allá del modelo estándar.

“Tal vez el universo es un poco más simple de lo que pensamos”, dijo.

Ahora ve
¿Sabes cuántos gérmenes hay en los lugares que tocas comúnmente?
No te pierdas
×