La ciencia detrás de tu cola de caballo y otros hechos científicos

Los Premios Ig Nobel cumplen 25 años este año y esperan tener alrededor de 9,000 candidatos
cola de caballo  cola de caballo
Autor: Tomas Page
(Reuters) -

Al principio, Raymond Goldstein creyó que había recibido un correo basura.

En el mensaje dirigido al físico de la Universidad de Cambridge en Reino Unido le pedían ayuda para descifrar la dinámica del cabello, específicamente de la forma de las colas de caballo. Goldstein pensó que había "ganado la lotería nigeriana".

Estaba listo para borrarlo, pero revisó el mensaje una vez más y descubrió que el remitente era el gigante mundial de los artículos de consumo, Unilever. Como sintió curiosidad, se reunió con un representante de la empresa y el reto, como dicen, es historia.

Goldstein reunió un equipo de físicos veteranos y se dispuso a resolver el asunto; publicaron sus investigaciones en una revista académica.  En ella se detalló la mecánica de flujo del cabello que echó mano de una rica veta de observaciones científicas que se remontan a Da Vinci. Incluso acuñaron una nueva palabra: cabellodinámica.

Pronto, llamaron la atención de la comunidad científica y tras un año, recibieron el Premio Nobel. Un Premio Ig Nobel, claro está.

El premio que no sabías que querías

El Ig Nobel es el primo satírico del aclamado premio sueco y busca resaltar las investigaciones que al principio te hacen reír, pero que luego te hacen pensar. Este año cumple 25 años, así que no hay mejor momento para celebrar la contribución del Ig Nobel a la comunidad de investigación.

Cada año, miles de personas compiten por el premio ("que siempre se fabrica con los materiales más baratos", de acuerdo con el fundador, Marc Abrahams) que se entrega en la Universidad de Harvard en Estados Unidos. 

La ceremonia pasa de los sublime a lo terrenal. Los ganadores reciben su premio de manos de ganadores auténticos del Nobel, pero una niña que declara su aburrimiento a gritos interrumpe los discursos. Cada año, un elenco de cantantes profesionales y científicos montan una miniópera. El año pasado tocaron a Mozart y hubo un coro de bacterias microscópicas.

Entre los ganadores anteriores están un hombre que se vistió de oso polar para asustar a los renos y un estudio sobre la necrofilia homosexual entre los ánades reales (una especie de patos), al que Abrahams aplaudió por su "alta calidad literaria". Son embargo, no a todos los ganadores se les puede aplaudir por un logro científico tan sublime.

La historia de una sátira

Los organizadores del Ig Nobel criticaron duramente al gobierno estadounidense en 2012 y le otorgaron el Premio de Literatura por "publicar un reporte sobre reportes que tratan de reportes, en el que se recomienda que se prepare un reporte sobre el reporte que trata de los reportes sobre reportes". Lo puedes leer aquí (en inglés).

En 2009, otorgaron el Premio de Matemáticas a Gideon Ono, quien entonces presidía el Banco de Reservas de Zimbabue, por imprimir un billete de 100 billones de dólares zimbabuenses (y también imprimió billetes de un centavo).

El año pasado, el Instituto Nacional de Estadística de Italia ganó el Premio de Economía por sacar al país de la recesión a través de las prostitutas, las drogas y el contrabando. (El gobierno italiano sentó un precedente en Europa y pronto, Reino Unido incluyó la llamada "economía irregular" en su balanza comercial; el producto interno bruto creció un 5% en ese trimestre, lo que equivale a 15,000 millones de dólares [unos 225,000 millones de pesos]).

Como lo ha demostrado el Ig Nobel, la frontera entre las investigaciones ridículas y las serias siempre ha sido tenue. Esto se refleja claramente en el caso del físico holandés-británico, Andre Geim.

Geim ganó el Ig Nobel de Biología en 2000 por usar magnetos para hacer levitar a unas ranas. Diez años después, recibió el Premio Nobel de Física por sus "innovadores experimentos relativos al material bidimensional grafeno". Es difícil saber cuál es el mayor logro.

Preparándose para la fiesta

Abrahams está de gira por Reino Unido para promover los Ig con el respaldo de ganadores anteriores como Goldstein, y con candidatos potenciales como David Dunstam, quien saltó a la fama por llevar a cabo un estudio sobre el instinto de regresar a su hogar de los caracoles de jardín (su método: arrojarlos al otro lado de la cerca).

Pronto, Abrahams tendrá que terminar la gira y revisar las 9,000 solicitudes que estima recibir, antes de la ceremonia de aniversario que se llevará a cabo el 17 de septiembre.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

A pesar de su duradera y muy admirada imitación de los Nobel, aún lo invitan a Estocolmo a la ceremonia de los premios auténticos. Cuando le preguntaron si asistiría si se le presentara la oportunidad, Abrahams objeta: "no quiero ser una distracción".

A la pregunta de qué podría aprender el Premio Nobel de su traviesa creación, Abrahams responde: "Absolutamente nada".

Ahora ve
El primer robot de videojuegos del mundo tiene forma de araña
No te pierdas
×